COMENTARIOS

17 trucos para una mesa “a la moda”

RevistaFucsia.com

17  trucos para una mesa “a la moda” Thinkstock

¿Dónde reunir, en un solo lugar, una charla amena, familia, amigos y un momento de placer culinario? Servir una mesa de manera sofisticada, original y sobre todo, acorde a la ocasión, no es cosa de poner un mantel lindo y salir del paso. Vestir la mesa para cualquier momento del día, más sencillo de lo que parece.

Una mesa cualquiera puede convertirse en una obra de arte de la que muchos hablarán luego de que crucen la puerta de tu casa. Por ocasiones, un rincón olvidado del hogar en el que los platos y un mantel limpio hacen lo que creemos, un trabajo completo.

Para recrear una mesa renovada y diferente solo hay que pensar en dos cosas básicas: tipo de cena e implementos útiles. El detalle creativo e íntimo es una añadidura perfecta. Define la ocasión, número de invitados y con accesorios simples y a la mano, convierte tu mesa en un retrato épico e inolvidable.

1.    Para una cena en familia

En ocasiones hacemos de esta reunión un hecho rutinario y le quitamos el valor que tiene, no solo de vínculos y relaciones, sino estético. Descuidamos el lugar, la vajilla es la misma de hace 10 años y nada parece cambiar cuando se pasa a la mesa. Servir, comer y pasar un rato compartiendo deben ir acompañados de una ambientación adecuada, higiénica, sobria y agradable a la vista y al ánimo, que va acompañado de la rutina y obligaciones. ¿Cómo variar? Bonita y con un toque diferente.

1.    Elige individuales que jueguen con el color de la mesa y el diseño de la vajilla. Por ejemplo, si la vajilla es clara, los colores oscuros para los individuales hacen que resalte y sea más llamativa, explica Natalia Vargas, consultora de Corona Colombia.  
2.    Cuando la vajilla es blanca o en colores sólidos, puedes optar por estampados al momento de escoger los individuales como accesorio complementario.
3.    En caso que la vajilla tenga diseños variados y se caracteriza por gran carga de apliques y dibujos, además de colores fuertes, el complemento adecuado es un individual de color sólido.
4.    Hablemos de platos. La presentación se hace más uniforme y elegante cuando usamos dos elementos: plato hondo y de postre.
5.    Muchas veces desestimamos la importancia del plato base. Pocillos, tazas y hasta vasos requieren no solo un accesorio protector sino útil para otras cucharas, pitillos y pequeños postres.
6.    La etiqueta de siempre pero la que destaca la elegancia de una mesa: tenedor a la izquierda, cuchillo a la derecha seguido de la cuchara (las cierras del cuchillo mirando hacia adentro. La cuchara de postre o tenedor de fruta, en la parte superior del plato de forma horizontal mirando hacia la izquierda.
7.    Para darle unidad, las bandejas, ensaladeras, saleros y pimenteros, salseras, etc.  son de gran utilidad y hacen más dinámica la interacción con los alimentos y la gente.

2.    Para una cena de dos

Para que el romanticismo se tome la noche, hay que jugar con diferentes elementos no solo útiles sino decorativos: en la sencillez de los detalles radica el éxito de este tipo de decoración. Puedes sorprender a tu pareja sin exagerar y recargar la mesa.

Si se trata de una fecha muy especial, dispón de un “camino de mesa”: que también hará sus veces de individual al momento de servir y comer. Los dos puestos, el tuyo y el de tu pareja, deben tener todos los implementos completos; esto le da el toque de relevancia a la ocasión que se celebra. Una mesa pequeña permite la cercanía y la intimidad para compartir durante toda la comida.

8.    Un plato pando en el centro es el más asequible y cómodo para servir varias cosas a la vez sin necesidad de pararse constantemente e interrumpir la velada.
9.    Elige las servilletas de tela: son más refinadas
10.    Cuchillo y chuchara, y si en el menú va incluido sopa, ubica sus cubiertos en la parte derecha. La cuchara de postre en la parte superior
11.    Para el brindis o simplemente como bebida de paso, el vino es el preferido por todos. Copas altas y anchas, la tendencia para el 2012.
12.    Los toques particulares como candelabros hechos en casa, un solitario con un girasol u otra flor colorida, son adornos que no hacen estorbo y que aumentan esa “vibra” romántica que buscas. Recuerda: no deben ser accesorios muy altos para no quitar la visibilidad entre tú y tu pareja.

2.    Para una cena con amigos:
“Entre más, mejor”, dice el generoso dicho. Pero al momento de acomodar a una gran cantidad de gente que quiere comer cómodamente, los números pueden irse en nuestra contra si no sabemos distribuir a los invitados. Si el público es demasiado numeroso, una salida es servir la mesa a manera de bufete. Es ágil, el espacio no tiene que ser tan amplio como lo imaginas, es informal y amigable al mismo tiempo.

13.    Usa una barra ancha o una mesa rectangular. No olvides vestirla con un mantel, puede ser blanco o de colores vivos, dependiendo de la ocasión y los invitados.
14.    Cada elemento a su tiempo y con su funcionalidad. Cada uno de los implementos  deben disponerse en el orden en el que ideamos la cena; esta hace más ágil el paso de las personas por la zona del bufete.
15.    Las servilletas de tela dobladas o distribuye tres servilleteros en los dos extremos y en la mitad.
16.    Los cubiertos agrupados según su tipo: tenedor, cuchillos, cuchara etc.
17.    Los platos apilados en un lugar específico.




También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.