COMENTARIOS

Los falsos gemelos Foto: Cortesía

FUCSIA conoció en la feria textil Première Visión São Paulo lo que vendrá en tendencias para las temporadas de Primavera-Verano y Otoño-Invierno en 2016. Una reflexión sobre nuestra relación con la tecnología fue la inspiración.

La multiplicación de las selfies ha suscitado una idea seductora entre los diseñadores textiles y la comunidad de la moda: la de los falsos gemelos. El mensaje de la proliferación, creado por la reproducción desbordada de nuestra imagen y el efecto espejo que cultivamos cuidadosamente en las redes sociales es parte del fenómeno social que inspira los universos de esta temporada.

Esta fue la tendencia que protagonizó las propuestas para 2016 en la feria textil Première Visión, que desde hace cuarenta años reúne en París a los colectivos de diseñadores textiles del mundo y desde hace seis en São Paulo a los fabricantes latinos. Dudu Bertholini, diseñador brasileño y actual embajador de la campaña para Latinoamérica, discutió la forma en la que hoy las pasarelas se alimentan de las tendencias en las calles y animó a los diseñadores a innovar en la creación textil.


Para el Verano 2016...


La idea de los falsos gemelos juega con el contraste y tiene un interesante impacto gráfico en los textiles. Pensando en las falsas duplas, se verán falsos lisos y bordados, gráficos en falsos espejos y el uso de materiales híbridos. Texturas y tejidos que normalmente no se combinan, contrastes de colores que hacen dialogar las prendas de arriba con las de abajo conforman las tres líneas principales: abundancia, movimiento y esencia.


Generosidad florida y abundante


Las flores tendrán un papel fundamental: patrones de cerezos en colores claros, tops de grises fríos, algodones y neutros que se reaniman con rojos y azules oscuros. En cuanto a materiales, habrá bordados juveniles, se destacarán los encajes y los patrones que simulan alfombras de flores en algodones pluma para crear un look ligero de día o de noche. También serán clave las transparencias que imitan el cristal o el plástico, junto con tejidos de hilos iridiscentes y destellos metálicos en oro rosa. Se hará uso de sedas multiplicadas como milhojas para aumentar volúmenes y dar cuerpo, y la silueta será ligera y amplia.


Herencias esenciales

Los imaginarios gráficos tradicionales de diferentes culturas se transforman y se fusionan. En las telas se verán materiales rústicos ricos en texturas, con gráficos primitivos y rudimentarios, pero elegantes. Se combinarán hilos irregulares para crear interferencias. El dénim revivirá en tonos de blanco revestidos, azules índigo intensos y rojos oscuros, que interpretan la mezcla entre la moda y el trabajo, con desgastes que simulan la ropa de un pintor.


Vida en movimiento

El dinamismo y el hábito de llevar una vida activa y sana se expresa en la ropa deportiva. El cuerpo es el protagonista y se le permite movimientos con mayor comodidad gracias a mallas finas, de comportamiento elástico, que rodean las siluetas para vincular en una sola pieza la fluidez y la fuerza. Tops holgados y pantalones ajustados en naranjas, rosas, corales, verdes detergentes y azules tónicos.


Para el invierno 2016


La segunda temporada del año vendrá cargada de textiles que simulan aspectos rígidos e hilos pesados, en contraste con sedas y satines elásticos que se ajustan al cuerpo. Se reinventan los prints de animales, escoceses y se simulan jacquards a gran escala, con imprecisiones intencionales para generar una ilusión óptica que apenas los sugieren. La paleta para esta temporada incluye el marrón, rojos más anaranjados, amarillos quemados y lilas, además de vinos y tonos metalizados para la noche. Son tres líneas principales: suntuosidad rebelde, realismo fantástico y concretismo urbano.


Suntuosidad rebelde


Para una mujer más sensual se mantienen los encajes, ahora en rosado, lila, polvo, azul marino, casi negro. Se verán vestidos muy ajustados con flequillos que recuerdan vaqueros y folk, además de estampados florales y románticos. Las siluetas serán más serias: mangas y faldas largas con aperturas, escotes en V, además de pantalones rectos con capas, siempre con cinturas altas y bien definidas. Vuelve la clásica combinación de negro y dorado para la noche.


Realismo fantástico


Con un espíritu más joven, esta tendencia recibe su nombre inspirada en la necesidad de un equilibrio entre la fuerza guerrera y un espíritu pacífico. Los tonos militares de verdes y marrones se mezclan con los rosas, rojos y verdes ácidos. La silueta, ligera e inspirada en los años 60, incluirá pantalones militares anchos y pesados, con camisas de encaje que rodean el cuerpo y cuellos de muñeca. Las camisas y tops se llenarán de ilustraciones irónicas que juegan con la relación entre la sabiduría callejera y la inocencia.


Concretismo urbano


La vida en la ciudad inspirará tops con paisajes de naturaleza interestelar e imaginarios nocturnos de azul marino oscuro y rojo. Se contrastará con tejidos finos, cueros con deficiencias falsas y estampados imprecisos. Lo protagonizará una silueta angular hasta los tobillos, con chaquetas y volúmenes lánguidos, blusas largas de cuellos altos, vestidos rectos y pantalones hasta el tobillo y la combinación de pantalones fit con suéteres agigantados y andróginos. El dénim también se renueva, mezclando gráficos tradicionales con arabescos y tribales africanos, hilos con simulación de cuero y efectos de lavados con estampas geométricas, de aspecto primitivo pero minimalistas.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.