COMENTARIOS

Exitosa y con estilo: 5 tácticas para crecer profesionalmente gracias a tu guardarropa

RevistaFucsia.com

Exitosa y con estilo: 5 tácticas para crecer profesionalmente gracias a tu guardarropa Recargarte de ropa, maquillaje, accesorios y convertirte en un maniquí multiusos andante, solo hará que llames la atención negativamente. (Foto: Thinkstock)

¿Tu ropa para triunfar en el mundo laboral? Sí es posible. La inversión en tu armario no define tu éxito en tu vida profesional: es la manera cómo la llevas puesta la que cumplirá tus objetivos. Recuerda: estar a la moda no siempre requiere comprar lo último que sale en los catálogos. Descubre cómo hacer que tu estilo propio apoye tu carrera con sencillos tips desde el clóset hasta tu oficina.

“Tu primera línea defensiva y ofensiva es tu forma de vestir”, diría una famosa oradora. El tradicional traje ejecutivo para asistir a la oficina, fue un diseño netamente masculino que con el tiempo las mujeres fuimos transformando con nuestros “toques” especiales. Cuando vamos de compras, pensamos en ropa que no solo nos guste, sino que se adapte a las reglas sociales del buen vestir en determinados espacios, como la oficina, un cóctel, un matrimonio o un evento cultural.

La ropa es una inversión, no solo monetaria sino simbólica: no es lo que llevas, es cómo lo llevas. Aprende a fusionar tu estilo propio, la etiqueta y lograr tus objetivos profesionales, según Chin-Ning Chu.

1.    Estilo y sustancia: Sutil hasta el punto de no tener forma, esa es la cuestión. Recargarte de ropa, maquillaje, accesorios y convertirte en un maniquí multiusos andante, solo hará que llames la atención negativamente. No confundas la sustancia con andar como una muñeca de trapo: es importante tener un sello personal, pero debes infundir respeto dependiendo en el ámbito en el que te muevas. Tus clientes/compañeros/ público debe saber que eres una profesional, no una amateur: el estilo es el envoltorio de un producto; la sustancia es el producto y necesitas de ambos para triunfar. Si no estás en un envoltorio atractivo-llamativo, nadie estará interesado en saber qué hay en el interior.  Cultiva un estilo agradable, recuerda que no hay mujeres feas sino mal arregladas.

2.    Cuerpo en forma:
Una mujer saludable siempre se sentirá bella tanto por dentro como por fuera. Aunque en ocasiones la exhaustiva rutina laboral nos quita tiempo hasta para comer bien, es crucial que sepamos cultivar nuestro cuerpo a través de una alimentación balanceada, ejercicio, siendo felices y dormir bien. Cada daño que le hagas a tu organismo, te pasará factura y será notoriamente visible, pequeñas cosas que con el tiempo serán más obvias y que ni las toneladas de maquillaje podrán cubrir. Ningún vestido costoso o ningún peinado espectacular luce bien en un rostro cansado o amargado. Cuando la gente percibe tu actitud positiva, es más fácil que te escuchen y sigan tus indicaciones, característica fundamental para seguir escalando en tu trabajo; y si esto va acompañado de un look que te sienta muy bien, el efecto de recordación será mayor. Bella, feliz y saludable para que todo lo que te pongas te haga lucir como una diva.

3.    Sé tu propia estilista: Muy pocas personas extremadamente calificadas son las que mejor se pueden acercar al estilo que es apropiado para ti, pero la forma idónea de hacerlo es que lo descubras tu misma. Estilo no es solo lucir radiante: es una carta de presentación de lo que eres y puedes hacer. Lo primero para  tener en cuenta es el reconocer el medio en el que trabajas. Hay sitios de trabajo en el que priman las excentricidades, la  formalidad o informalidad, la elegancia, la experimentación o la sencillez. Desde una agencia publicitaria, una boutique hasta el escritorio de una recepción mientras haces de secretaria: cada sitio tiene sus protocolos estéticos a los que hay que atenerse, pero depende de ti qué tan creativa y radiante te pongas desde tu papel. Encuentra un  estilo que encaje con tu sitio de trabajo y con tu forma de vida. La idea no es ir disfrazada al trabajo ni vivir una doble personalidad: como te sientes se vislumbra en tu look. La clave: desarrollar una visión artística propia que te dé un estilo propio. ¿Cómo? Leyendo, viendo pintas de las demás, mirando escaparates, probándote ropa, jugando con los colores y los tipos de prendas, y, sobre todo, experimentado.

4.    Vestimenta útil: Cada vez que compres ropa, sea para lo que sea, pregúntate cómo esa prenda puede ayudarte a conseguir un objetivo. Desde una pijama hasta un sastre deben tener una misión específica. Caracterízate antes de representar tu papel, tal y como lo hacen los actores: identifica qué personaje eres y qué personaje vas a representar. Esto ayuda a que los demás te vean como quieres que te vean. Un buen atuendo (que cumpla las características de los 3 primeros puntos) irradia confianza, seguridad y positivismo, ya que llevas puesto algo con lo que te sientes de esa manera.

5.    Y si es hora de transformarte: ¿Crees que tienes estilo propio pero aún no te sientes conforme con lo que ves? Es hora de una transformación. Tu principal misión es ser un icono de estilo  desde tus necesidades y desde tu misma satisfacción, nada de tratar de agradarle a los demás o caer en el exhibicionismo: llamarás la atención de la manera equivocada. Ten presente que siempre debes hacer coherencia entre personalidad y estilo. La pulcritud es primordial en cualquier vestimenta. Recurre al peluquero y hazte un corte nuevo, sin cambios extremos y como mejor te sientas. Revisa tu clóset y divide en grupos aquella ropa que más usas, la que más te gusta y la que crees que te luce mejor. Elige en una categoría aparte las prendas que cumplen esas 3 características: encontrarás estilos con los que te sientes feliz, cómoda y además luces bien. Otro secreto es accesorizarte: combinas aretes, carteras y collares con tu ropa. Un buen accesorio puede hacer la diferencia.



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.