COMENTARIOS

Emergencias de belleza el día de la boda

Nohra Maldonado

 Emergencias de belleza el día de la boda Foto: Ingimages

Cualquier cosa puede salir mal en un día para el cual te has preparado durante meses. Soluciones sencillas para que nada arruine el día.

Aunque la mayoría de los detalles se han planificado durante mucho tiempo, los nervios, o simplemente la mala suerte, pueden hacer surgir pequeños inconvenientes que se salgan de tus manos. La mejor alternativa es estar prevenida, tener a mano un kit de emergencias y tomar las cosas con calma. Estos son algunos de los problemas a los que te podrías ver enfrentada el día de tu matrimonio, y las sencillas maneras en que puedes solucionarlos, ¡al menos temporalmente!

1. Ojos hinchados al despertar

Envuelve un par de cubos de hielo en una toalla de papel y colócalos sobre tus ojos por unos minutos. Si quieres una acción más radical, mete al congelador dos cucharitas de metal, y déjalas allí durante 20 minutos. Retíralas y colócalas sobre los párpados boca arriba, así, la parte redondeada quedará en contacto con la piel. Mantenlas allí mientras lo soportes. Prueba también con compresas de té heladas para descongestionar el tejido inflamado.

2. Un granito en tu rostro

Es sin duda, uno de los peores escenarios. Si tienes tiempo, aplica un poco de hielo, que ayudará a reducir la hinchazón y el enrojecimiento. Utiliza un producto cosmético que además de cubrirlo, le dé tratamiento y pide a tu maquillador, que con ayuda de la base y de un corrector, un tono más claro que el de tu piel, lo disimule al máximo. Los polvos compactos son una buena opción para camuflarlo.

3. Labial larga duración

Si quieres que tus labios permanezcan maquillados toda la ceremonia y la celebración, utiliza un delineador del mismo color del labial para marcar los bordes, luego rellénalos utilizando la barra de labios, aplicando el color con un pincel. Retira el exceso, aplica polvos compactos y vuelve a colocar labial. Así no se correrá.

4. Rostro brillante

Ten a mano papel de arroz, para absorber el exceso de grasa, limpia tu rostro cuantas veces lo necesites, y luego aplica nuevamente polvo compacto.

5. Ojos de mapache

Pídele a tu maquillador que aplique rímel a prueba de agua pues lo más seguro es que derrames un par de lágrimas. En todo caso, si tu pestañina se corre, utiliza un copito de algodón húmedo para retirar la mancha. Luego coloca nuevamente un poco de base a prueba de agua o corrector y polvos compactos para emparejar el maquillaje del rostro.

6. Manicura estropeada

Dentro de tu kit de emergencias deberás tener un poco de removedor y esmalte de uñas del mismo tono del que usarás en la boda. Usa un copito de algodón para retirar el resto de color de la zona dañada, luego aplica de nuevo un poco de tu esmalte. Así disimularás el daño, al menos por el momento.

7. Cabello rebelde

Lo más común en estos eventos es que la novia lleve el pelo recogido. Seguramente tu estilista se asegurará de que todo quede firme y en su lugar, pero pídele que coloque un par de ganchitos extras, así, si algo se sale de su lugar, puedes utilizarlos para acomodar todo de nuevo.

8. Manchas en tu vestido de novia

Quizás el mayor enemigo de tu vestido el día de tu boda, sean las manchas de maquillaje, ya que después de tantos besos y abrazos es difícil que no termines con algún producto cosmético embadurnando tu traje. Lo mismo puede ocurrir, aunque con menos frecuencia con el vino, ya que esta bebida es típica en la mayoría de las bodas, no será descabellado que estés en contacto con ella. Por eso, si tú o alguno de los invitados derraman sobre tu hermoso vestido un poco de vino, ¡no entres en pánico! En cualquiera de los dos casos busca una servilleta de tela y humedécela en agua mineral con gas, no frotes tratando de sacar la mancha pues se extenderá aún más, simplemente presiónala, buscando removerla. Si aún falta mucho para que se acabe la fiesta, usa un poco de tiza blanca o talcos para bebé para cubrir la mancha que no salió. Lleva el vestido a una lavandería especializada tan pronto te sea posible.

9. El vestido se descose o la cremallera se rompe

Es fundamental tener un kit de costura a mano el día de la boda. En este debe haber un hilo del mismo tono del vestido y de sus accesorios, así como aguja, alfileres y tijeras. Si algo se descose podrás solucionarlo, o al menos, en el caso de la cremallera, fijarla momentáneamente con ganchitos invisibles.

10. Medias rotas

Si ese agujero es algo mínimo, puedes colocar un poquito de esmalte transparente para detener ‘la catástrofe’, si tienes unas de repuesto, cámbialas, (lo más aconsejable es siempre llevar en tu kit de emergencias, un par extra), pero si no tienes más y el agujero es muy notorio, lo mejor es retirarlas dejando tu piel al descubierto. Eso sí, aplica una buena cantidad de crema humectante en tus piernas para darles un aspecto natural y hermoso.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.