COMENTARIOS

;

Los niños, ¿los únicos que cuestionan la publicidad de la moda?

Mucho se ha dicho sobre cómo la moda muestra a una mujer irreal, lejana e inexistente. Este experimento demuestra como los niños son capaces de cuestionar esos equivocados roles de género que, en muchas ocasiones, pasa desapercibido para los adultos.



Cada temporada, las firmas más importantes de la moda publicitan sus adelantos a través de millonarias campañas publicitarias.

Este bombardeo mediático por parte de las marcas, que se repite con cada cambio estacionario, suscita que los consumidores normalicen en muchos casos el contenido de las mismas. Y con ello, se reduce el pensamiento crítico sobre la pertinencia de los mensajes que difunden y de cómo actúan a favor del mantenimiento de ciertos estereotipos ligados al género.

Pero ¿qué ocurriría si se le pide a un grupo de niños que describa esos comerciales tan naturalizados?

Eso es lo que ha revelado la española Yolanda Domínguez en un experimento en el que ha pedido a varios pequeños, todos ellos de ocho años, que describan qué ven en las imágenes promocionales de algunas de las firmas más importantes de la industria, como Balenciaga o Balmain.

¿El resultado? muy revelador. Mientras los niños ven a héroes y trabajadores felices y exitosos en las campañas protagonizadas por hombres, en las que sólo hay mujeres, las frases que más se repiten son los de "están tristes"; "tienen hambre" o "están enfermas".

"El resultado deja en evidencia la violencia implícita y la desigualdad en el tratamiento de hombres y mujeres que existe en las editoriales de moda. Un documento que plantea muchas cuestiones sobre los mensajes encubiertos que genera el mundo de la moda", asegura la autora del vídeo en su página web oficial.

El debate sobre el papel que juega la moda para perpetuar determinados roles machistas o que apelan a la vulnerabilidad de la mujer dentro de la sociedad no es algo inédito.

Hace un año, la revista Interview encendía la polémica con una editorial que retrataba a mujeres inconscientes en el suelo. Antes de eso, el fotógrafo indio Raj Shetje realizó una sesión de fotografías con la que parecía evocar el caso de Nirbhaya, la joven de la India brutalmente violada y torturada por varios hombres en 2012 dentro de un autobús que recorría Nueva Delhi. Lee 'La violencia en la India no se detiene'