COMENTARIOS

Arianna Huffington. La diosa griega del ciberespacio

Arianna Huffington. La diosa griega del ciberespacio Arianna Huffington. La diosa griega del ciberespacio

La creadora del diario on-line The Huffington Post es una mujer veleidosa que cree en el futuro de los medios impresos y sigue los preceptos de una vida sana.

El éxito apabullante de The Huffington Post es tan solo uno de la larga cadena de logros para Arianna Stassinopoulos, una mujer que parece no haber desperdiciado ni un minuto de sus 62 años. Por si fuera necesario, es bueno contar que Arianna, quien nació en Atenas el 15 de julio de 1950, se fue a estudiar a Inglaterra a los 16 años, donde más tarde se graduó de economista del Girton College de Cambridge. Muy pronto esta mujer inició el camino de aciertos que la han llevado a ser quizá la magnate más importante en el mundo de los medios virtuales, al punto de que el diario on-line The Huffington Post cuenta con cerca de 48 millones de usuarios únicos en todo el mundo y tiene presencia en Canadá, Reino Unido, Francia y recientemente en España, con la perspectiva de llegar próximamente a Italia y Turquía.

La vena periodística le viene a Arianna de su padre Konstantinos, quien era, según lo definió ella, “un soñador que trató de fundar muchos periódicos, la mayoría de los cuales nunca prosperó. Pero esa era su pasión, y durante la ocupación alemana a Grecia publicó un periódico clandestino, pero fue capturado y pasó el resto de la guerra en un campo de concentración”. Allí, por una casualidad, conoció a Elli Georgiadi, la mamá de Arianna, quien dedicó todos sus esfuerzos a que ella y su hermana Agapi, hoy escritora, locutora y actriz, accedieran a una buena educación.

En 1967, después del golpe militar que dio paso a la llamada Dictadura de los Coroneles en Grecia, fue decretado un toque de queda y Arianna enfrentó el dilema de quedarse en casa o ir a clases, y su madre la conminó a asistir al colegio, porque “ella no creía en excusas”. Muchas veces Huffington se ha referido a su mamá, quien murió en el año 2000, como su verdadera mentora, y en su libro On Becoming Fearless... In Love, Work, and Life (Cómo volverse valiente… en el amor, el trabajo y la vida) (2007), relata que “desde sus reliquias familiares hasta su último par de aretes de oro, mi madre vendió absolutamente todo con el fin de pagar los colegios y clases privadas que me prepararon para mis exámenes de ingreso a Cambrigde y el de mi hermana a la Royal Academy of Dramatic Arts”.

Camino a la notoriedad
Aún no había terminado su carrera de economista, cuando fue, a los 21 años, presidenta de la Cambridge Union Society, prestigiosa comunidad de debate que en sus casi dos siglos de existencia solo había sido presidida por dos mujeres. En sus primeros pasos fuera del medio universitario asumió una acalorada posición conservadora en la era del feminismo liberal, lo que le dio notoriedad cuando apenas tenía 23 años. No era para menos, pues a contrapelo de las teorías feministas que por esa década inundaron la sociedad europea y norteamericana, Huffington decía en el primero de los trece libros que ha escrito hasta hoy, The Female Woman (La hembra femenina) (1973), que “el frenético extremismo del movimiento de liberación femenina no está buscando la emancipación de la mujer, sino la destrucción de la sociedad”. Por esa época se enamoró del crítico cultural Bernard Levin, el gran amor de su vida, a quien abandonó en 1980, al cabo de siete años de relación y ante la negativa de Levin a casarse con ella. En ese momento Arianna puso tierra de por medio y se fue a Estados Unidos, llevándose a su madre.

En la década de los 80, Arianna se dedicó a escribir una serie de artículos sobre política para la revista National Review
. En 1986 se casó con Michael Huffington, heredero de la industria del gas y el petróleo de Texas y candidato republicano al Congreso de Estados Unidos. El matrimonio duró once años y en 1997 Arianna se quedó con sus dos hijas, Christina e Isabella, y la reputación de ser una mujer de opiniones originales sobre estilos de vida alternativos y vida sana. Pero al lado de su trabajo como columnista, su vena literaria ha estado siempre presente. En 1993 publicó Maria Callas, The Woman Behind the Legend (María Callas, la mujer detrás de la leyenda), el resultado de años de investigación en los que Huffington viajó alrededor del mundo para entrevistar a casi todos los amigos, familiares y colegas que desempeñaron un papel importante en la vida de la famosa soprano griega, para recabar un retrato absolutamente fidedigno de la mujer que fascinó al mundo con su voz.

The Sunday Times lo señaló como “un inteligente y asombrosamente bien creado retrato de la naturaleza humana…”.
En 1996 también escribió una biografía de Pablo Picasso, Picasso: Creator and Destroyer (Picasso: creador y destructor).

