COMENTARIOS

Vuelven las torres de torta en rojo, fucsia y morado

Nohra Maldonado

Vuelven las torres de torta en rojo, fucsia y morado Perfil en Pinterest de Bird on a cake

Adiós a los cupcakes. Estos pequeños postres pasan a un segundo lugar y vuelven los montajes en torres con encajes y colores fuertes y llamativos.

Por tradición, los ponqués de bodas se han convertido en uno de los elementos más representativos de las ceremonias de matrimonio y ocupan un lugar relevante en el banquete de celebración. Hábiles manos pasteleras han hecho de estas maravillas verdaderas obras de arte comestibles, que se elaboran y decoran totalmente a mano.

Las tendencias para el 2014 se orientan hacia dos caminos bien marcados. En el primero, y quizá el que tiene más seguidores, prevalecen los tradicionales pasteles blancos, una remembranza de elegancia y sofisticación que evoca estas las delicias recubiertas en tonos blancos, hueso o perla, convirtiéndolos en los favoritos de las novias que planean sus bodas para este año.

Por otro lado está la gama del morado. Para Gladys de Castañeda, experta en ponqués de novia, este color no solo se impondrá en las tortas sino también en la decoración en general: “Las novias más arriesgadas se deciden por pasteles con cobertura total en tonos violeta y fucsia, mientras que las más clásicas prefieren los fondos claros, con delicados toques de ese color”.

Extrarrománticos

Los apliques se vuelcan sobre lo femenino y lo romántico, para imponerse con los más delicados adornos. Los detalles más apropiados serán entonces las flores en pastillaje: orquídeas, rosas, claveles y hortensias, de todos los tamaños y elaboradas a mano, que se convertirán en protagonistas de las tendencias barrocas, sobrecargadas de un maravilloso realismo. Así mismo, las flores, inspiradas en el bouquet de la novia o en los centros de mesa, invadirán los ponqués, puestas sobre ellos en forma de cascadas.

Otra línea del trabajo creativo de los pasteleros especializados toma como patrón el vestido de la novia y recrea delicadísimos encajes, hechos en azúcar, que cubren el ponqué y le dan un increíble aire de los años 20. De igual forma, reproducciones de detalles bordados y tejidos del traje, así como los lazos y los moños, se convierten en fuente de inspiración para cubiertas muy románticas. Esta última opción tomó nuevos aires luego de que fue la elegida por los príncipes de Cambridge para su boda.

A la vanguardia

Para Gladys de Castañeda, lo más aconsejable para este año es regresar a los montajes en torre, dejando de lado aquellos realizados por niveles. Lo mismo pasa con los cupcakes, que fueron el centro de atención hace unos meses y que ahora ocupan un lugar menos destacado en la mesa de postres.

Por su parte, Rosalind Miller, ganadora en 2012 y 2013 de prestigiosos reconocimientos en Inglaterra como mejor diseñadora de bodas, asegura en su libro Tortas de boda por Rosalind Miller, que lo más apropiado para esta temporada son los pasteles de varios pisos y grandes dimensiones.

Deliciosos rellenos

La masa tradicional negra y húmeda sigue siendo la favorita, aunque mezclas con amaretto y café o Baileys, así como con nueces y almendras, son las preferidas de las novias más sofisticadas.

Ten en cuenta:

Puedes obtener hasta 30 porciones por libra de ponqué si ofreces tajadas de tamaño medio, una opción que brinda una excelente presentación.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.