COMENTARIOS

Un instante con Valeria Mazza

Revista FUCSIA

Un instante con Valeria Mazza Foto: cortesía Falabella

Esta argentina fue una de las primeras latinoamericanas en conquistar las grandes pasarelas del mundo. De su trabajó con Lagerfeld, Versace o Valentino habló con Revista FUCSIA.

¿Cómo fue modelar en los noventa cuando el rol de las modelos eran tan protagónico?

Tuve la suerte de trabajar cuando las modelos estábamos de moda y teníamos mucho protagonismo, la atención de las revistas y sus carátulas estaban concentradas básicamente en nosotras. Ahora es diferente. Ese espacio es más estrecho, porque en portadas de revistas y campañas nos disputamos el espacio con personajes del deporte, del cine, del espectáculo.

¿Qué hace a una modelo una top reconocida?

La diferencia está en la personalidad. Mujeres bellas hay por todos lados; el sello personal que uno puede poner en lo que hace es lo que buscan los diseñadores, algo instintivo que te haga diferente y que, además, como en cualquier trabajo, seas profesional, respetuosa, comprometida. No es una labor fácil.

En su libro ¿Qué me pongo?, ¿qué consejos básicos de estilo hace?

Escribí el libro como una guía de consejos para no sufrir la moda, sino para saber aprovecharla y adaptarla a nuestra personalidad, físico y estilo de vida. Es fundamental sentirte cómoda con la ropa que eliges, afrontar el desafío de mirarte, conocerte y saber qué cosas te gustan de ti misma. Además, es importante dedicar tiempo para armar conjuntos y no estar a última hora armando pintas en medio de los afanes. Hay otras variables como la edad, la personalidad y la ocasión para la que nos estamos vistiendo.

¿Puede contarnos algún recuerdo especial en sus experiencias con los grandes diseñadores?

Me acuerdo que una noche, previa al desfile de Versace, estábamos haciendo pruebas con Gianni, y Donatella Versace adelante vigilaba los últimos detalles. Cuando me fui a poner el vestido que me correspondía me di cuenta de que era completamente transparente y que debía usarlo desnuda. Los encargados de las pruebas me advirtieron que no podía taparme porque seguro Gianni me sacaría del desfile. Sin embargo, decidí salir desfilando haciendo un juego con las manos para taparme un poco, pero siendo muy divertida y juguetona. Cuando terminé la pasarela Gianni me grito: “¡Tranquila Valeria, te prometo que ese vestido estará terminado completamente para mañana no tendrás que desfilarlo así!”. Tengo en realidad muchos recuerdos de trabajar con grandes como Armani, Ferré, Valentino, Lagerfeld, en un momento muy especial de la moda cuando las casas en su mayoría estaban lideradas por sus mismos fundadores.

Lleva más de una década siendo la imagen de Falabella, ¿qué significa para una modelo de su talla aliarse con plataformas masivas?

Trabajar con Falabella me ha permitido aproximarme a una consumidora más general, ha sido la posibilidad de estar con una marca que democratiza la moda. Esta campaña me ha acercado a mujeres de todos los gustos y todos los bolsillos. Durante los siete años en que esta gran plataforma ha estado en Colombia, estoy segura de que ha sido una manera de difundir la idea de que para vestirse bien no se necesita mucho dinero. Se requiere, más bien, crear un estilo propio, tener diversidad de opciones, creatividad y contar con un aliado de confianza.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.