COMENTARIOS

¡Que pase la novia!

¡Que pase la novia! Foto: Verónica Morales Angulo.

Radiante, la novia se apresta para la experiencia del día más significativo de su vida. De los pasos anteriores en cuanto a tu arreglo personal depende en buena parte que te sientas la mejor protagonista de tu propia historia.

Hay que aceptar que, aunque la juventud y una piel impecable ayudan, al maquillaje se adjudica una buena parte la apariencia de la novia, o mejor, es uno de los puntos focales de su arreglo. Aquí te damos algunos consejos sobre cómo debe ser este, si el matrimonio se celebra de día o de noche.

Sol esplendoroso

De día te sugerimos un maquillaje que haga énfasis en la boca, con las demás facciones tenues.
Elije un color de sombras que no sea
demasiado llamativo.
La pestañina no debe ser exagerada.
Si vas a estar mucho tiempo bajo el rayo
del sol, usa protector.
Un lápiz iluminador es bueno para destacar
tus ojos.
Los polvos deben ser muy sutiles.

A contraluz

El énfasis del maquillaje va en los ojos, tienen que ser como luciérnagas en la noche.
Las sombras reservan un efecto misterioso si son de la paleta de los grises.
Es importante que el rostro no se vea tan pálido, si eres muy blanca, usa un poquito de rubor.
La pestañina puede alcanzar su máximo efecto utilizada en cantidad, pero con mucha destreza.
Los labios, cuanto más tenue sea tu color, mejor.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.