COMENTARIOS

Primeros auxilios para la luna de miel: lo que no puede faltar en tu botiquín

RevistaFucsia.com

Primeros auxilios para la luna de miel: lo que no puede faltar en tu botiquín Una cámara de respuesto, vestidos de baño y botiquin de emergencias, nunca están de más. (Foto: Thinkstock)

Cuando la fiesta termina, sigue la mejor parte: la noche de bodas. Tu mente y energías han estado concentradas en la preparación del evento, pero quizás has olvidado algunos detalles claves para que tu luna de miel no se quede a medias. Una velada en la que la lencería sexy es apenas uno de los requisitos fundamentales.

Después de que dan las 12 en el reloj, los novios corren hacía el carro que lleva el cartel de “recién casados” y las expectativas siguen puestas en la enamorada pareja. ¿Qué sigue? Lo que viene a continuación es tu recompensa por llevar esa sortija puesta: llega la luna de miel. Que los afanes no te agarren desprevenida y que tu noche de bodas no se convierta en un desastre: ten en cuenta todos los accesorios  y repuestos de emergencias para que tus primeras 24 horas de casada sean memorables.

Pijamas nuevas y lencería jamás vista: No te enfoques en lucir espectacular exclusivamente esa velada. Si tu boda incluye unas vacaciones que se extienden como mínimo unos cuatro días, es imprescindible que tengas varios juegos de ropa interior: no sorprendas la primera noche para que el resto de días uses tus brassieres y tangas “de combate”. La clave no es comprar ropa atrevida: es usar lo que él nunca ha visto, incluso no tiene que ser costoso o muy lujoso. Dale un detalle de sofisticación a la lencería de siempre, nada incómodo o muy pomposo. Tampoco te lleves contigo la pijama de osito o con la que lo recibes cada domingo. Sencillez y elegancia en tu ropa de dormir para que te levantes bella y sorprendente durante esas dulces vacaciones de recién casada.

Aceites para masajes y sales minerales: No siempre los hoteles tienen este tipo de implementos, o simplemente disponen de aquellos que tienen para dotar todas las habitaciones. Un baño exótico con tu pareja debe estar equipado con todo.  Compra un kit de  productos especiales para la ocasión, como aceites relajantes, afrodisíacos o hasta lubricantes para las partes íntimas; estos últimos son creados especialmente para las mujeres, con olores y sabores agradables. La canela y el jazmín tienen propiedades afrodisíacas; la manzanilla y la rosa sirven para quitar el estrés. Las sales minerales las encuentras en tiendas especializadas y son perfectas para complementar un baño de burbujas al lado de una copa de champaña. En esta categoría también entran las velas aromáticas y la música favorita de la pareja.

Bebidas energizantes y aspirinas:
Esperamos que tu luna de miel no sea de una sola noche, porque el peligro de no aprovecharla al 100% te asecha. El cansancio acumulado, el ajetreo de la fiesta y el estrés de los últimos días, quizás te lleven directo a la cama a tomar una larga siesta. Si no estás dispuesta a dormir (o por lo menos no todo lo que quisieras), lleva contigo aspirinas y medicamentos para el dolores varios. Para recuperar fuerzas, una buena opción son las bebidas energizante o un cóctel fuerte.

Textos y libros con temas eróticos:
La expectativa y las esperanzas están puestas en una velada llena de pasión y goce sexual pleno. Lo malo es que las ideas no surgen cuando todo está listo. Un buen libro de maniobras sexuales o con temas sobre erotismo, puede ser de gran ayuda. Seguramente no te leerás el manual toda la noche hasta que des con el chiste, pero puede ser práctica e ir directo a lo que buscas. Tú y tu pareja encontrarán consejos que ni siquiera se habían imaginado, y el amanecer no es el límite para seguir con la tarea.

La muda del día después: Si quieres piensa en el álbum de fotos o en el simple hecho de sentirte espectacular tu primera semana de mujer casada. Estrenar ropa que realmente nos gusta, nos hace tomar una actitud de seguridad, confianza y tranquilidad. Aunque vaya a ser tu marido hasta el fin de los días y conozca todo tu armario (hasta la muda con la que haces quehaceres del hogar), date el gusto en esos días de luna de miel para de lucir hermosa en las salidas en la noche y los almuerzos en pareja. Complementa con accesorios: como si cada día te vistieras para la primera cita.

Botiquín de primeros auxilios: Accidentes caseros pueden pasar todo el tiempo y vas a estar en actividad todo el día: caminando, paseando, haciendo compras, tomando el sol, conociendo, etc. Una vez fuera de tu “habitad natural”, no encontrarás las cosas tan fácilmente como en la farmacia de la esquina de tu casa. Lleva todo lo necesario frente a una situación de emergencia: curas, gasa, navajas, alcohol, medicinas y demás.

Cámara de repuesto:
Cuántas veces hemos escuchado la excusa de las pilas, de la batería quemada, de la cámara que se hundió en la piscina, del ladrón al que le diste el "papayazo" y se la robó. Ten a la mano una cámara fotográfica de repuesto, guárdala en las maletas que mantienes en el hotel y no te quedes con las ganas de “una fotico” que nunca se pudo retratar.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.