COMENTARIOS

Matrimonios de alma Antonina Canal.

Opciones para los que quieren celebrar otro tipo de ceremonias.

Desde hace seis años me he encontrado con parejas que están buscando una opción diferente a la religiosa para casarse, o que están en segundas nupcias y quieren otro tipo de ritual. Pensando en ofrecerles un momento especial, me dediqué a estudiar los ritos orientales y desarrollé una ceremonia basada en mis conocimientos de aura-soma, una terapia que busca descubrir el potencial interior a través de los colores y la numerología.

La ceremonia que creé consiste ante todo en un contrato de almas, así que primero veo a cada novio por separado para sanarlo y limpiarlo emocional, mental, espiritual y materialmente. Luego hago una consulta con los dos y a través de sus fechas de nacimiento y la elección de color que tengan en aura-soma, alineo sus colores de alma y definimos los colores del matrimonio desde un plano espiritual y consciente.

El color del vestido de la novia y el novio, las mesas, los manteles, los arreglos de flores, etc., se establecen según el contrato de alma y la misión de vida juntos. Así, toda la ceremonia y la celebración tienen un propósito en conjunto y una intención. En la consulta se define además si el matrimonio debe ser cerca al agua o en tierra, montaña o mar, según lo que esté dado por su elemento más fuerte y armónico.

Es importante que los padrinos pasen también por aura-soma, ya que no son una figura decorativa, sino que por el contrario son los guardianes incondicionales del amor y tienen un papel específico durante la ceremonia. Igualmente, los padres tienen una misión muy especial como ancestros a los cuales hay que honrar.

El altar es un número ocho en pétalos de rosa en todas sus gamas, ya que este es el color del chakra corazón, y el rojo, de la vida, la fuerza, la fertilidad y la pasión. El ocho significa ‘perfecto equilibrio de los opuestos’: lo yang masculino, fuerte, racional, proveedor, y lo ying, lo femenino, receptivo, amoroso, dulce, intuitivo, sensorial y sensual.

 Cada novio debe recorrer su círculo haciendo énfasis en lo que significa el espacio de cada uno y el respeto y admiración siempre de la diferencia. Los novios se encuentran en el centro del ocho y allí hacen sus compromisos en público y sus votos de amor.

Los invitados deben entrar a la ceremonia por un túnel de tres metros de hierbas aromáticas para que purifiquen su energía e ingresen en un espacio sagrado de amor y en una vibración más elevada, donde se celebra la unión de dos seres desde su alma. La música también se define en la consulta según la vibración que se quiera crear: clásica, africana, harpa o violín.

Este ritual no es más que una opción para aquellos que quieren hacer de sus votos de amor un momento sentido y diferente.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.