COMENTARIOS

Tributo a un grande Tributo a un grande

Swatch se unió a la celebración de los 50 años de Brasilia, con la creación de un reloj en honor a Oscar Niemeyer, el arquitecto que diseñó "la ciudad milagro”.

Brasilia, la ciudad que le quitó a Río de Janeiro el título de capital de los brasileños, cumplió medio siglo. Su apodo de ‘Ciudad Milagro’ es más que merecido: se fundó en un tiempo récord de cinco años por iniciativa del entonces presidente Juscelino Kubitschek, quien veía la necesidad de trasladar la administración nacional a un lugar céntrico y al alcance de todos. Además, fue pensada como la figura de un avión en una meseta desierta en el interior del país, a un poco más de 1.000 metros sobre el nivel del mar. Hasta ese lugar, antes desconocido, llegó fuerza laboral de los todos los rincones de Brasil, hicieron el lugar habitable y trabajaron sin descanso para convertirlo en la obra de infraestructura más grande de la Tierra en su momento.

Esa idea, demencial para muchos, fue secundada por dos genios: el arquitecto Oscar Niemeyer, quien en la actualidad cuenta con 103 años de edad, y el urbanista Lucio Costa, fallecido en 1998, quien se encargó de escribir “Dígase lo que se diga, Brasilia es un milagro”. Una fantasía arquitectónica para unos, un despropósito para otros, pero claramente futurista para su momento y perfectamente moderna en la actualidad.
Las cinco décadas que lleva dejando perplejo al mundo se celebraron con bombos y platillos. Hubo fiestas y actos oficiales diseminados por todos los rincones de la novel ciudad, única construida en el siglo XX, y en ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, cuando sólo contaba con 27 años. Pero, sin duda, lo que marcó el hito de las carnestolendas fue el reloj Swatch que inmortaliza al hombre que hizo de Brasilia realidad.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.