COMENTARIOS

Cómo controlar el peso hasta el sexto mes de embarazo

Cómo controlar el peso hasta el sexto mes de embarazo Cómo conservar el peso en el embarazo, foto: Thinkstock

El embarazo es uno de los episodios más bellos de la vida, pero también es una etapa en la que el aumento de peso está presente. Más allá de lo estético, conservar un peso adecuado durante el embarazo es fundamental para la salud de la madre y del bebé.

Tener una dieta sana y hacer ejercicio, los dos pilares de la salud y la belleza deben ser también parte de la rutina de toda mujer en embarazo porque, aunque sea un hecho que existen muchos privilegios para las mujeres embarazadas, es primordial que la madre tome en cuenta que el aumento de peso tiene un propósito específico, no se trata de engordar por engordar y tomar como excusa el embarazo; entre otras cosas porque recuperar la talla después de tener al bebé puede ser una verdadera prueba de fuego.
Para manejar el embarazo de manera apropiada, cumpliendo con los dos pilares, es fundamental comprender cómo transcurren los tres periodos gestacionales, así será más fácil identificar qué tipo de procedimiento se debe seguir.

El ejercicio
Durante el primer trimestre, es posible mantener una actividad física moderada, más aún si la madre está acostumbrada a hacer deporte. La barriga hasta ahora empieza a crecer y aún es posible conservar un nivel de ejercicio leve.

Cada embarazo es diferente y las sensaciones personales indicarán hasta qué punto se puede continuar haciendo deporte; sin embargo, es recomendable realizar ejercicios de bajo impacto como nadar o hacer varias sesiones cortas de ejercicio cardiovascular suave como caminar, puede ser durante diez minutos cuatro veces al día.
El ejercicio durante el embarazo no sólo mantiene el tono muscular sino que permite un parto menos complicado porque los músculos necesarios para ello no están disminuidos.

Es preciso aclarar que el ejercicio durante la gestación es recomendable sólo para personas con un embarazo normal, es decir, si la madre no presenta diabetes gestacional, presión arterial alta o algún otro factor de peligro.

La alimentación
Durante el primer trimestre se empieza a formar la médula espinal, la cabeza y el corazón del bebé, pero sólo hasta el final del tercer mes el embrión comienza a llamarse feto; los siguientes tres meses son el periodo en el cual se desarrolla el cerebro, los ojos y orejas y la piel. Es una etapa importante, pero no es el principal momento de crecimiento del bebé y el aumento de peso no debe ser tan alto; para mantener un buen peso es indispensable la reducción significativa o eliminación de carbohidratos simples o azúcares, esto incluye chocolates, arequipe, bocadillo, miel y panela.

También se debe disminuir la ingesta de harinas aunque no deben ser eliminadas de la dieta, su consumo ha de ser en porciones moderadas. Las proteínas son muy importantes durante la gestación y deben ser de origen animal, como la carne de res, pollo, pescado y cerdo, así como de la leche, el huevo, el queso y el yogurt; la proteína garantiza la buena formación del bebé y que el peso del mismo sea adecuado; los azúcares y harinas, en cambio no son indispensables para el desarrollo del feto.

El peso que la madre gana durante el embarazo, además del peso del bebé, se debe a la grasa corporal que el organismo reserva para el periodo de lactancia, es normal que la gestante aumente de 9 a 15 Kg durante los nueve meses, cuando se empieza con un peso normal; pero si la madre empieza su embarazo con un índice de grasa corporal elevado, no debe ganar peso adicional sino que debe conservar el que tiene.

Es posible que durante el primer trimestre se pierda peso (2 o 3 kilos máximo) debido a los vómitos o a la posible pérdida del apetito, después de ese periodo la madre no debe perder peso porque ello afectaría la correcta formación del bebé y si se presenta es fundamental consultar un médico.

El último trimestre es el de mayor crecimiento del bebé, durante estos meses el apetito es mayor y el aumento de peso también, así que se debe prestar mucha atención al tipo de nutrición que se tiene.

Los antojos
Para mantener un buen peso durante el embarazo es fundamental aprender a distinguir entre un antojo de embarazo genuino, aquel que no se puede controlar y que el cuerpo pide con ansia; y el antojo que busca satisfacer un gusto más que una necesidad puede ser controlado y es mejor que sea así porque por lo general este último tipo de antojo incluye azúcares que no ayudan a conservar una buena línea.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.