COMENTARIOS

Bella antes de decir ¡sí, acepto!

Nohra Maldonado

Bella antes de decir ¡sí, acepto! Foto: Ingimage

El día anterior a la boda es quizás tan importante como la fecha misma del matrimonio, cosmética para tu último día de soltería.

En forma
Si has hecho una dieta severa para que tu hermoso vestido se ajuste a la perfección, seguro el gran día estarás tan ansiosa que tu apetito se duplicará y la acidez se apoderará de ti. Así que llegar con el estómago vacío a la fiesta no es buena idea. El día anterior debes comer saludablemente, consumir verduras y proteínas (varias veces, en pequeñas porciones) y beber mucha agua. Evita las gaseosas que te inflarán y el café que te pondrá aún más ansiosa. El día de la boda, desayuna bien, puedes evitar las harinas para sentirte menos culpable. En cuanto al ejercicio, si vienes realizando una rutina intensa, bájale el ritmo un par de días antes, así evitarás lastimarte o amanecer adolorida.

Piel

Experimentar tratamientos milagrosos el día anterior a la boda no es lo más aconsejable. Una semana antes puedes realizar rutinas exfoliantes y mascarillas faciales de limpieza, así la piel tendrá un tiempo prudencial para recuperarse y eliminar las irritaciones o el enrojecimiento, en caso de que eso suceda. Tampoco es recomendable acudir a cámaras bronceadoras, aplicarte botox o realizar algún procedimiento invasivo. El día previo al enlace recurre a tu tratamiento habitual, usando una crema humectante y una nutritiva; para finalizar, desmaquíllate muy bien en la noche.

Cabello

Expertos en cuidado capilar recomiendan no lavar el cabello el día de la boda (a menos que sea muy graso y lo requiera), ya que así tendrá mucha más textura y podrá soportar mejor el peinado que has planeado. Cuando lo laves el día anterior, no apliques ningún producto o fijador, de esta manera lo mantendrás lo más natural posible para tu cita con el peluquero.

Manos y pies

Tus manos sin duda serán protagonistas, pues pronto lucirán el anillo de matrimonio. El día previo realiza la manicura y la pedicura, así tendrás tiempo para fijarte en los detalles y no estarás nerviosa o con prisa.

Día de spa
En pocas horas tu vida cambiará, entonces ¿Por qué no sumergirte en un spa durante todo el día y olvidarte de lo que ocurre afuera? Déjate consentir y relájate. Allí podrás comer sano, ir a tu ritmo, someterte a masajes relajantes y realizarte tratamientos no invasivos.

Y… ¡a dormir!
Seguro la noche anterior estarás convertida en un mar de nervios y el trasnocho generará prominentes ojeras y evidenciará una piel cansada, que no le sientan bien a ninguna novia. En el mercado encontrarás varios productos naturales relajantes que pueden ayudarte a conciliar el sueño. Un baño de tina con burbujas y esencia de camomila o lavanda te funcionará muy bien.


ESTO
es lo que debes hacer un mes antes de tu boda.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.