COMENTARIOS

Swarovski hace un viaje por la ruta de la seda

Revista FUCSIA

Swarovski hace un viaje por la ruta de la seda Ruta de la seda/Ingimages

El imaginario de los exóticos lugares de Oriente cobra vida en la nueva colección de joyas de Swarovski.

Desde los tiempos del Imperio Romano, la Ruta de la Seda ha sido una obsesión para Occidente. En la Antigüedad, este vasto camino unió los imperios chino y romano, en un activo comercio a través del cual llegaban a su destino las sedas y las especias. Sus diversos ramales pasaban por Damasco, Bagdad y Samarkanda, entre otras, atravesando los desiertos de Gobi y Tlakamakán, así como puertos de montaña situados a 5000 metros sobre el nivel del mar.

La ruta partía de la ciudad china de Xian, hasta llegar a Roma. El más famoso viajero por estos lugares fue Marco Polo, quien escribió sus memorias en la cárcel. Gracias a él, Occidente oyó hablar de los caminos y tierras remotas que durante siglos han fascinado a la humanidad. Esta ruta conectó dos mundos, Oriente y Occidente, a través del comercio. Joyas, sedas, papel, arroz, carbón, son solo algunas de las piezas que llegaron a Europa gracias a Marco Polo.

Nathalie Colin, la directora creativa de Swarovski, diseñó para esta temporada Secret Treasures, una colección con referencias a un largo viaje inspirado en la Ruta de la Seda, de donde retoma elementos emblemáticos pero adaptados a los tiempos modernos. Por ejemplo, el simbolismo del yin y el yang para el tema Stone, un trabajo elaborado en la técnica del cristal pavé. La línea Velour está inspirada en los adornos de la ropa que usan las chinas.

El Himalaya y sus montañas, glaciares y bosques le dieron ideas para utilizar líneas orgánicas como Vita, piezas talladas en forma de cabuchón con pequeñas piedras de cristal sobre un tono y engarzadas a mano. En este proyecto también colaboró Shorouk. Finalmente Venecia, ciudad misteriosa que ha servido de musa de pintores, escritores y directores de cine, influyó en Nathalie para crear unas piezas que evocan la belleza de los palacios y los colores que aparecen cuando cae el sol y surge la niebla. Las piezas son un derroche de color y opulencia que recuerda la época gloriosa de los comerciantes de la seda. En resumen, esta es una colección que despliega una paleta de tonos invernales y sofisticados colores, de gran versatilidad para la mujer de hoy, refinada y moderna.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.