COMENTARIOS

La minifalda, una historia de revolución

Fucsia.co

La minifalda, una historia de revolución Foto: wordpress.com

10 de julio de 1964. Un público expectante por conocer la colección primavera-verano de la diseñadora inglesa Mary Quant y, tras bambalinas, una prenda que revolucionaría el mundo de la moda a punto de salir a la luz.

"Una mujer es tan joven como su rodilla", decía Quant, y así lo demostró con la creación de la minifalda, que pronto se convirtió en un ícono femenino de sensualidad para las mujeres londinenses y, con el tiempo,  alrededor del mundo.

La prenda, originalmente de 35 centímetros de largo, fue en sus inicios objeto de controversia. Por una parte fue el símbolo de liberación sexual femenina – en plena revolución de los 60’s- pero fueron más sus contradictores, quienes intentaron prohibirla por ser considerada como provocadora para los hombres, e inmoral.

Sin embargo, el boom se extendió rápidamente a las celebridades quienes no escatimaron dinero (pues era una prenda costosa) en usarla. Twiggy – la primera supermodelo que la usó - , Bridgitte Bardot y Nancy Sinatra, esposa del famoso cantante,  se unieron a la tendencia. De hecho, en 1966, la primera dama de Estados Unidos de la época, Jacqueline Kennedy, le apostó a la revolucionaria prenda, integrada en forma de vestidos y trajes formales.

La censura a la minifalda

En 2009, la estudiante de turismo Geysi Villa Nova Arruda fue expulsada de una universidad de Sao Paulo por usar minifaldas más cortas de lo común, pues sugerían una actitud provocadora.

Más tarde, en México (2011), Evelio Plata Insunza, regidor de la localidad de Navolato aseguró que ante el incremento de embarazos prematuros, el mejor método anticonceptivo era alargarla o en última instancia prohibir  las minifaldas. “Nosotros como gobierno debemos tomar medidas de este tipo y evitar que se sigan perdiendo los valores, principalmente entre los jóvenes”, dijo al diario El Mundo.

En Indonesia, en 2012, otras polémicas declaraciones fueron objeto de críticas en el Parlamento de ese país. Marzuki Ale, presidente del Parlamento, informó que prohibiría a las diputadas usar “ropa inadecuada” en las sesiones legislativas, argumentando que quienes lo hacían “excitaban a los hombres”.

Y en Colombia, el uso de la prenda también se ha convertido en objeto de escándalos sexuales, como el que sucedió en Andrés Carne de Res, un reconocido restaurante y bar  de Bogotá, en donde una joven aseguró haber sido violada, a lo que su dueño Andrés Jaramillo respondió:  "Una niña que llega (al establecimiento) con un sobretodo y debajo una minifalda, ¿a qué está jugando?, y después para exculpar pecados diga que la violaron".

Y entre contradictores y personas a favor, la minifalda lleva 50 años de existencia y aún sigue causando polémica, todo bajo la premisa de que es provocadora para los hombres.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.