COMENTARIOS

Cuando la contaminación inspira a la moda

Fucsia.co

Cuando la contaminación inspira a la moda Imagen: Cortesía Vogmask y Respro.

En China, varias marcas le apuestan a convertir las máscaras contra la alta contaminación de ese país en un accesorio de moda.

En una ciudad como Pekin, con un grave problema de contaminación de aire, las máscaras para protegerse ya son un objeto de uso cotidiano para millones de personas.

Datos sobre la contaminación de China indican que según el PM2,5 -la medida sobre partículas contaminantes- la polución puede llegar a los 85,9 microgramos por metro cúbico cuando el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud es de 25. (Lea también ¿Quién hizo mi ropa: La revolución contra la industria de la moda?)


Imagen: AFP.

Con esta idea en mente, varias marcas le apuestan a crear máscaras que además de proteger los pulmones, también se vean bien y puedan ser accesorios con estilo.


Imagen: Vogmask.

Vogmask, de Estados Unidos, es una de ellas. Sus productos vienen con varios motivos y estampados y cuestan entre 25 y 30 dólares.

Durante los momentos de alerta por los altos niveles de contaminación en la capital china, sus ventas se disparan.  El año pasado vendieron cerca de 200 mil unidades, según declaró Mike Baerden, director de la compañía, a elmundo.es.

En 2014, esta marca estuvo en la Semana de la Moda de Hong Kong, acompañando los atuendos de la diseñadora Nina Griffee.






Igualmente, la marca británica  Respro ofrece máscaras anticontaminación con diferentes diseños.
En 2014, sus productos estuvieron en la pasarela de Marcelo Burlon, en Milán.


Imagen: prweb.com.
No es la primera vez que un accesorio netamente utilitario se vuelve accesorio de moda. En 2013, el 'carakini', una prenda usada por varias mujeres chinas diseñada para cubrir completamente el rostro durante la exposición al sol, llamó la  atención de varios medios.

Mientras en Occidente pagamos cifras millonarias por servicios y productos para hacer que nuestra piel se vea más bronceada, en China, la piel blanca es el ideal de belleza, lo que explicaría esta tendencia que muchos consideraron extraña.



En 2014, la publicación CR Fashion Book usó este accesorio para un editorial de moda. Las modelos usan vestidos de baño de diseñadores como Alexander Wang o Armani. "Esta historia representa un opuesto al ideal de belleza", afirmaba el editorial.


Imagen: CR Fashion Book.

La idea parece loca y futurista, pero también nos da cuenta de un dañado futuro para el medioambiente. La contaminación y la locura climática del mundo tiene su razón de ser en varios aspectos industriales y la moda no se escapa de dejarle una huella negra al planeta.

Cientos de líquidos de utilizados para dar colores a las prendas o químicas para la fabricación de telas dañan el medio ambiente y causan un impacto irreparable en los ecosistemas. (Lea también Las caras de una tragedia)

Eso para no hablar del daño social de las maquilas. La rentabilidad de las empresas parece estar creciendo poniendo el ojo en las consecuencias ambientales que todos hemos ayudado a potenciar.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.