COMENTARIOS

Los rincones olvidados: cómo decorar los pequeños espacios de la casa

RevistaFucsia.com

Los rincones olvidados: cómo decorar los pequeños espacios de la casa Combinar colores según el espacio y no atiborrar de accesorios, es el secreto. (Foto: Thinkstock)

Así como te esmeras porque tu hogar le dé la bienvenida a tus invitados con bombos y platillos gracias a sus espectaculares acabados y decoraciones, no está de más recordarte que otros rincones de la casa son igual o más importantes. No los descuides y aprende a diseñarlos de manera increíble.

El baño
El secreto: Útil, decorativo y amplio. Siempre debe permanecer impecable y con accesorios exclusivos para este fin, tanto para el aseo general como para la persona- invitados que lo usan. Por más pequeño que sea, debes dejar espacios libres de objetos y para fácil movilidad.
¿Cómo?: Unifica colores y usa las paredes y los espejos para ahorrar espacio. Un truco es optar por los ambientadores y desinfectantes de manos incrustados a la pared. Elige la tonalidad de tu preferencia, improvisa, no debe ser similar al diseño de la casa: el baño es de los lugares más independientes y privados del hogar. Velas aromáticas, vinilos decorativos, cajas con popurri de flores, toallas para manos (no gastes dinero con metros y metros de tela) y jaboneras de un mismo color.
Trucos: El espejo es el favorito de quienes visitamos el baño constantemente. Utiliza  los retroiluminados  (con portalámparas en la percha del espejo), que tienen un excelente sistema de iluminación para el lugar y para las sesiones de maquillaje. No gastes tiempo ni agua limpiándolos por horas: con una sola pasada de una toalla limpia y secando con papel periódico, el espejo se verá siempre como nuevo.

El estudio:
El secreto:
Mezclar colores cálidos con fríos. Esta combinación brinda la sensación de relajación, concentración y descanso que requiere este espacio. Recuerda que cada material y cada color expresa sensaciones y sentimientos, y saber combinarlos es fundamental.
¿Cómo? : Los materiales “fríos”, como el cristal, el vidrio, la piedra y el acero son perfectos para los implementos decorativos del escritorio  o de las mesas esquineras: portapapeles, floreros y móviles decorativos de metal con curiosas figuras y, que como plus, tienen un efecto relajante gracias a su sonido. Objetos hechos en fibras naturales y tela son los que denotan calidez, como las alfombras, las carpetas decorativas, los muebles con mantas y los accesorios de madera, los infaltables en cualquier estudio.  
Truquitos: Un escritorio  sencillo (apenas con dos cajones) y un sillón es lo único que se necesita para crear la dualidad de este espacio: descanso y  trabajo. Dispone colecciones musicales y vinos en un estante de la pared para tus ratos de ocio y siestas prolongadas. Acomoda todo en las esquinas y en el centro, una pequeña mesa que no sea alta y que no ocupe mucho espacio.

Hall o pasillo
El secreto:
Haz de tu zona de paso un sitio en el que todos se quieran quedar. Conviértelo en un recibidor, incluso si se encuentra en un segundo piso. Esta zona es la presentación de la casa y debe ir acorde al diseño interior.
¿Cómo?: Una mesa delgada de dos patas, un cuadro, un espejo y un florero dan vida a un hall de poco espacio. Sus cajones pueden pasar casi desapercibidos si se escoge la mesa adecuada, y además tiene una funcionalidad especial para guardar aquello que ya no te cabe en tu tocador. La mesa debe ser de madera y el florero de un material resistente, ya que se encontrará en un lugar donde hay flujo de gente todo el tiempo. Como toque personal, puedes adicionarle una lámpara alta y un pequeño baúl antiguo.
Trucos: Para los recibidores con mayor espacio, los almohadones o cojines decorativos sobre la pared dan un toque de elegancia y confortabilidad al hall. Apliques para las paredes, libros de mesa y una cesta con dulces son otros elementos complementarios con los que imprimes tu toque personal.

Patio de ropas
El secreto:
Basta solo con mantener el orden del lugar, permitir la entrada de la luz y encontrar el detalle decorativo en los accesorios que utilizas para transportar y colgar la ropa. De nada sirve un patio con flores, cubre lechos para lavadoras con sus respectivas arandelas y si hay ropa regada por doquier. Sobriedad y orden es la clave.
¿Cómo?: Un detalle especial son las bolsas con las que recoges la ropa. Prefiere las que son de tela y con diseños originales. En los patios se usa una pequeña escalera para colgar las prendas en las cuerdas: este accesorio también sirve de decoración si lo ubicas en un rincón y cuelgas allí tus bolsas decorativas. Nada de poner ropa sucia o limpia o el esfuerzo habrá sido en vano. Si quieres darle el toque floral, lo más recomendable son las artificiales grandes. Ten en cuenta que debes localizarlas en las esquinas del patio para que resalten y no te hagan estorbo. Remata con un portabaldes para colocar todos los recipientes de este tipo, además de un stand para los líquidos de aseo, como detergentes, suavizantes, jabones, etc. Nada de colocarlos sobre la lavadora o en el fregadero. Un tapete antideslizante e impermeable justo en el sitio donde lavas, refresca el lugar y evita los charcos de agua por doquier.
Trucos: Aunque el patio es un sitio donde reina la limpieza, el cúmulo de agua sucia puede crear malos olores. Trapea por lo menos una vez a la semana y lava los baldes donde recolectas la ropa. Mantén las ventanas abiertas el mayor tiempo posible y decóralas con tela para cortinas (de las más delgadas que encuentres) y amarra con moños que combinen con los colores de los baldes.
 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.