COMENTARIOS

Así como Hermés inmortalizó las carteras Birkin y Kelly, ahora Modalu, una pequeña compañía inglesa de accesorios, tuvo la brillante idea de regalarle una cartera a Pippa Middleton, la hermana de Kate, duquesa de Cambridge. La venta del accesorio ha colmado los bolsillos de sus fabricantes.

Como le ocurre a cualquier jovencita, cuando Pippa Middleton se enamora de un accesorio lo usa sin parar, y como es una celebridad por cuenta de su hermana Kate, la esposa del príncipe William, futuro príncipe de Gales, es raro que Pippa no salga en una foto llevando su cartera favorita, la Modalu.

Cuando empezó a crecer la demanda por esta cartera en particular, los dueños de la empresa, ni cortos ni perezosos, la rebautizaron con el nombre de “Pippa”, y gracias a la publicidad que suscitó su uso por parte de la glamurosa hermana de Kate, se les apareció la virgen. La compañía pasó de ser una empresa insignificante de Surrey a quintuplicar las ventas de un día para otro, al punto que estas crecieron de 30 a 1.500 millones de pesos mensuales.

El gerente de la compañía, Mike Hiscock, le contó a la prensa que la fábrica, que produce las carteras en la India, tuvo que ampliar sus instalaciones y que hoy emplean a doscientos cincuenta personas, de las cuales cien trabajan exclusivamente en la cartera “Pippa” para poder cumplir con la demanda. Y como este es un tipo de promoción que no se paga con dinero, pues Pippa nunca firmó un acuerdo al respecto con los fabricantes, de alguna manera se puede decir que el éxito se debe a las cuatro carteras que le mandaron de regalo, cada una de un color diferente y personalizada con su nombre. Las “Pippa” han sido reproducidas en innumerables fotos publicadas por los medios en el mundo entero.

A raíz de este éxito apabullante, la firma decidió sacar otros productos, una billetera de 200.000 pesos y un brazalete de 210.600. La cartera vale 550.000. La línea Modalu, hoy “Pippa”, espera facturar cerca de 30 mil millones de pesos en ventas por este concepto. Según palabras del señor Hiscock, nunca hubieran podido comprar la publicidad que ella les trajo usando la cartera, “porque le gustó el producto”, dijo en una entrevista. Como cualquier Birkin o Kelly, la Pippa ya tiene una larga lista de espera y la fábrica trabaja 24 horas para atender los pedidos. La Middleton entra entonces a la exclusiva lista de íconos de la moda, en la cual aparecen, entre otras, Jane Birkin, Grace Kelly, Greta Garbo y Alexa Chung. Se rumora que a Chung la marca Mulberry le paga cerca de 220 millones de pesos anuales por promocionar sus carteras.

Sin embargo, las críticas al fenómeno de ventas de la cartera “Pippa” no se han hecho esperar, pues se fabrica en el puerto de Madras, en la India, y no en Inglaterra. Se asume que Modalu paga unos precios irrisorios por hacer la cartera que ya registró con el nombre de “Pippa”, y que esta compañía inglesa se está enriqueciendo en forma desmedida a costa del trabajo de unos pobres artesanos, cuando en realidad su mayor atractivo reside en la fama que ostentan los productos de cuero ingleses.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.