COMENTARIOS

Louis Vuitton reivindica el cigarrillo de Kate Moss como parte del desfile

Louis Vuitton reivindica el cigarrillo de Kate Moss como parte del desfile Kate Moss, foto: EFE
El polémico cigarrillo que Kate Moss fumó ayer durante el desfile de Louis Vuitton en París, fue una licencia programada por la casa de moda, que pretendía complementar sobre la pasarela la teatralidad del tema de "femme fatale" que inspiró la colección de Marc Jacobs. "Estaba programado, y no fue una provocación", señaló a Efe un portavoz de Louis Vuitton que aseguró que "todo el mundo comprendió que formaba parte de la puesta en escena" de la colección de la firma de marroquinería.

En shorts ajustados, con guantes de piel, botas de cocodrilo, body abotonado con mangas flotantes y diadema con diamantes, el retorno a las pasarelas de Moss, a los 37 años y tras sus sonados escándalos por consumo de cocaína, no dejó indiferente a nadie. Ni por el "comeback" de la ex diva a las pasarelas de París diez años después, ni por la narración de Jacobs, que sedujo en el corazón de la Ciudad de la Luz con una propuesta que bebe de la pornografía de los años cuarenta del pasado siglo para recrear un universo lascivo con una mujer descarada e imponente como protagonista.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.