COMENTARIOS

¿Orgasmo vaginal y/o clitoridiano? El mito de la duplicidad de los orgasmos

Luisa Torres

¿Orgasmo vaginal y/o clitoridiano? El mito de la duplicidad de los orgasmos ¿Orgasmo vaginal y/o clitoridiano? El mito de la duplicidad de los orgasmos

 orgasmo380.jpg

 

Orgasmo femenino: ¿vaginal y clitoridiano?

 

     Actualmente, se sigue creyendo que existen diferentes tipos de orgasmo: el vaginal, el clitoridiano y el del punto G entre otros. Sin embargo, éste pensamiento erróneo es solamente un mito.

 

El prestigioso Freud, fue de los primeros en estudiar la respuesta orgásmica de las mujeres. Freud decía que solo las mujeres que habían alcanzado una madurez psicosexual, eran capaces de disfrutar a través el coito (la penetración que lleva al orgasmo), pues las que lo hacían a través de la estimulación del clítoris eran unas inmaduras. Freud fue el primero que abordó la categorización de mujeres clitoridianas y mujeres vaginales, tratando el tema en uno de sus más célebres trabajos: Tres Ensayos sobre Teoría Sexual.

 

Sin duda una de las obras que revolucionó a la sociedad del momento y que ha despistado tanto a las generaciones que le sucedieron. En su trabajo dedujo que la única respuesta sexual femenina auténtica, es el orgasmo producido por el coito, considerando que cualquier otra forma de estimulación es un síntoma de un conflicto neurótico. Otros autores no hacen especial énfasis en la importancia del orgasmo producido por el coito y consideran que el orgasmo conseguido por la estimulación de cualquier zona erógena es tan auténtico como el coital. Los estudios sobre la respuesta sexual humana del famosoginecólogo William Masters y la trabajadora social Virginia Johnson han demostrado que la respuesta orgásmica surge siempre del mismo centro neurovegetativo sacro lumbar y que lo que puede ser diferente son las fuentes de estimulación o excitación provenientes del clítoris, de la vagina o de cualquier otra zona erógena, incluso por simples fantasías.

 

Esta es la realidad; no existen diferentes tipos de orgasmo. Solo hay uno. Lo que marca la diferencia es la zona de estimulación.

 

¿Qué es el orgasmo y cómo funciona?

El orgasmo es la respuesta neurovegetativa que el organismo produce a causa de los estímulos generados por una fase de excitación. Las reacciones orgásmicas se desencadenan a partir de las influencias recibidas a través de los nervios sensoriales, más específicamente de las fibras táctiles y de presión que se reparten por toda la superficie corporal, especialmente en el clítoris, en la entrada de la vagina y en los pezones. Las terminaciones nerviosas recogen los impulsos eléctricos que provocan las caricias en toda la superficie de la piel, pero muy especialmente en el glande del clítoris. Luego las conducen hasta el centro del reflejo orgásmico y es desde allí desde donde parte la orden motora para que se contraigan espasmódicamente, involuntariamente y rítmicamente los músculos que rodean la entrada de la vagina para luego extenderse a toda la zona vaginal, útero y esfínter rectal. Más que una respuesta localizada en la pelvis, es una respuesta completa del organismo que produce unos cambios significativos en las ondas cerebrales.

 

La claridad sobre el  punto de estimulación es esencial porque la incapacidad de muchas mujeres para lograr el orgasmo en el coito mientras que en todo lo demás responden sexualmente bien, es una inquietud frecuente en consulta.

 

Es bueno recordar que:

  • Según datos recientes, la estimulación del clítoris es muy importante en la producción del orgasmo. Aunque la estimulación vaginal es placentera, probablemente no contribuye en igual medida al desencadenamiento del  orgasmo en la mayoría de las mujeres.
  • La intensidad en la estimulación del clítoris varía según la dinámica sexual. La mayor intensidad obtenida es con la estimulación táctil directa sobre el clítoris o presión sobre éste.

 

La eterna discusión sobre la existencia de orgasmo clitoridiano y orgasmo vaginal que tanto preocupó a los círculos feministas y que tanto influyó en la psicología de Freud, hoy  es solo un mito. Mientras sigamos pensando que existen dos tipos de orgasmo, seguirá habiendo mujeres que no disfruten plenamente de su sexualidad por concentrarse  en teorías sin comprobación ni fundamento. Los hombres por su lado, continuarán en su esfuerzo por mantener erecciones prolongadas para lograr que su pareja llegue al orgasmo. Si insistimos en darle vueltas a algo que puede ser tan sencillo, seguirá existiendo el círculo vicioso en el que los hombres sufren de disfunciones sexuales por no llenar las expectativas de ellas y mujeres frustradas  fingiendo orgasmos para evitar que ellos se frustren.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.