Al tiempo que seguía como colaboradora de National Review, Arianna, después de ser reconocida en los medios como una conservadora que, a través de su opinión incisiva e inteligente, defendía sus ideas con convicción, se convirtió en progresista e intentó, sin éxito, incursionar en el mundo de la política en los primeros años de este siglo. Se presentó a las elecciones para Gobernador de California en el 2003, pero perdió frente a Arnold Schwarzenegger. Como una prueba más de su capacidad de reinventarse, en un breve plazo pasó a ser una liberal recalcitrante, detractora de las guerras de Afganistán e Irak y activista del Partido Demócrata.

Nace el ‘Huffington Post’
En esas estaba cuando se encontró con Kenneth Lerer, de 55, un antiguo ejecutivo de Time Warner. En el 2005 lanzaron The Huffington Post. Al ritmo que crecían los lectores de este diario on-line que empezó con 500 blogueros y que ahora tiene más de seis mil, que registra cada mes 500 millones de páginas vistas y tres millones de comentarios acerca de política, sociedad, economía, cultura y estilo de vida, Arianna Huffington crecía en popularidad. En el 2006 fue incluida en la lista de los cien personajes más influyentes del mundo, es invitada habitual de programas como los de Oprah Winfrey o Larry King, y en el 2009 fue nombrada por primera vez como la número 12 en la lista de la revista Forbes de las mujeres más influyentes en los medios de comunicación.

El Huffington Post ganó este año el primer premio Pulitzer en la categoría de Periodismo Nacional, gracias a la serie ‘Más allá del campo de batalla’, escrita por el periodista David Wood, uno de los 125 miembros de tiempo completo del equipo del diario, que según lo define Kenneth Lerer, “es una mezcla de periodismo que defiende, investiga y encara”.

Pero, ¿qué es lo que tiene Arianna? Sin duda alguna, inteligencia, sagacidad, determinación, encanto, ambición y riqueza, una personalidad atrayente que sabe como ‘llegarle’ a las personas y complacer su necesidad de llevar una vida acorde con un modo de existencia más sano. En su libro On Becoming Fearless… In Love, Work, and Life (Cómo volverse valiente… en el amor, el trabajo y la vida) (2007) examina los retos que enfrenta la mujer actual, que incluyen su miedo a estar sola, a negociar, a hablar, y hasta a seguir una cura de desintoxicación. Arianna afirma que “la osadía no es la ausencia de miedo, sino el dominio de este”, lo que ha puesto de manifiesto muchas veces en su indefinible carácter. Durante una entrevista acerca de su libro, y a la pregunta de si tenía aún algunos temores, respondió: “Le tengo miedo a quedarme ciega con esa cosa que uno se pone en las pestañas para encresparlas”.

En su inglés ceceado, una especie de patois en el que se adivinan todavía los rezagos de su lengua materna, aunque vivió desde los 16 años por fuera de su país, Arianna da entrevistas, habla de política, recomienda a hombres y mujeres dormir más y, desde luego, toma decisiones tan importantes para el Huffington Post como la de venderlo a AOL el año pasado. Esta compañía, que a su vez había absorbido a la Time Warner, pagó por el diario 230 millones de euros, suma que fue a parar en su mayor parte a manos de su fundadora, lo que provocó que los blogueros, que son la savia que nutre al diario, presentaran una demanda ante un tribunal federal de Manhattan.

La mujer detrás del poder
Huffington se muestra siempre como una mujer “de carne y hueso”, que siente miedos viscerales y se sobrepone a estos, que ha hecho las dietas del arroz, de la toronja, de la sopa de repollo y quién sabe cuántas más. En una charla que ofreció en una reciente edición de TED Women, recordando que estuvo a punto de desmayarse de agotamiento hace dos años y medio, empezó a valorar la importancia del descanso y aseguró que la receta para sentirse bien y triunfar en la vida es dormir: “El camino hacia una vida más productiva, inspirada y disfrutable es dormir lo suficiente cada día”, señaló.

Vive entre Nueva York y Los Ángeles, pero cada vez pasa más tiempo en La Gran Manzana para estar cerca de sus dos hijas, Christina, de 22 años, e Isabella, de 20, quienes estudian en la Universidad de Yale. Su despacho está decorado con fotos de ellas, pues para Arianna no hay nada más importante en la vida que sus dos hijas y su hermana, Agapi.?Condescendiente con las alternancia de los demás medios periodísticos a pesar del éxito de su imperio bloguero, no dudó en afirmar durante la llegada de The Huffington Post a España: “En el futuro inmediato, los medios de comunicación no serán 100% digitales, seguirá habiendo periódicos y revistas en papel y no se producirá una eliminación de los medios impresos”.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.