COMENTARIOS

10 errores a la hora de definir tu estilo

1 / 11
©Ingimage.
2 / 11
1. No tener claridad sobre el estilo propio. Identifica tu enfoque y no salgas disfrazada a la calle. Antes de tomar una decisión de lo que llevarás puesto, pregúntate, cuál es tu estilo personal y qué es lo que quieres reflejarle al mundo. Elige tus favoritos y adáptalos a las tendencias, nunca al revés. ©Ingimage.
3 / 11
2. Ser víctima de las tendencias. Si está de moda llevar falda plisada en verde menta y tú no te ves bien con una falda larga de ese color, ¿por qué lo vas a usar? Lo que está de moda no le queda bien a todos. Recuerda las sabias palabras de Yves Saint Laurent al respecto: "¿No es elegancia olvidar lo que uno lleva puesto?". ©Ingimage.
4 / 11
3. Desconocer la propia talla. El peor error en el que puedes caer es comprar ropa con el imaginario de lo que quieres llegar a ser. Puedes caer en dos errores: comprar ropa con una talla más grande para evitar que se vean esos kilos de más o comprar una talla más pequeña porque crees que te ves más delgada, o esperas estarlo en las próximas semanas. No te asfixies con licras apretadas que venden en muchas revistas de catálogo, y no creas que comodidad es equivalente a una talla incorrecta. ©Ingimage.
5 / 11
4.No pensar en la silueta y no tener en cuenta la edad. Hablaremos de casos concretos como shorts y minifaldas. Si tienes más de 40 años, deben estar vetados en tu ropero, así tengas la figura de una mujer de 20 años. No existen excepciones. Nina García, especialista en moda, afirma que aunque las reglas han cambiado, las mujeres deben conocer su figura y pueden concluir cuáles de esas siluetas encajan. ©Ingimage.
6 / 11
5. Creer que las mujeres bajas deben llevar tacones altos. Hay prendas que pueden estilizar a las mujeres sin necesidad de llevar tacones altos. Recuerda que la comodidad prima a la hora de elegir unos zapatos y que una mujer con el calzado incorrecto nunca podrá conquistar el mundo. ©Ingimage.
7 / 11
6. Comprar compulsivamente. Acostúmbrate a tener una visión de la prenda en conjunto con lo que tienes en tu armario. Fíjate con qué prendas lo puedes combinar, si es perfecta y si lo necesitas (sabemos que a esta última pregunta siempre dirás que sí). ©Ingimage.
8 / 11
7. Usar jeans sin bolsillos y extremadamente apretados. Sí, teníamos que decirlo porque no aguantamos más; estos pantalones dejan mucho que desear de la mujer que los lleva puestos. Es un mito creer que esta prenda levanta la cola, así que, reflexiona porque se ven fatales y en tu próxima compra no temas pedir un clásico jean de cintura alta y, por favor, con bolsillos. ©Ingimage.
9 / 11
8. Creer que los leggings son pantalones para ir a trabajar. Aunque puedes utilízalos con vestidos cortos o blusas largas, porque de lo contrario podrías verte muy mal. Esta es una prenda muy difícil de combinar y trata de no llevarla con tacones si estas pasadita de kilos. ©Ingimage.
10 / 11
9.Creer que entre más grande llevas la marca mejor vestida estás. Muchos logotipos de marca de pies a cabeza te convertirán en un anuncio de publicidad en lugar de una mujer bien vestida. ©Ingimage.
11 / 11
10. No fijarse en los accesorios. Los pequeños detalles son los mensajes que le dirán al mundo que te tomaste unos minutos frente al espejo antes de salir de tu casa. La clave para hacerlo bien es que sea personal y que siempre tengas presente que, menos es más y que no es necesario que los accesorios hagan juego, pero sí que dialoguen entre ellos, no más aretes de perlas con collar de perlas. Diviértete y juega con texturas, materiales y colores. ©Ingimage.
©Ingimage.
1. No tener claridad sobre el estilo propio. Identifica tu enfoque y no salgas disfrazada a la calle. Antes de tomar una decisión de lo que llevarás puesto, pregúntate, cuál es tu estilo personal y qué es lo que quieres reflejarle al mundo. Elige tus favoritos y adáptalos a las tendencias, nunca al revés. ©Ingimage.
2. Ser víctima de las tendencias. Si está de moda llevar falda plisada en verde menta y tú no te ves bien con una falda larga de ese color, ¿por qué lo vas a usar? Lo que está de moda no le queda bien a todos. Recuerda las sabias palabras de Yves Saint Laurent al respecto: "¿No es elegancia olvidar lo que uno lleva puesto?". ©Ingimage.
 3. Desconocer la propia talla. El peor error en el que puedes caer es comprar ropa con el imaginario de lo que quieres llegar a ser. Puedes caer en dos errores: comprar ropa con una talla más grande para evitar que se vean esos kilos de más o comprar una talla más pequeña porque crees que te ves más delgada, o esperas estarlo en las próximas semanas. No te asfixies con licras apretadas que venden en muchas revistas de catálogo, y no creas que comodidad es equivalente a una talla incorrecta. ©Ingimage.
 4.No pensar en la silueta y no tener en cuenta la edad. Hablaremos de casos concretos como shorts y minifaldas. Si tienes más de 40 años, deben estar vetados en tu ropero, así tengas la figura de una mujer de 20 años. No existen excepciones. Nina García, especialista en moda, afirma que aunque las  reglas han cambiado, las mujeres deben conocer su figura y pueden concluir cuáles de esas siluetas encajan. ©Ingimage.
5. Creer que las mujeres bajas deben llevar tacones altos. Hay prendas que pueden estilizar a las mujeres sin necesidad  de llevar tacones altos. Recuerda que la comodidad prima a la hora de elegir unos zapatos y que una mujer con el calzado incorrecto nunca podrá conquistar el mundo. ©Ingimage.
6. Comprar compulsivamente. Acostúmbrate a tener una visión de la prenda en conjunto con lo que tienes en tu armario. Fíjate con qué prendas lo puedes combinar, si es perfecta y si lo necesitas (sabemos que a esta última pregunta siempre dirás que sí). ©Ingimage.
7. Usar jeans sin bolsillos y extremadamente apretados. Sí, teníamos que decirlo porque no aguantamos más; estos pantalones dejan mucho que desear de la mujer que los lleva puestos. Es un mito creer que esta prenda levanta la cola, así que, reflexiona porque se ven fatales y en tu próxima compra no temas pedir un clásico jean de cintura alta y, por favor, con bolsillos. ©Ingimage.
 8. Creer que los leggings son pantalones para ir a trabajar. Aunque puedes utilízalos con vestidos cortos o blusas largas, porque de lo contrario podrías verte muy  mal. Esta es una prenda muy difícil de combinar y trata de no llevarla con tacones  si estas pasadita de kilos. ©Ingimage.
9.Creer que entre más grande llevas la marca mejor vestida estás. Muchos logotipos de marca de pies a cabeza te convertirán en un anuncio de publicidad en lugar de una mujer bien vestida. ©Ingimage.
10. No fijarse en los accesorios. Los pequeños detalles son los mensajes que le dirán al mundo que te tomaste unos minutos frente al espejo antes de salir de tu casa. La clave para hacerlo bien es que sea personal y que siempre tengas presente que, menos es más y que no es necesario que los accesorios hagan juego, pero sí que dialoguen entre ellos, no más aretes de perlas con collar de perlas. Diviértete y juega con texturas, materiales y colores. ©Ingimage.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.