COMENTARIOS

Cómo detectar mentiras en internet

Silvia Camargo

Cómo detectar mentiras en internet Cómo detectar mentiras en internet

mentiroso380.jpg

 

Casi todo el mundo dice pequeñas mentiras para sobrevivir. Pero cuando estas se dan cara a cara es más fácil detectarlas. Otra cosa sucede el mundo virtual, pues, como lo dijo sabiamente el humorista Peter Steiner, “en Internet nadie sabe que uno es un perro”. De hecho, según los expertos la red mundial es el sitio ideal para pretender ser alguien que no se es. Muchos, escudados en seudónimos llenan los sitios informativos de comentarios soeces, los cuales no serían capaces de sostener con su verdadera identidad. No hace mucho, Matt Ridley escribió en su columna en el Wall Street Journal acerca de por qué los seres humanos se desinhiben en internet: la gente lo dice todo, lo cual puede ser bueno y malo, porque a veces exagera con los insultos.

 

Y parte de la desinhibición es decir mentiras.  A muchos les habrá pasado. La rubia encantadora que aparecía en sus fotos luciendo un bikini en su escultural figura era en realidad una matrona de cierta edad y pasada de kilos.

 

Pero por fortuna investigadores de las universidades de Cornell y de Winconsin-Madison detectaron recientemente unos patrones para desenmascarar a los farsantes de la red. El estudio lo hicieron con 78 perfiles de pretendientes en diferentes sitios para conseguir pareja. Estos son los más comunes:

  1. No usan tanto el pronombre ‘yo’.
  2. Les gusta ser breves, probablemente para no enredarse en sus propias mentiras.
  3. Utilizan más las negaciones. Por ejemplo, en lugar de decir ‘estoy feliz’, dicen ‘no estoy triste’.
  4. Cuando mienten sobre la edad y el peso,  utilizan fotos para sostener el dato falso.

 

Todo esto lo hacen para distanciarse de sus propias falsedades, explicaron los autores del trabajo. Con este tipo de claves lograron detectar que 65 por ciento de la muestra estudiada daba información falsa. Los temas sobre los que más se miente son el peso, la estatura y la edad.

 

Aunque el estudio tomó una pequeña muestra es de los pocos trabajos científicos que se han hecho sobre el tema. Algunos han estudiado esto de manera empírica y han encontrado que la gente hace lo que sea por verse mejor en sus perfiles. Uno de ellos fue realizado por Christian Rudder, de OKTrends, quien dice que en las redes sociales siempre hay que restarle dos centímetros a la estatura que da la gente y quitarle el 20 por ciento a lo que dicen que ganan. También creen que mientras más bonita sea la foto, es más probable que haya sido tomada hace mucho tiempo. Así mismo, cuando se declaran bisexuales, por lo general, están interesados en un solo sexo.

 

Acerca de por qué lo hacen, la respuesta es sencilla: es fácil, y la gente cree que se puede salir con la suya. Ridley dice que en el caso de quienes escriben ataques groseros en internet influye el hecho de que no ponen la cara. La ausencia de todos los rasgos corporales, que en una confrontación frente a frente previenen a la persona sobre cómo hablar, aquí no se da. A este fenómeno se le conoce como Efecto de desinhibición en línea y lo describió John Suler, de Rider University. El dice que en la red los cibernautas no tienen idea de jerarquías ni status, como tampoco de las expresiones de la cara que dan información valiosa no verbal sobre el interlocutor. Así las cosas, dice Suler, es más fácil que hablen de más o se comporten mal en las redes sociales.

 

Aunque estos patrones podrían ayudar a saber quien da información veraz y quién no, los expertos señalan que la única manera de salir de dudas es conociendo al pretendiente en la vida real.

 

Mientras tanto, para los mentirosos va una recomendación: no mienta, al menos no lo haga con la foto de su perfil de Facebook porque, aunque no lo crea, la gente lo va a notar. Y no solo eso. Si sube una imagen vieja de cuando tenía pelo, probablemente va a decir mucho más sobre sus inseguridades que si no lo hiciera.

 

 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.