COMENTARIOS

Macondo sobre la piel

Fucsia.co

Macondo sobre la piel Macondo sobre la piel

La moda se inspiró en el universo imaginario de Gabriel García Márquez para crear telas, en todo sentido macondianas. Estampados cuya fuente principal es el delirio de la tierra literaria que nos dejó el Nobel y que quedaron recreadas en un fashion film.

Gabriel García Márquez, nuestro eterno Gabo, creó para el mundo entero un universo paralelo, exquisito, profundo y excitante. Un universo que decidió bautizar como Macondo, en el que la soledad puede sobrevivir cien años, el agobio es imperturbable y el amor se combina con la muerte en un juego eterno. (Lea también #GaboVive, sus 20 frases célebres)

El realismo mágico de Macondo ha saltado de la literatura al cine, a la crítica, a la fotografía y hoy a la moda, que tradujo la creación da Gabo en telas macondianas que plasman calles, casas, patios, pisos, balcones, olores, colores de  ese lugar imaginario fundado por Úrsula Iguarán.


Foto: estampado. Cortesía de Lafayette

Por eso, Lafayette y Olga Piedrahita presentaron el 22 de abril de 2015 en el teatro Odeón de Bogotá, una puesta en escena sin precedentes en donde la moda conversó con la literatura y las telas crearon universos fantásticos que parecían verdaderos. Allí mismo se realizó la presentación de un fashion film, a través del que la marca quiso darle una historia a sus telas y a los diseños.

Cerca 800 metros de tela impecablemente estampada recubrieron el teatro para crear realidades nuevas y hacer, a través de la magia de la impresión digital, que paisajes lejanos, terrenos olvidados, personajes perdidos de ese mundo macondiano, cobraran vida. Las telas se volvieron narradoras calladas.

Lejos de replicar la idea conocida de las mariposas amarillas, Danielle Lafaurie, hija de Olga Piedrahita y pieza fundamental de su equipo creativo, se entregó a la tarea de colectar imágenes, fotografiar instantes extraños para luego sacar de ese amplio trabajo de campo inspiraciones para sus texturas que reinventaran el tan contado mundo de Gabo.

Así, sobre las telas, se posaron esas baldosas llenas de arabescos propias de las casas del Caribe. Las María Mulatas, esos pájaros negros que parecen haberle perdido todo miedo al hombre, se volvieron un patrón y protagonizaron faldas amplias con gallinas y flores.


Foto: Cortesía de Lafayette

Su técnica de estampación digital, un proceso en el que la tela se concibe como una enorme hoja blanca sobre la que se imprime cualquier diseño, ha sido clave para conseguir reflejar a Macondo.

Hemos logrado unas técnicas especiales de estampación digital que nos permiten tener una riqueza en los dibujos realmente impresionantes. Para los clientes, el poder lograr dibujos sin limitaciones en colores que pueden ser de 40 colores o hasta fotográficos, que impriman un sello único y absolutamente exclusivo a cada cliente que quiere promover su marca con un rasgo distintivo, nos parece realmente emocionante”, explica Roy Azout, Gerente Corporativo de Lafayette.

La experiencia está resumida en un bello fashion film, dirigido por Juan Ruy Castaño, que Fucsia comparte con sus lectores. (Vea aquí el Fashion Film).

"Con las escenografías logradas para una de nuestras piezas icónicas exclusivas para nuestros clientes: el calendario, sentimos que no se podía quedar tanta belleza estática y buscamos la forma de dinamizar la riqueza de la estampación digital. Es así como de manera artística y magistral, el fashion film se convirtió en la verbalización de la palabra, en un diálogo de emociones y en espacios que hablan por sí mismos”, afirmó Azout.

Aquí, algunas de los lienzos de la colección:



Foto: Cortesía de Lafayette


Foto: Cortesía de Lafayette



Foto: Cortesía de Lafayette


Foto: Cortesía de Lafayette


Foto: Cortesía de Lafayette

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.