COMENTARIOS

Detrás de bastidores CHANEL Haute Couture 2013

El canto de los pájaros en un bosque ha sido el escenario de bienvenida a la presentación de la colección Alta Costura Primavera-Verano 2013 de CHANEL. RevistaFucsia.com te muestra lo que pasa detrás de todo el glamour y delicadeza de esta sublime experiencia.



A través de una exuberante vegetación, criaturas llenas de gracia, que se alternan entre flores románticas y mortales, vagan como un soplo de aire fresco sobre la arena blanca. Sus caras están medio ocultas por pedazos de hojas de gasa y plumas y sus piernas están envueltas en botas hasta el muslo, hechas a mano de encaje.

Los vestidos y trajes sutilmente acampanados, que apenas tocan las altas cinturas, desfilan con indiferencia. En ligeros tweeds, tejidos con cintas, encajes y tul de organza, los abiertos escotes enmarcan los hombros; como el genio Karl Lagerfeld explicó, son los "hombros enmarcados.”
Junto al negro y azul marino, el blanco, beige, dorado y rosa empolvado infunden el tweed, las gasas, las organzas y los tules etéreos con su luminosidad suave, mientras que la pigmentación intensa del reluciente color negro, radiante rosa y verde vibrante saturan completamente los vestidos bordados con lentejuelas brillantes, dibujando grandes cuadros florales con la ilusión de ser una impresión.

A través de este paisaje delicado pasan las princesas de bosques llevando vestiditos de cóctel estructurados con pliegues de organza iridiscentes, ajustados vestidos con volantes hechos a mano en punto smock, los hombros siempre enmarcados, y capas con cuellos caídos.

La selección de tejidos sólo puede impresionar: vestidos en neopreno blanco con velos de encaje guipur negro; vestidos ligeramente translúcidos hechos enteramente de encaje Calais en blanco, negro, beige o dorado; vestidos, boleros y pantalones en satén blanco de seda bordados con encaje negro.

Poco a poco las “flower-girls” ultra-modernas se transforman: oscurecen en sus vestidos de tul y gasa puff pintados a mano resemblando a corolas invertidas mientras sus mangas explotan con bouquets multicolores bordados. Vestidos cortos con largos volantes están adornados con hojas, pétalos y plumas en gasa color rosa y verdeceladón, cada una cortada de forma individual. Bellezas, cada vez más perniciosas, con sus ojos “smoky”, dan un paso adelante con vestidos negros líquidos empapados de lentejuelas brillantes y "bordados impresos" con margaritas, anémonas y ranúnculos ... su fluidez nerviosa nunca interfiere en el enfoque.

Capas de tul, gasa y diáfanas plumas, amplían una vez más la belleza de la naturaleza nebulosa, sublimada por Karl Lagerfeld.