COMENTARIOS

Renueva el armario para ir a la oficina

Fucsia.co

1 / 16
©Burberry
2 / 16
©Narciso Rodriguez. La chaqueta es quizá la parte más importante del traje. Una perfecta elección te permitirá realzar y estilizar tu figura. Si ya tienes una de buena calidad, cuídala, pues tienes un tesoro, ya que no solo podrás utilizarla para el día a día de oficina, sino que con un pantalón en denim y una camisa blanca podrás crear un 'look' más informal para los viernes. Apuesta por una elección en negro o azul oscuro. Nunca falla.
3 / 16
©Domenico Vacca. Puedes buscar una tela con una raya algo más oscura para darle un toque atemporal y así no parecer uniformada con tus compañeras. Una de las claves de saber si es la chaqueta indicada es fijarte en la espalda: la chaqueta tiene que marcarla y encuadrarla perfectamente, sin asfixiarte. Para ello, el hombro debe estar en su sitio; es decir, justo donde se une el hueso de la clavícula con el húmero, y el entallado estar muy cuidado. Recuerda que no es un corsé. Eso sí, procura que después puedas moverte dentro de ella y no te quedes en posición secretaria 'playmobil' de por vida.
4 / 16
©Trussardi moc. Una mujer práctica sabe que el corte clásico es el perfecto aliado para un traje, y también el más seguro. Un acierto en cualquier ocasión.
5 / 16
©. Una vez terminada la misión de elegir el traje y la camisa perfectos, debemos abordar otro tema igualmente importante: los complementos. Puede que hayas escogido a la perfección la base de tu 'look', siguiendo nuestros pasos, pero si no la rematas adecuadamente puede que todos los cuidados que has tomado anteriormente no sirvan para nada. Sé muy minimalista y equilibrada. Si llevas un collar pesado, opta por aretes y pulseras delicadas; este es un buen inicio para que te animes a incorporar nuevos accesorios.
6 / 16
©Alexander Berardi. Preferimos los tacones cerrados y no tan altos. Nunca llegues en sandalias, zapatos abiertos, zapatos deportivos o baletas. Vas a trabajar no a un 'brunch' con tus amigas.
7 / 16
©Bibhu Mohapatra. El largo de la falda correcto es a la altura de la rodilla, como mínimo. Siempre debe usarse con medias veladas muy parecidas al color de tu piel. No son los años 70, la minifalda no es para la oficina y menos con leggins por debajo, así tengas una figura esbelta.
8 / 16
©Aigner. En el caso de los pantalones, recuerda, que no son medias veladas; por ende, debes evitar llevarlos demasiado ajustados, pues se ven vulgares. Con curvas o sin ellas, nos tocó resaltar nuestros encantos de otras maneras a la hora de ir a trabajar.
9 / 16
©Michael Kors. En cuanto a las camisas y blusas, nunca lleves escotes pronunciados y telas brillantes con demasiadas aplicaciones. Ni hablar de los tirantes, 'strapless' y “tops”. Resérvalos para el gimnasio, ir a comer helado o visitar a tus padres el domingo.
10 / 16
©Chloe bty. Siempre debes llevar el cabello limpio y, si el 'blower' ya no te aguanta una gota más enfrenta tu día crespa. ¡Ojo! resulta de mal gusto que llegues con el pelo húmedo y nunca lo recojas con caimanes de colores. Presta atención a las raíces del pelo, pues no llevas mechas californianas y no uses colores escandalosos.
11 / 16
©Elie Saab. Las manos son la principal herramienta de trabajo. Debes mantenerlas siempre arregladas. El largo de las uñas debe ser discreto. No las decores con jardines y no dejes que el esmalte luzca malogrado.
12 / 16
©Malan Breton. El maquillaje debe ser discreto y acorde con tu tipo de piel. Las bases pálidas lucen demasiado artificiales. Las sombras muy fuertes no reflejan seriedad. En materia de labios prefiere los 'nude' con brillo, como si no llevaras nada de producto en ellos.
13 / 16
©Michael Kors. Se consciente del lugar donde trabajas. ¿Eres diseñadora gráfica, abogada o trabajas en el mundo de las finanzas? Recuerda que ser creativa no quiere decir que te esté permitido ser un catálogo de color andante. Revisa qué está permitido y qué no, y de ahí reforma tu armario profesional. Aquí una buena elección de Michael Kors.
14 / 16
©J C Obando. No te conviertas en una mala copia del pasado. Sí, sabemos que el 'look' de “Mad Men” es muy 'chic', pero para los años 60. Utilízalo como inspiración y evoca su estilo con toques contemporáneos, pero niégate a llevarlo completamente fiel a la época.
15 / 16
©Aquilano Rimondi. ¿Heredaste un sastre que perteneció a tu abuela, es hermoso y estás pensando en usarlo tal cual? ¡No lo hagas! Nunca lleves prendas desgastadas, rotas y viejas. Si es un tesoro heredado, rescátalo y llévalo con una onda moderna y, si ya no tiene remedio, desinféctalo, guárdalo y déjalo en una cajita linda en tu armario.
16 / 16
©Narciso Rodríguez. El 'look' en capas es fundamental. 'Cardigans' oscuros sobre camisas contrastantes en color claro, ¡perfectas para cualquier ocasión! ¿Qué quieres lograr con tu imagen? Pregúntate esto cada mañana antes de salir de casa y analiza cómo podrías definir tu estilo, para diferenciarte en el mundo profesional.
