COMENTARIOS

La diosa del pop Fotos: AFP.

La voz de Rihanna, una morena de ojos verdes y cuerpo perfecto, ha conquistado al mundo. Los jóvenes miran sus videos, cantan sus canciones y aclaman sus extravagancias, como la imagen de la diosa Isis que acaba de tatuar en su pecho, en homenaje a su abuela recientemente fallecida.

Auténtica, talentosa, atrevida y muy rumbera, a los 24 años la escultural Rihanna, ganadora de cinco premios Grammy, se ha convertido en el ídolo de una juventud que sigue devotamente sus pasos y que la aplaude tanto cuando canta lo que está pasando en su vida, con esa voz de soprano maravillosa y acaramelada, como cuando publica sus fotos tomando cerveza o mostrando la cola. Lo comprueban 24 millones de seguidores en Twitter, 60 millones de likes en Facebook, y un saldo de 53 millones de dólares en su cuenta corriente, con más de 60 millones de álbumes y discos sencillos vendidos.

Coqueta, despreocupada y sensual, Riri, como la llaman, se divierte medio borracha, pasando de un night club a otro, perseguida por los paparazzi, mientras crea una fantasía que los jóvenes aman y escandaliza a sus padres.

A pesar de que hubo un momento en que muchos pensaban que estaba a punto de entrar en un programa de rehabilitación por su afición al alcohol, y otros sostenían que pronto se iba a quemar porque entre un álbum y otro filmaba videos, posaba para fotos y era la productora ejecutiva de un teleprograma de concurso en Inglaterra para futuros diseñadores de su vestuario en el escenario, su estilista asegura que ella controla su vida y sabe lo que hace.

Exhibicionista, supertrabajadora y adicta a salir en los periódicos, Rihanna responde llamadas de la prensa hasta en vacaciones, no se despega de su Blackberry y mantiene al día a sus fans en las redes sociales.

Profundamente atraída por sensaciones violentas y transgresoras, su controvertido video sadomasoquista S&M estuvo prohibido en once países, su video Te amo, en el cual ella es seducida por una lesbiana, fue condenado por muchos críticos internacionales y la canción que compuso en colaboración con Eminem, Love the Way You Lie Part 2, dice entre otras cosas: “Te vas a quedar ahí parado viéndome quemar y eso está bien porque me gusta cómo me duele”.

Apasionada también por las relaciones de alto riesgo, como la que sostuvo con su primer gran amor, Chris Brown, el violento rapero que sueña convertirse en un músico tan polifacético como Prince, Michael Jackson o Stevie Wonder, Rihanna parece haberlo perdonado después de que él le propinó una tremenda muenda en el 2009, que lo obligó a pedirle perdón públicamente. A pesar de que eso terminó con su relación de pareja, a comienzos de septiembre pasado ella le dio un beso furtivo y acarició su cabeza platinada apenas ganó los premios MTV al Mejor Video del Año con We Found Love. Sin embargo, hace pocos días el público volvió a preguntarse si realmente el cantante de hip-hop estaba arrepentido de haberla agredido en el pasado, cuando él apareció con un tatuaje en el cuello que representa un rostro de mujer muy golpeado, que muchos relacionaron con el de Rihanna, a pesar de que el representante de Brown aseguró: “Su tatuaje en blanco y negro es una calavera de azúcar, asociada con la celebración mexicana del Día de los Muertos”.

Nace una estrella
Robin Rihanna nació como la mayor de tres hermanos el 20 de febrero de 1988 en la parroquia de Saint Michael, en la isla caribeña de Barbados. Por parte de su madre, Mónica Braithwaite, una contadora jubilada, tiene ascendencia afro-guyanesa, y sangre barbadense e irlandesa por parte de su padre, Ronald Fenty, un supervisor de un almacén de ropa adicto a las drogas, que abandonó el hogar cuando la niña tenía 14 años, época en que ella ganó un concurso de belleza entre adolescentes.

Rihanna se crió oyendo reggae y creció en un bungalow en Bridgetown, la capital de Barbados. Estudió bachillerato en la escuela Combermere, formó un trío musical con dos compañeras de clase, fue cadete del ejército y antes de graduarse abandonó sus estudios para dedicarse a la música. Se presentó en una audición ante el famoso productor de Nueva York Evan Rogers, quien afirmó al respecto: “En el momento en que ella entró, fue como si las otras niñas no existieran”. Rihanna viajó a vivir con Rogers y su esposa, Jackie, y grabó un demo de cuatro canciones. Luego audicionó ante Jay-Z Carter, actual esposo de Beyoncé, quien le ofreció inmediatamente un contrato para su compañía Def Jam Records, porque, según dijo: “Tardé dos minutos en darme cuenta de que ella era una estrella”.

El boom mundial de su canción Umbrella fue tan arrasador que llegó a ocupar el primer puesto en 25 países. Así, Rihanna no solamente comenzó una meteórica carrera que no ha dejado de brillar, sino que lanzó un negocio de paraguas, con cuatro modelos que costaban desde quince hasta cincuenta dólares.

Posteriormente, lo mismo que Beyoncé, Britney Spears y Shakira, Rihanna incursionó en la industria de la perfumería con Reb´l Fleur, luego sacó Rebelle y después Nude, perfume que promocionó en Twitter saliendo desnuda con una cadena de oro en el cuello.

Hiperactiva y provocadora, para mantenerse en forma, la cantante de sinuosas curvas y piernas de diosa, que tiene avaluadas en un millón de dólares, se somete diariamente a un riguroso entrenamiento de gimnasia y fitness, y a un régimen alimenticio controlado por un chef personal.

Polifacética y camaleónica, con una sorprendente capacidad para cambiar de look, Rihanna es una joven bella y sexy que tiene 8 películas filmadas, 5 en las que actúa como ella misma y el resto en las que se ponen en duda sus dotes de actriz, 11 programas de televisión y más de 24 éxitos en las listas de popularidad más importantes del mundo. En su corta y exitosa carrera ha sido la primera mujer en el Reino Unido con cinco discos sencillos que han ocupado el primer lugar durante cinco años consecutivos, y la artista con la mayor venta digital de todos los tiempos en Estados Unidos.

Por ser la cantante de moda más exitosa del momento, sus fans pudieron verla envuelta en un traje rojo semitransparente, cantando con Chris Martin, el famoso pianista y guitarrista del grupo Coldplay, durante el mágico cierre de los inspiradores Juegos Paralímpicos de Londres.

Embajadora cultural y filántropa, puesto que participa activamente en obras de beneficencia y personifica la imagen de campañas de Naciones Unidas a favor de la infancia, Rihanna ha sido aclamada y condecorada por publicaciones de todo el mundo. Incluso en el 2012 la revista Time la nombró como la octava persona más influyente del planeta.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.