COMENTARIOS

Las relaciones actuales de pareja y su sexualidad

Luisa Torres

Las relaciones actuales de pareja  y su sexualidad Las relaciones actuales de pareja y su sexualidad

 sex380.jpg

 

 

Las relaciones de pareja se han desviado de su rumbo a causa de la tecnología, de la falta de espiritualidad  y de las viejas creencias que afectan nuestra  forma de vivir la vida.

 

En los últimos meses he podido percibir la desconexión que estamos experimentando los seres humanos en cuanto a las relaciones. Por un lado, están las relaciones de la persona con su pareja, con su grupo de amigos, con su entorno familiar, etc., y por otro lado está la relación de la persona consigo misma y con su esencia.

 

Las relaciones de pareja están perdiendo su norte debido a que la gente se ha alejado del concepto de lo que verdaderamente es una relación igualitaria basada en el amor, en los principios, en los acuerdos y en la creatividad. En consulta he recibido personas que viven una relación de insatisfacción porque están dedicadas a cumplir con sus deberes y están aburridas de la vida y de las relaciones que llevan. Cuando indago sobre esto, observo que en la mayoría de los casos hay infidelidad, peleas y sobretodo una falta de comunicación tremenda. Cuando les pregunto sobre su vida sexual,  la mayoría coincide con la respuesta: no existe.

Yo me pregunto ¿por qué existe el deseo por otra persona pero no por la pareja? ¿Por qué se han vuelto las relaciones tan competitivas? ¿Porque las relaciones sexuales se acaban, se pasman o producen miedo y aburrición?

 

Hoy en día las personas viven una vida muy agitada. Tanto hombres como mujeres salen de su casa muy temprano y llegan a altas horas de la noche después de haber tenido un día agitado y estresante por la relación con el jefe o con los empleados, por los trancones, por las citas, etc., y al llegar a la casa lo único que quieren es descansar. Esto naturalmente  implica que no hay tiempo para la relación de pareja y que no hay lugar para las relaciones sexuales por cansancio, por falta de energía o simplemente porque no les provoca. En otros casos, si las relaciones se dan, el sexo es mecánico, rutinario y poco placentero porque  se convierte en un deber.  Es en este punto en donde comienza la desconexión de la pareja. Puede que en ocasiones salgan a comer con amigos o a tomarse unos tragos, pero al final no hay intimidad.

 

Con el término intimidad me refiero a tiempo para pasar en pareja como un baño juntos, una cena especial para los dos, o un momento del día que sea dedicado solamente a ellos. A partir de estas pequeñas rupturas es que comienzan a surgir los problemas de comunicación o más concretamente la aburrición de comunicarse debido a que cada uno está sentado en su posición y poco interés tiene de discutir o de establecer acuerdos; con esto me refiero a que no hablan claramente sobre el sexo, sobre los deseos del otro, sobre sus fantasías, sobre su falta de apetencia o sobre cualquier tema relacionado. Desafortunadamente esto hace que la convivencia empiece a flaquear y la bola de nieve va creciendo con las crisis. En esta instancia de la relación, muchas personas suelen buscar apoyo moral y comprensión en otras personas y surgen las infidelidades. En otros casos las relaciones se convierten en un círculo vicioso de insatisfacciones, carencias y frustraciones no dialogadas que se revierten en  una vida monótona y ausente de motivación. Cuando veo ésto en las consultas, mi conclusión es que hay mucho desamor en las relaciones.

 

El amor es aceptación y respeto. ¿Cómo pueden tener relaciones sexuales las parejas  si no hay amor verdadero,  respeto mutuo, ni aceptación de las diferencias?  

Cada ser humano vive el amor de diferentes maneras; por ejemplo, el amor desde la sabiduría es un amor que fluye porque es un amor generoso, ilimitado y con sentido, mientras que el amor desde el egoísmo es un amor mezquino ignorante y pobre que genera relaciones destructivas.

 

 

Relacionarse desde el amor significa encontrar satisfacción en todos los sentidos y formas de relación que podemos establecer a lo largo de la vida. Aprender a expresar el amor en la relación de pareja, da como resultado una gran satisfacción personal y un núcleo social familiar sano, equilibrado y estable.

 

Para cultivar una verdadera relación de amor, es necesario entrenarse en el manejo de los siguientes principios:

 

  • Aceptación de la pareja
  • Respeto de costumbres y conceptos
  • Manejo de sentimientos y emociones
  • Comunicación sana
  • Manejo de desacuerdos
  • Cumplimiento de acuerdos y desarrollo de la confianza

 

Las relaciones sexuales son formas de mantener el equilibrio emocional y mental; estimulan el desarrollo de los sentimientos de amor  y por medio de ellas se comparte el afecto, la ternura y la expresión. Al dedicarle tiempo a la intimidad con la pareja, se estimula la producción de energías internas que contribuyen al mantenimiento del bienestar físico, emocional y mental. 

 

La actividad sexual y el intercambio energético estimulan rápidamente el desarrollo de los sentimientos, por lo cual una sexualidad bien manejada, no solamente es altamente satisfactoria para la pareja sino que además, es una poderosa herramienta para generar sentimientos de amor que pueden dar mucha estabilidad a la pareja. Cuando se vive la sexualidad desde la valoración y la mutua admiración, se convierte en el acto de expresión de amor más sublime, en donde el afecto y la ternura se comparten a profundidad y todos los sentimientos positivos que existen alrededor del amar, hacen que las relaciones se estructuren y  se fortalezcan. Muy importante: Podemos escoger la forma que queremos vivir y amar a lo largo de la vida.

 

 

 

 

 

 

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.