©Burberry
©Narciso Rodriguez. La chaqueta es quizá la parte más importante del traje. Una perfecta elección te permitirá realzar y estilizar tu figura. Si ya tienes una de buena calidad, cuídala, pues  tienes un tesoro, ya que no solo podrás utilizarla para el día a día de oficina, sino que con un pantalón en denim y una camisa blanca podrás crear un 'look' más informal para los viernes. Apuesta por una elección en negro o azul oscuro. Nunca falla.
©Domenico Vacca. Puedes buscar una tela con una raya algo más oscura para darle un toque atemporal y así no parecer uniformada con tus compañeras. Una de las claves de saber si es la chaqueta indicada es fijarte en la espalda: la chaqueta tiene que marcarla y encuadrarla perfectamente, sin asfixiarte. Para ello, el hombro debe estar en su sitio; es decir, justo donde se une el hueso de la clavícula con el húmero, y el entallado estar muy cuidado. Recuerda que no es un corsé. Eso sí, procura que después puedas moverte dentro de ella y no te quedes en posición secretaria 'playmobil' de por vida.
 ©Trussardi moc. Una mujer práctica sabe que el corte clásico es el perfecto aliado para un traje, y también el más seguro. Un acierto en cualquier ocasión.
©. Una vez terminada la misión de elegir el traje y la camisa perfectos, debemos abordar otro tema igualmente importante: los complementos. Puede que hayas escogido a la perfección la base de tu 'look', siguiendo nuestros pasos, pero si no la rematas adecuadamente puede que todos los cuidados que has tomado anteriormente no sirvan para nada. Sé muy minimalista y equilibrada. Si llevas un collar pesado, opta por aretes y pulseras delicadas; este es un buen inicio para que te animes a  incorporar nuevos accesorios.
©Alexander Berardi. Preferimos los tacones cerrados y no tan altos. Nunca llegues en sandalias, zapatos abiertos, zapatos deportivos o baletas. Vas a trabajar no a un 'brunch' con tus amigas.
©Bibhu Mohapatra. El largo de la falda correcto es a la altura de la rodilla, como mínimo. Siempre debe usarse con medias veladas muy parecidas al color de tu piel.  No son los años 70, la minifalda no es para la oficina y menos con leggins por debajo, así  tengas una figura esbelta.
©Aigner. En el caso de los pantalones, recuerda, que no son medias veladas; por ende, debes evitar llevarlos demasiado ajustados, pues se ven vulgares.  Con curvas o sin ellas, nos tocó resaltar nuestros encantos de otras maneras a la hora de ir a trabajar.
©Michael Kors. En cuanto a las camisas y blusas, nunca lleves escotes pronunciados y telas brillantes con demasiadas aplicaciones. Ni hablar de los tirantes, 'strapless' y “tops”. Resérvalos para el gimnasio, ir a comer helado o visitar a tus padres el domingo.
©Chloe bty. Siempre debes llevar el cabello limpio y, si el  'blower' ya no te aguanta una gota más enfrenta tu día crespa. ¡Ojo! resulta de mal gusto que llegues con el pelo húmedo y nunca lo recojas con caimanes de colores. Presta atención a las raíces del pelo, pues no llevas mechas californianas y no uses colores escandalosos.
©Elie Saab. Las manos son la principal herramienta de trabajo. Debes mantenerlas siempre arregladas. El largo de las uñas debe ser discreto. No las decores con jardines y no dejes que el esmalte luzca malogrado.
©Malan Breton. El maquillaje debe ser discreto y acorde con tu tipo de piel. Las bases pálidas lucen demasiado artificiales. Las sombras muy fuertes no reflejan seriedad. En materia de labios prefiere los 'nude' con brillo, como si no llevaras nada de producto en ellos.
©Michael Kors. Se consciente del lugar donde trabajas. ¿Eres diseñadora gráfica, abogada o trabajas en el mundo de las finanzas? Recuerda que ser creativa no quiere decir que te esté permitido ser un catálogo de color andante. Revisa qué está permitido y qué no, y de ahí reforma tu armario profesional. Aquí una buena elección de Michael Kors.
©J C Obando. No te conviertas en una mala copia del pasado. Sí, sabemos que el 'look' de “Mad Men” es muy 'chic', pero para los años 60. Utilízalo como inspiración y evoca su estilo con toques contemporáneos, pero niégate a llevarlo completamente fiel a la época.
©Aquilano Rimondi. ¿Heredaste un sastre que perteneció a tu abuela, es hermoso y estás pensando en usarlo tal cual? ¡No lo hagas! Nunca lleves prendas desgastadas, rotas y viejas. Si es un tesoro heredado, rescátalo y llévalo con una onda moderna y, si ya no tiene remedio, desinféctalo, guárdalo y déjalo en una cajita linda en tu armario.
©Narciso Rodríguez. El 'look' en capas es fundamental. 'Cardigans' oscuros sobre camisas contrastantes en color claro, ¡perfectas para cualquier ocasión! ¿Qué quieres lograr con tu imagen? Pregúntate esto cada mañana antes de salir de casa y analiza cómo podrías definir tu estilo, para diferenciarte en el mundo profesional.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.