COMENTARIOS

Con quién no casarse: características del anti príncipe azul

Silvia Camargo

Con quién no casarse: características del anti príncipe azul Con quién no casarse: características del anti príncipe azul

¡Quién lo creyera! Un sacerdote católico es el máximo gurú en Estados Unidos en la complicada ciencia del matrimonio. Se trata del padre Pat Connor, de 82 años, nacido en Brisbane, Australia pero radicado en Nueva Jersey hace 25 años. Aunque, obviamente, es célibe y confiesa que “no tiene la más mínima idea de que es estar casado”, desde hace más de cuarenta años dicta una conferencia titulada Con quién no casarse, que es apetecida por muchos personas a lo largo y ancho de ese país. Está dirigida a ambos sexos pero las mujeres jóvenes, que están buscando pareja, son las más interesadas en el contenido de la charla. Ante su popularidad, el sacerdote decidió hace un par de años lanzar un libro que recopila la información más relevante de su conferencia y que se titula Con quién no casarse: consejos de una alta autoridad probados en el tiempo. Curiosamente, el libro no incluye una descripción de los diez mandamientos ni nada por el estilo, sino que destaca las características del tipo de hombre que no es ideal para el matrimonio. Connor cree que esta información debe darse antes de que la mujer se enamore pues una vez ha caído en las redes del amor ya no hay consejo que valga. Como dice sabiamente “la pasión nubla el juicio”. Estos son las características del anti príncipe azul.

1.    Es apegado a su madre: Cuando un hombre está muy influenciado por su mamá, por lo general, está buscando un reemplazo de ella o quiere dos madres. “Eso es desastroso”,dice el sacerdote. En su opinión esta es una de las recomendaciones más importantes a tener en cuenta.
2.    No tiene amigos: esto significa, según el padre, que puede ser incapaz de sostener el nivel de intimidad que un matrimonio requiere. “Los amigos son una parte importante para juzgar a las personas”.
3.    No maneja bien el dinero: ser tacaño o botarates es igual de malo, y una cosa es cierta: la mayoría de problemas dentro de la pareja se da por el manejo del dinero.
4.    No tiene sentido del humor: la habilidad para reírse de sí mismo y de los demás cubre muchos defectos.
5.    Tiene una personalidad problemática: si es tomador de trago, adicto, o mujeriego no pretenda que va a cambiar simplemente porque se casó con una buena mujer. “La gente sí cambia pero nadie obliga a alguien a hacerlo”.
6.    No habla: el personaje silencioso es fatal porque los matrimonios se acaban por falta de comunicación. “El silencio puede ser entretenido al principio pero destructivo con el tiempo”.
7.    Se deja manejar: hay que estar alejados de los personajes que nunca proponen nada y que nunca hacen exigencias diferentes a las suyas. “Es bueno tener una alfombra en la casa, pero que no sea su esposo”.
8.    ¿Cómo es su familia?: se aprende mucho de alguien al analizar su familia de manera objetiva. La principal pregunta que hay que hacerse es si en el hogar de donde él viene comparten valores similares a los suyos.
9.    ¿Es un buen ser humano?: El padre recomienda hacerse estas preguntas ¿Tiene rasgos que pueden llevarlo a ser una buena persona, como la capacidad de perdón, de elogiar, de ser amable?, o ¿es celoso, controlador y se sale de casillas con frecuencia?

Y, usted, ¿qué agregaría a la lista del padre Connor?

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.