COMENTARIOS

Inteligencia Erótica

Luisa Torres

Inteligencia Erótica Inteligencia Erótica

erotico1.jpg

¿Qué buscamos en una relación?

      

   Amor                    Expresión Erótica


Bienestar                    Emoción

Estabilidad                 Expectativa

Pertenencia                Lujuria

Significado                  Aventura

Continuidad               Innovación

Familiaridad              Cambio

 

 

Todos los seres humanos tenemos una necesidad de sentirnos seguros y esa seguridad de alguna manera la encontramos en el compromiso, en la permanencia, en la confianza, en la estabilidad y  en la continuidad. Pero por otro lado, tenemos una necesidad  fuerte de innovación y cambio, de aventura y de emoción que son esas fuerzas que le dan a la vida  plenitud y energía. Tenemos entonces seguridad y predictibilidad por un lado y gran diversidad por el otro.  ¿Cómo podemos manejar estos dos conceptos tan  opuestos en una relación?

 

Es importante saber que el amor se engendra en un ambiente de intimidad, de reciprocidad y de igualdad. Queremos conocer a nuestro ser amado, mantenerlo cerca, reducir la distancia y protegerlo. Sin embargo, los elementos de cuidado y protección que fomentan el amor, a menudo bloquean y/o inhiben la naturalidad que estimula la expresión  erótica. El erotismo requiere cierta distancia; el erotismo crece en ese espacio entre uno mismo y el otro. Para tener una relación de intimidad erótica con quien uno ama, se debe mantener este espacio incluso con sus incertidumbres. El erotismo florece con lo impredecible. El deseo no va de la mano ni con el hábito ni con la repetición: es indisciplinado y difícil de controlar. El deseo se aviva con lo desconocido y por esta razón genera ansiedad. La emoción viene de la mano de la incertidumbre, unida a nuestro entusiasmo por experimentar lo desconocido en vez de protegernos de ello.

               

  • El amor se disfruta sabiendo todo sobre el otro
  • El deseo necesita algo de misterio
  • El amor necesita acortar la distancia que existe entre la pareja
  • El deseo se fortalece gracias a esa distancia
  • La intimidad crece a través de la repetición y la familiaridad
  • El erotismo se adormece con la repetición: el misterio, lo original y lo inesperado le dan alas.

 

Para que exista cierta incertidumbre solo hay que dejar a un lado la certeza. En lugar de esforzarnos por generar cercanía,  protección y cuidado (como si fuéramos las madres de nuestras parejas)  debemos fortalecer nuestro “Yo” y nutrir la individualidad; conocernos a nosotros mismos y nuestra relación para saber cuáles son nuestros límites.

 

Por otro lado, la sexualidad juega un papel muy importante en  la expresión erótica de las personas pues  es una parte esencial en la vida. Como nos relacionemos con nuestro cuerpo, influirá también en cómo nos relacionemos con nuestra pareja y con nuestras emociones. Las experiencias placenteras las repetimos y las vinculamos al deseo y a la búsqueda de ser repetidas. Para que los encuentros sexuales sean deseables, precisan haber sido placenteros y disfrutados. Sin embargo la sexualidad no es para todas las personas sinónimo de placer y erotismo, pues hay personas que no disfrutan de las relaciones sexuales ya sea por angustia, dolor o miedo entre otras cosas. El deseo se encuentra muy vinculado con las emociones. La relación de la pareja va a ser determinante en la presencia o ausencia de deseo. Por eso, la comunicación es un factor determinante e influyente en el factor de deseo.

 

El erotismo y el deseo  sexual dependen de muchos factores como:

 

  • Ideas negativas respecto al placer sexual: si se entiende el placer desde la moral, como algo pecaminoso, lleno de culpa o miedo,  las relaciones sexuales no se vivirán de forma satisfactoria.
  • Vivencia no placentera de la conducta sexual: si no disfrutamos de nuestros encuentros sexuales, no desearemos volver a repetirlos.
  • Relaciones sexuales sin ganas: acaban siendo relaciones por deber, compromiso o por miedo al rechazo.
  • Pensamientos negativos del compañero sexual: no podemos desear algo que sentimos negativo ya que  sentiremos rechazo hacia ello.
  • Ausencia de fantasías sexuales: las fantasías sexuales son un recurso  fundamental en la sexualidad, solos o en pareja.
  • Falta de creatividad : Juegos eróticos
  • La masturbación: resulta una actividad saludable. Si no conocemos nuestro cuerpo, no seremos capaces de disfrutar de él ni solos ni acompañados.
  • Utilización de técnicas sexuales que producen desagrado, asco o enojo: el expresar lo que nos gusta o lo que nos disgusta, facilita unas relaciones sexuales placenteras.

 

La inteligencia erótica esta en la forma como lleves tu relación de pareja: el equilibrio entre  el deseo erótico y el amor son la clave para mantener en alto la pasión en tu relación!  

 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.