COMENTARIOS

Prendas bien cortadas con un aire andrógino definen la silueta en esta temporada. Los diseñadores se inclinaron por el purismo del blanco y el minimalismo en los cortes.

Menos es más. Está máxima está hoy vigente como nunca. Jil Sander, la reina del minimalismo, está de regreso a su casa después de la venta de su marca en 1999 al grupo Prada. Ella trajo consigo aire fresco y de nuevo el gusto por la simpleza. Adiós a los estampados, a los excesos. Túnicas con escotes en V profundos, faldas en A, pantalones rectos y chaquetas tipo blazer son algunas de las prendas imprescindibles de esta temporada.

Lo minimalista no le queda bien a todo el mundo. Este es básicamente un asunto de personalidad. Si se siente atraída, no lo dude, es lo suyo.

Se combinan las prendas de color con neutros. Desaparecen los estampados y los ornamentos.

Los accesorios siguen el mismo espíritu. Se usa apenas una pulsera ancha en plástico o metal. Los zapatos siguen la misma línea, nada de tacones esculpidos, taches o decorados.

Es una silueta indiferente, sin emociones, pero muy elegante y sofisticada.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.