COMENTARIOS

Un año sin mirarse al espejo

Silvia Camargo

Un año sin mirarse al espejo Un año sin mirarse al espejo

Antes que todo unas estadísticas. En un sondeo con 134 mujeres, el 63 por ciento confesó que se mira al espejo varias veces al día, especialmente cuando se arreglan para salir a la calle; 28 por ciento lo hacen constantemente, y no solo en espejos sino en los vidrios de las ventanas, en los cubiertos, en las gafas para sol de los demás y cualquier cosa que refleje. Siete por ciento lo hace ocasionalmente, como por ejemplo, cuando se va a cortar el pelo.

Solo una nunca se mira al espejo.
Se trata de Kjerstin Gruys una socióloga de 28 años de la Universidad de California quien desde marzo 26 pasado decidió no verse a sí misma. En su apartamento, las fotos, ventanas y cualquier otro objeto que pueda reflejar una imagen de ella están cubiertos.

La idea de hacer este experimento surgió cuando le puso fecha a su boda y tuvo que salir a comprar el vestido de novia. Ella pensaba que ese momento iba a ser el más feliz de los preparativos pero resultó  una pesadilla porque al verse en los espejos criticaba duramente su figura. Gruys, una sobreviviente de anorexia, temía que esos pensamientos negativos volvieran a causarle una recaída. Fue entonces cuando decidió tapar con cortinas los espejos de su casa y aprendió a maquillarse sin verse.  “Los espejos para mi están relacionados con información negativa; hay un momento en que un espejo no me da información adicional”.

El gran reto que le espera ahora es decidir qué hacer en su matrimonio: si llega al altar sin saber cómo luce o si se deja tentar por la curiosidad. Los seguidores de su experiencia en el blog Mirror...Mirror off the Wall ya están votando a favor y en contra.

Aunque este experimento le ayudará a su investigación sobre la cultura de la belleza y la industria de la moda, también quiere que otras mujeres reflexionen sobre cómo las afecta esa cultura en sus vidas. Ella ya ha sacado su propia enseñanza pues se ha dado cuenta de cuánto dependía su estado de ánimo de lo que veía al pararse frente a un espejo. Ahora asegura que no sufre con sus gordos, ni tiene conflictos con su pelo.

Una pregunta para todos: ¿serían capaces de no verse en un espejo durante un año? ¿Tiene algún sentido? ¿Cree que hay algunos espejos que le hacen ver mejor?
 
?

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.