COMENTARIOS

Laura Camacho: La creativa

Revista FUCSIA

Laura Camacho: La creativa Foto: ©Paloma Villamil/13

Hace tres años está involucrada a fondo en la filosofía de “cambiar la vida de las personas” como gerente general de Google Colombia.

Dos días a la semana, cuando practica la disciplina de Pilates, y otros cuatro, cuando corre al lado de un entrenador personal, Laura Camacho aplica, quizá sin pensar en ello, el principio de darle un espacio a la ensoñación. Primero una vida personal en armonía, parece reafirmarse ella en su convicción, y luego dar lo mejor de sí misma para que su trabajo como gerente general de Google en Colombia sea todo lo eficiente que se requiere.

Una buena parte de ese todo armónico reside en haber llegado a esta posición. Los ocho meses que duró, en el 2010, el proceso reservado de selección de una directiva para “una compañía de tecnología”, Laura estuvo dedicada a aprender mucho más sobre sus habilidades y destrezas de comunicadora y, ante todo, de publicista hábil en muchas empresas, gracias a su especialización en Mercadeo. Venía de trabajar en Comunicaciones Estratégicas Sancho, de ser, dentro de Leo Burnett, directora de la cuenta de Procter & Gamble. En el 2002, cuando estaba en licencia de maternidad, le propusieron participar dentro de un grupo de doce personas en la migración de un departamento de medios a la agencia independiente Starcom, y como a la gerente del proyecto, Martha Marín, la trasladaron a México, Laura asumió el control de la compañía.

De modo que cuando, hace un poco menos de tres años, fue nombrada gerente general de Google para Colombia estaba convencida de lo estimulante que sería trabajar en una compañía soñadora por definición, y tres razones sustanciales la impulsaron en su propósito: “Google quiere cambiar la vida de las personas; en segundo lugar, es innovadora y eso me exigía salir de mi zona de confort y situarme al ritmo de la compañía. Finalmente, llamó poderosamente mi atención su
cultura organizacional, que busca el bienestar de la gente”.

Ha tenido que aprender mucho: “Asumir un nuevo modelo de compañía, cambiar la manera de hacer las cosas, crecer, pero divertirnos. Al comienzo tuve que viajar mucho para ver la experiencia de Google en otros países. Trabajamos con microcélulas, conectándolas para que trabajen entre sí. Yo no tengo oficina, cualquiera de los lugares disponibles de trabajo puede serlo en un momento dado, porque en Google eso no es importante. Somos cuarenta personas en Colombia, pero no existe aquí un equipo de ingeniería ni de desarrollo de plataformas; vendemos publicidad y soluciones de publicidad en línea a los anunciantes, y tenemos una unidad empresarial que se dedica
a la venta de Google Apps for Business a empresas del país”.

Google sigue un esquema flexible, amigable con las mujeres. Eso le ha permitido a Laura mantener sus prioridades en lo que respecta a su familia: “Por fortuna Balalo (Bernardo Harker, su esposo, publicista) es un papá siempre presente para nuestros hijos, Juan Bernardo y Cristina, pero para facilitar nuestra vida hago mercado y compras por internet, y utilizo la tecnología para manejar mi casa. Cuando viajo, les ayudo a mis hijos con las tareas vía internet, y les muestro las colecciones de arte que veo en algunos museos del mundo, a través del Google Art Project”.

Todo esto, sin perder de vista su decisión de llevar una vida saludable. Los domingos salen todos a la ciclovía, incluido Timmy Harker, un beagle que se sumó hace cuatro años a la familia y que es el consentido. Pero la noción de vida sana también se enfocó en la empresa Doctora Gourmet, que creó junto con su hermana, la nutricionista Carolina Camacho: “Pensada para personas que tienen problemas de salud o de mala alimentación, les envía a su casa
o a su oficina una comida sabrosa, saludable y balanceada, según su caso particular”.

Hay todavía más: a Laura le queda tiempo para complacer gustos personales, como la cocina, y para que en su casa siempre haya flores. Y aunque no sigue las tendencias de la moda, las carteras son su accesorio preferido, que siempre complementa con unos zapatos cómodos.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.