COMENTARIOS

1 / 19
©Verónica Morales Angulo/15
2 / 19
Sastre: Líneas limpias y colores neutros se hacen símbolos de la elegancia y el glamour. El sastre pantalón es un clásico que cada temporada es reinterpretado. Los colores favoritos para esta primavera son: el gris y el arena. ©Verónica Morales Angulo/15
3 / 19
Túnica: Otra prenda que regresa de los gloriosos años setenta. Y lo hace, no solo porque se ajusta a muchos tipos de cuerpo –disimula los gorditos–, sino porque además les queda bien a las jóvenes y a las que ya no lo son tanto. Esta debería ser su primera compra de la temporada, pues la puede usar para cualquier ocasión informal o elegante. ©Verónica Morales Angulo/15
4 / 19
Transparencias: Este juego de luz y sombra lleva bastante rato en la moda. Hace parte del juego de la seducción, de darle a las prendas una sensualidad sutil. La diferencia está en la sofisticación de los materiales, los calados, los bordados y los tejidos densos que contrastan con los transparentes.©Verónica Morales Angulo/15
5 / 19
©Verónica Morales Angulo/15
6 / 19
La cartera pequeña: Inspirada en una estética vanguardista, se usa cruzada como una bandolera. Es un homenaje al hipismo de los setenta. El mejor ejemplo es Le sac Boy de Chanel. El genio de Lagerfeld logra darle a un accesorio centenario una actitud desafiante, moderna y contemporánea pero, al mismo tiempo, por cuenta del diseño minimalista, resulta totalmente atemporal. ©Verónica Morales Angulo/15
7 / 19
El cuero del verano: El suede o gamuza reemplaza al cuero nor-mal. Es la vía mas rápida para entrar al mundo del lujo. Por su textura, la caída y la variedad de colores le da a cada prenda un aspecto un poco decadente pero finalmente ultra chic. ©Verónica Morales Angulo/15
8 / 19
©Verónica Morales Angulo/15
9 / 19
La cartera de mamá: Aunque parezca un chiste, la clásica cartera de las abuelas y de las mamás vuelve a estar de moda. Es una cartera relativamente grande y estructurada, con manijas para cogerla con la mano. La novedad está en el colorido. Azul rey, verde esmeralda o combinado en dos tonos son los más populares. ©Verónica Morales Angulo/15
10 / 19
©Verónica Morales Angulo/15
11 / 19
Cintura: Llevamos varias tempora-das celebrando las cinturas finas con el imperio de los top crops que no son las que en Colombia llamamos ombligueras, pues en este caso el ombligo está tapado por el pantalón o la falda de tiro alto. Esta prenda, sin embargo, es para mujeres con cuerpos muy delgados y ojalá menores de 30. ©Verónica Morales Angulo/15
12 / 19
©Verónica Morales Angulo/15
13 / 19
Sandalias gladiador: Otra temporada más en que los zapatos planos desbancan a los tacones, que apenas se usan en ocasiones de gran gala. Valentino y Chloé sacaron los mejores ejemplos.©Verónica Morales Angulo/15
14 / 19
©Verónica Morales Angulo/15
15 / 19
Safari: Es un ejemplo de lo atemporal. Cada cierto tiempo, para el verano vienen los caquis, los bolsillos y las charreteras que ya en los años sesenta Ives Saint Laurent inmortalizó. Evoca la elegancia de una reina del desierto, versátil, cómoda y segura, que viste de todos los tonos de arena y topé. ©Verónica Morales Angulo/15
16 / 19
©Verónica Morales Angulo/15
17 / 19
Vestido blanco: Un color neutro pero lujoso, el rey del verano. Se podría decir que el blanco es la imagen de la feminidad, y los diseñadores se lo tomaron en serio. No siempre todo tiene que ser negro. Saque todas las prendas blancas que tenga en el closet, especialmente los vestidos largos o cortos, todas estarán de moda. ©Verónica Morales Angulo/15
18 / 19
