COMENTARIOS

Descubre cómo El Tao puede mejorar nuestro desempeño sexual

María Fernanda Gómez

Descubre cómo El Tao puede mejorar nuestro desempeño sexual Descubre cómo El Tao puede mejorar nuestro desempeño sexual

sex1.jpg
Tal como las artes culinarias desempeñan en la cultura china una función médica además de filosófica y las artes marciales sirven para el combate como para la terapia física, también las artes de alcoba chinas pueden utilizarse como terapia sexual además de para el placer. Cuando el abuso del placer se traduce en debilidad, impotencia y escasa resistencia, llega el momento de convertir el “Dormitorio de Jade” en una clínica sexual particular.

El médico Li Tung-hsuan sostiene que el abandono irreflexivo a las pasiones desenfrenadas conduce inevitablemente a graves enfermedades y esto resulta especialmente claro en las relaciones sexuales puesto que si uno ha enfermado, también puede curarse de esta manera. Es algo parecido a beber un poco de vino para recuperarse de una borrachera.

La correcta perspectiva taoísta  sobre estas cuestiones muestra la necesidad de incluir para que todo funcione correctamente los Tres Tesoros de la vida: esencia, energía y espíritu. La terapia sexual occidental, como la filosofía occidental, es dualista: aborda el problema desde un ángulo exclusivamente  sicológico o bien fisiológico. La actitud china reúne ambos puntos de vista y se basa en la íntima correlación de cuerpo, respiración y mente, considerando las disfunciones sexuales como un desequilibrio crítico entre estos tres elementos.

Según la opinión taoísta, la excitación sexual se inicia en la mente, que a su vez despierta la energía sexual y acelera el pulso y la respiración, lo cual estimula la secreción de hormonas, aumenta el calor corporal, hace circular la sangre y produce las restantes manifestaciones fisiológicas de la excitación sexual. Si la mente no se prepara para la acción mediante una percepción inicial y pensamientos sexuales espontáneos, ni la esencia ni la energía se hallarán disponibles para el acto.  

La disfunción sexual más común es la impotencia masculina. Esto puede deberse a diferentes factores pero la causa más frecuente es la intensa ansiedad que resulta de abordar el coito en un estado de ánimo inadecuado o con una actitud incorrecta. La importancia del “ánimo correcto” para unas relaciones sexuales armoniosas queda reflejada en el siguiente diálogo de dos taoístas:

Mujer: La forma de crear el estado de ánimo correcto consiste en inducir las Cinco Intenciones Correctas en el hombre y dejarse guiar por los Cinco Signos y las Diez Indicaciones de mujer.

Hombre: ¿Y cuáles son las Cinco Intenciones Correctas de Hombre?

Mujer: primero, el hombre debe permanecer tranquilo y relajado, lo cual induce la intención del acto: segundo, puesto que va a ofrecer placer a otra  persona con su instrumento masculino (Yang), debe inducir la actitud de “Generosidad”. Tercero, mediante la correcta respiración, las diversas cavidades de su cuerpo se expanden, lo que induce la intención de recurrir a toda su “Capacidad”. Cuarto: debe mantener una actitud mental de completa “Serenidad”. La Quinta Intención Correcta del Hombre, constituye la única razón válida para que su “Tallo de Jade” se acople en el “Portal de Jade” es la “Lealtad” a sus deseos.

En este diálogo podemos confirmar los descubrimientos de Kinsey  y de Masters y Johnson (sexólogos occidentales) respecto a la impotencia masculina. Estos investigadores afirman que la principal causa de impotencia en los hombres es el miedo a fracasar en la cama, un miedo que solo existe en la mente, es mantenido por la mente y solo puede ser vencido por la mente.

El miedo y la ansiedad son poderosas emociones y dan lugar a repercusiones fisiológicas muy reales, tales como la sequedad en la boca, sudores fríos, enfriamiento de pies y manos y contracción de los órganos sexuales. La imposibilidad de responder sexualmente intensifica los temores, lo que a su vez inhibe aún más la respuesta, de forma que se crea un círculo vicioso que puede durar toda la vida si no se domina por la mente.

Para tener una relación sexual feliz es muy importante contar con una pareja comprensiva y dispuesta a cooperar, suficiente lubricación por parte de la mujer y una actitud de serenidad por parte del hombre.

Los trastornos debidos a excesos sexuales pueden curarse con disciplina sexual, y, como de costumbre, es el hombre quien más suele padecer esta clase de trastornos causándoles deficiencia de energía y agotamiento hormonal.  La forma más sana para curar estos excesos son las relaciones sexuales frecuentes con la misma mujer sin emitir **bleep** en absoluto, varias veces al día, durante 10 días consecutivos (para esto sí que se requiere control mental) y se recomienda que la mujer se ponga encima durante el coito, lo cual permite que el hombre descanse tranquilamente bajo ella y que la fuerza de gravedad ayuda a controlar la eyaculación.  El horario indicado para tener relaciones sexuales terapéuticas es de medianoche hasta el amanecer, cuando predomina la energía cósmica Yang y los alimentos del estómago ya han sido digeridos por completo. Combinada con una dieta correcta, ejercicios respiratorios y afrodisiacos naturales, esta receta obra maravillas.

Espero que estos consejos del Tao les ayude a tener una relación sexual plena en donde los 5 sentidos estén en perfecta armonía para lograr esa comunión íntima tan importante con su pareja. En un próximo artículo les contaré sobre los afrodisíacos naturales que sirven para activar nuestras poderosas glándulas suprarrenales. 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.