COMENTARIOS

¿Cuesta más ser mujer?

Silvia Camargo

¿Cuesta más ser mujer? ¿Cuesta más ser mujer?

mujer1.jpg

El ejemplo más claro es el del seguro de salud. Según el web blog LearnVest, que provee consejos financieros para ellas, el sexo femenino paga cerca de 1.300 dólares al año más que los hombres (un poco menos de dos millones seiscientos mil pesos) en pólizas de salud y otros bienes y servicios. La razón es que las mujeres consumen más servicios de salud porque van más al médico.

 

Otro estudio reciente, hecho en la Universidad de Central Florida encontró que 200 tipos de desodorante de mujeres que se venden en cadenas de droguerías en esa región de Estados Unidos cuestan 30 centavos de dólar más por onza que las versiones para hombre. La única diferencia es el empaque y el aroma.

Con los perfumes sucede algo parecido. Los destinados a las mujeres son mucho más costosos que las lociones para hombre. El argumento es que ellos no pagarían tanto como las féminas por estos productos.

En la revista Consumer Report se publicó hace un par de años otro estudio que detallaba productos similares para hombres y mujeres. Los que van dirigidos a ellas cuestan 50 por ciento más. Un caso concreto era una píldora para calmar el dolor. Aunque todas las versiones contienen los mismos 250 miligramos del ingrediente activo, la que se vende para aliviar los cólicos menstruales cuesta 50 centavos  de dólar más.  Los argumentos de los fabricantes para este incremento van desde “materia prima más sofisticada” hasta “uso de tecnología de punta” en la fabricación.

La pregunta es: ¿se justifica ese incremento? ¿Se trata de discriminación?

El asunto no es claro. Para muchos es el resultado de la oferta y la demanda, y en ese sentido es perfectamente legal ajustar los precios para hombres y mujeres. Pero otros creen que no. Incluso le llaman a esto ‘gender pricing’ y lo consideran inadecuado, al punto que en la Unión Europea se prohibió este tipo de diferencias de precio en los seguros médicos de hombres y mujeres.

¿Usted que piensa? ¿Ha observado esta diferencia de precios por género? ¿Debería prohibirse?

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.