COMENTARIOS

Un estilo de vida

Un estilo de vida Denise Webb

Durante 18 años Denise Webb Textiles ha traído las mejores marcas de telas y papeles de colgadura a Colombia. Este año celebra el primer aniversario de su boutique de objetos para el hogar.

Denise Webb creció en Europa. Sabe que su fascinación por el arte es producto de la constante exposición que tuvo desde niña a grandes obras. Se crió en Francia y España, y sus papás literalmente la “arrastraban” por todos los museos. En cambio, la pasión por las telas es genética, pues es nieta y bisnieta de textileros. Pero a Denise, que estudió Comunicación e Historia del Arte en New York University (NYU), hizo un año de Diseño Interior en la New York School of Interior Design y otro en la Inchbald School of Design en Londres, lo primero que le movió la aguja fue el color y sus posibles usos. En su carrera como diseñadora de interiores, cada vez que la contrataban para decorar una casa, se maravillaba con la cantidad de variables que tenían los colores. Trabajó un tiempo en Holanda, donde vivía con su esposo, y al regresar a Colombia se dio cuenta de que en el país no había oferta de buenos papeles de pared, y decidió abrir ese mercado.

Dice que los primeros años se los dedicó a “educar a la clientela”, porque aquí tenían el referente de que papel de colgadura equivalía a la casa de la abuela. “Tampoco tenían paralelos para comparar la calidad”, anota. Averiguó cuáles eran las ferias más importantes y se fue en busca de marcas para representar en el país. La primera alianza la hizo hace 18 años con Designers Guild, una casa inglesa de textiles y papeles. En los años 80 el mercado latinoamericano no le atraía mucho a los europeos, y si se fijaban en algún país, era en Argentina. Recuerda que muchos años después de crear Denise Webb Textiles, se enteró de que en Buenos Aires una mujer de origen inglés llamada Miranda Green tiene, desde hace 40 años, las mismas representaciones de ella en Colombia. Algunas son: Jane Churchill, Colefax & Fowler, Manuel Canovas, Osborne & Little y William Yeoward.

“Me gusta el concepto europeo de que el lujo está en la calidad, en la durabilidad y en lo atemporal que pueda ser un producto”, afirma. Con esa filosofía en mente, hace dos años empezó a vender otros objetos decorativos para el hogar. Se demoró en hacerlo, pues confiesa que goza con todo lo que tiene que ver con poner la mesa. “Es como pintar un cuadro. Te transmite un ambiente, un sentimiento”, dice. Además, la cocina la persigue: su abuela se graduó en Le Cordon Bleu y su esposo viene de familia de cocineros.

Para la aventura de la boutique se asoció con Javier Urrutia, amigo y experto en el tema de mercadeo y distribución, y con Andrea Arizmendi, diseñadora de la Universidad de los Andes que trabajaba con ella en Denise Webb Textiles. “Queríamos traer el diseño europeo a costo razonable con objetos lujosos, mas no ostentosos”.

Lo que ofrece es escogido con gran esmero por los tres socios para reflejar un estilo de vida atemporal y elegante. Denise dice que se requiere de sensibilidad y gusto para identificarse con sus productos, ya que no les interesa lo que está de moda, quieren algo que se pueda quedar en una casa para siempre. Incluso que pase de generación en generación.=?

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.