COMENTARIOS

Lo que nadie te ha dicho sobre protocolo

RevistaFucsia.com

Lo que nadie te ha dicho sobre protocolo Thinstock

¿Puedes llevar el celular? ¿Cómo tienes que saludar? ¿Está bien saludar a lo lejos? Te contamos los secretos inteligentes del protocolo para ayudarte a resolver tus dudas.

Si llegas a encontrarte en una situación en la que tus modales se quedan escasos y no te sientes tan ingeniosa como para sacar a relucir una frase que te saque del apuro, es inevitable que aprendas ‘protocolo inteligente’ que es básicamente las nuevas estrategias con las que te puedes adaptar a todos los posibles escenarios sociales.

Whatsapp, mejor déjalo para después:
El celular además de una falta de consideración para con quienes están en la velada, es un estorbo. Si estás pendiente de tu teléfono todo el tiempo lo único que trasmitirás a los demás es que hay algo más importante que ellos. Por eso,  fingir que estás escribiendo algo importante en tu smartphone para evitar tener que hablar con los demás te hace quedar peor. No estamos seguros de que el dicho de ‘el celular es el refugio de los tímidos’ sea cierto, pero lo que si sabemos es que es una falta de educación.

Ellos mandan:
Termina la comida, los anfitriones empiezan a recoger la mesa,  tu te insistes en ayudar y ellos te piden que no lo hagas ¿Insistes? Para bien o para mal están en su casa; así que olvídate de jugar a la ‘considerada’ y déjalos hacer lo suyo.

El bolso mantenlo contigo:
En los eventos, la mayoría de las invitadas dejan sus pertenencias sobre la mesa. ¿Y tú? No lo hagas jamás. Tampoco lo dejes en el suelo. Lo mejor es encontrar una silla cercana y dejarlo ahí. Sino, déjalo en tu espalda, así de una te ayudas a mantener la espalda recta. Los anfitriones ponen siempre mucho cuidado en la estética de la mesa y no te conviene que seas tu quien se los estropee dejando tus cosas tiradas por ahí.

¿Cómo saludo?
El saludo es una costumbre social y se expresa en función de la sociedad en la que se está. Aunque normalmente suelas saludar dando la mano o con beso en la mejilla, fíjate en cómo se saluda el resto. No se trata de tu costumbre sino de la del sitio y grupo con el que te encuentres. Te recomendamos no practicar la actitud egocéntrica, puede que seas la única que lo aprecie.

¿Me acompañas?
Si alguien te pidió que vayas con él a una fiesta. ¿Es necesario que sean siameses? Tienes que acompañarlo al principio para que presentarse juntos. Pero el papel de acompañante no impide, en absoluto, que tengas actitud propia, y una vez todo el mundo se haya presentado, saques a relucir tu personalidad, de ser posible colaborando con tu conversación al éxito del otro, que para eso y entre otras cosas te ha pedido tu compañía. Tu fabulosa compañía.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.