©Verónica Morales Angulo/15
19 / 19
©Verónica Morales Angulo/15
©Verónica Morales Angulo/15
Sastre: Líneas limpias y colores neutros se hacen símbolos de la elegancia y el glamour. El sastre pantalón es un clásico que cada temporada es reinterpretado. Los colores favoritos para esta primavera son: el gris y el arena. ©Verónica Morales Angulo/15
Túnica: Otra prenda que regresa de los gloriosos años setenta. Y lo hace, no solo porque se ajusta a muchos tipos de cuerpo –disimula los gorditos–, sino porque además les queda bien a las jóvenes y a las que ya no lo son tanto. Esta debería ser su primera compra de la temporada, pues la puede usar para cualquier ocasión informal o elegante. ©Verónica Morales Angulo/15
Transparencias: Este juego de luz y sombra lleva bastante rato en la moda. Hace parte del juego de la seducción, de darle a las prendas una sensualidad sutil. La diferencia está en la sofisticación de los materiales, los calados, los bordados y los tejidos densos que contrastan con los transparentes.©Verónica Morales Angulo/15
©Verónica Morales Angulo/15
La cartera pequeña: Inspirada en una estética vanguardista, se usa cruzada como una bandolera. Es un homenaje al hipismo de los setenta. El mejor ejemplo es Le sac Boy de Chanel. El genio de Lagerfeld logra darle a un accesorio centenario una actitud desafiante, moderna y contemporánea pero, al mismo tiempo, por cuenta del diseño minimalista, resulta totalmente atemporal. ©Verónica Morales Angulo/15
El cuero del verano: El suede o gamuza reemplaza al cuero nor-mal. Es la vía mas rápida para entrar al mundo del lujo. Por su textura, la caída y la variedad de colores le da a cada prenda un aspecto un poco decadente pero finalmente ultra chic. ©Verónica Morales Angulo/15
©Verónica Morales Angulo/15
La cartera de mamá: Aunque parezca un chiste, la clásica cartera de las abuelas y de las mamás vuelve a estar de moda. Es una cartera relativamente grande y estructurada, con manijas para cogerla con la mano. La novedad está en el colorido. Azul rey, verde esmeralda o combinado en dos tonos son los más populares.  ©Verónica Morales Angulo/15
©Verónica Morales Angulo/15
Cintura: Llevamos varias tempora-das celebrando las cinturas finas con el imperio de los top crops que no son las que en Colombia llamamos ombligueras, pues en este caso el ombligo está tapado por el pantalón o la falda de tiro alto. Esta prenda, sin embargo, es para mujeres con cuerpos muy delgados y ojalá menores de 30. ©Verónica Morales Angulo/15
©Verónica Morales Angulo/15
Sandalias gladiador: Otra temporada más en que los zapatos planos desbancan a los tacones, que apenas se usan en ocasiones de gran gala. Valentino y Chloé sacaron los mejores ejemplos.©Verónica Morales Angulo/15
©Verónica Morales Angulo/15
Safari: Es un ejemplo de lo atemporal. Cada cierto tiempo, para el verano vienen los caquis, los bolsillos y las charreteras que ya en los años sesenta Ives Saint Laurent inmortalizó. Evoca la elegancia de una reina del desierto, versátil, cómoda y segura, que viste de todos los tonos de arena y topé. ©Verónica Morales Angulo/15
©Verónica Morales Angulo/15
Vestido blanco: Un color neutro pero lujoso, el rey del verano. Se podría decir que el blanco es la imagen de la feminidad, y los diseñadores se lo tomaron en serio. No siempre todo tiene que ser negro. Saque todas las prendas blancas que tenga en el closet, especialmente los vestidos largos o cortos, todas estarán de moda. ©Verónica Morales Angulo/15
©Verónica Morales Angulo/15
©Verónica Morales Angulo/15

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.