COMENTARIOS

Boda: los cinco errores comunes

Boda: los cinco errores comunes Boda: los cinco errores comunes

No permitas que el día de tu boda se convierta en un desastre.Te contamos los aspectos que debes tener en cuenta para no caer en las típicas equivocaciones.

Si existiera un manual perfecto que explicara cómo planear una boda y de qué manera hacerle frente a los cientos de inconvenientes que surgen, entonces seguramente no serían necesarias las asesorías de las compañías expertas en organizar matrimonios. Pero como tú no posees esa ‘biblia’ y como es posible que tu presupuesto no te dé para contratar los servicios de una de estas empresas, lo mejor entonces es aprender a organizarte y sacarle el máximo provecho a tus recursos.

Para que lo logres sin perder la cabeza debes evitar cometer cualquiera de estos cinco errores:

1.No establecer un presupuesto: toda mujer sueña con una boda espectacular llena de detalles muy cuidados y buen gusto. Sin embargo antes de darle rienda suelta a tu imaginación y gastar a manos llenas te recomendamos determinar la cantidad de dinero con la que cuentas para llevar a cabo la boda. Ten en cuenta que no sólo se trata de la fiesta, también de los trámites legales, los gastos extemporáneos, la luna de miel y lo que necesitas para ella, etc.

Una buena idea es que te sientes con tu pareja y hablen del presupuesto, reúnan los recursos de ambos, determinen qué quieren y qué realmente necesitan y por último, cuál es ese lujo en el que no quieren dejar de invertir. Recuerda que no es buena señal comenzar el matrimonio endeudados y llenos de problemas económicos.

2. Dejar todo para última hora: si bien es claro que no puedes dejar de trabajar para dedicarte a planear tu boda, esta no es razón para que descuides toda la planeación y termines tomando decisiones improvisadas y a última hora. No te confíes porque falta mucho para la fecha ni porque algún familiar te va a ayudar, ponte tareas semanales que te permitan cumplir con los preparativos más dispendiosos y que requieren más planeación: la reserva de la iglesia y el salón, el curso prematrimonial, la elección de los vestidos, etc.

3.Invitar sin pensar: si quieres que tu boda sea un verdadero desastre entonces invita a más personas de las que caben en el salón de recepciones. La regla dice que tus invitados no pueden sobrepasar en 10% la capacidad del lugar porque no sólo estarán incómodos sino que además puedes pasar un gran pena porque la comida no te alcance. El consejo es delimitar bien tu lista y tener muy en cuenta el presupuesto para no excederte.

4. Preferir la belleza express: hacerte tratamientos de belleza a pocos días de tu boda no es buena idea porque la piel puede reaccionar diferente y hacerte ver peor de lo que estabas. Así que evita cualquier tipo de rutina extrema –incluyendo dietas, exfoliaciones, cirugías, inyecciones, etc.- por lo menos 15 días antes de la ceremonia para prevenir efectos indeseados. Lo mejor es consultar a un experto para determinar los pasos que debes seguir para llegar a tu gran cita sencillamente espectacular.

5. Enviar sobre el tiempo las invitaciones: por más aprecio que te tengan tus invitados, ellos también tienen compromisos que cumplir. Esta es la razón por la que es tan importante que entregues las invitaciones con suficiente tiempo de anticipación (por lo menos un mes antes) para que todos los asistentes puedan planear ir a tu boda. Haciendo esta tarea con minuciosidad no sólo garantizarás que las personas que más quieres te acompañen en ese día tan especial sino que además podrás manejar mejor tu presupuesto teniendo claro quienes asisten y quienes no.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.