COMENTARIOS

Cuidados en el embarazo: mentiras y verdades

Revista Fucsia

Cuidados en el embarazo: mentiras y verdades Los aceites naturales como el de almendras SÍ evitan la aparición de estrías y ayudan a que la piel se mantenga hidratada y sana. (Foto: Thinkstock)

Las preguntas y respuestas más usuales sobre los cuidados durante el embarazo. Mitos y verdades acerca de los problemas más generalizados cuando atravesamos por esta etapa. Consejos de expertos.

Si el embarazo es, por definición, una etapa feliz de la vida de la mujer, ¿por qué se tiene que convertir en algo ingrato? Las que pasan por esta experiencia deben pensar que el cuidado de su cuerpo es una tarea que deben asumir con alegría y dedicación, y que no hay que creer todo lo que dicen con respecto a ciertos temas puntuales.

El libro The Girlfriends Guide to Pregnancy, de Vicki Iovine, dice que “el embarazo puede ser una dura experiencia para su piel. En primer término está el reto de que ésta se estire lo suficiente como para permitir el crecimiento de otro ser humano dentro de su cuerpo. Algunas veces se preguntará, también, si su piel será capaz de abarcar sus gigantescos senos sin que sufra un daño permanente. Pero lo esencial, por supuesto, es que ésta es lo suficientemente elástica como para cumplir con todos estos retos”.

A medida que pasan los meses de gestación aparecen inevitablemente las estrías…
FALSO. Algunas veces, debido sobre todo a factores genéticos, la piel tiende a formar estrías, pero eso no les sucede a todas las mujeres, ni siquiera a la mayor parte de ellas. Aunque hay factores hereditarios que hacen propensas a algunas mujeres a que se les formen, el indicio más certero para saber que se va a tener estrías es que su madre las haya tenido; muy posiblemente ella también las tendrá.

La piel se reseca —y rasca— en ciertos puntos en los que se forman pliegues, como la unión entre el busto y la parte alta del abdomen, entre las nalgas y el abdomen o entre las nalgas y los muslos, atrás. También los pies, debido al peso del cuerpo, tienden a resecarse en la planta y en los tobillos, y las piernas en las corvas y en las rodillas…
VERDADERO.
Estas son las zonas de resecamiento más frecuentes. La virtud de los aceites, cremas y geles es que morigeran la rasquiña que se produce en la piel al estirarse, y atenúan la resequedad de la misma.

Una de las mayores preocupaciones de las mujeres son las manchas del cutis durante el embarazo. ¿Éstas desaparecen por sí mismas?
VERDADERO.
Si bien son unas manchas de color pardo que afean el rostro y se dan sobre todo en la frente y las mejillas, éstas son, en la mayoría de los casos, coyunturales, pero hay que tomar frente a ellas las debidas precauciones. Si persisten durante un buen tiempo después del nacimiento del bebé hay que consultar al dermatólogo.

Los productos reafirmantes logran en cierta medida contrarrestar los efectos del aflojamiento de los tejidos…
VERDADERO.
Por eso hay que asumir, de todas maneras, una rutina de cuidados que, aunque no es muy diferente de la cotidiana, no debe obviar ningún paso y echar mano de los productos necesarios para mantener la piel hidratada y bonita, con miras a que luzca igual una vez haya nacido el niño.

Los aceites naturales como el de almendras evitan la aparición de estrías y ayudan a que la piel se mantenga hidratada y sana…
VERDADERO.
En la mañana, la hora del baño es el momento perfecto para brindarle los cuidados fundamentales a la piel. Bajo la ducha, se puede empezar con un gel que la nutra y la suavice, como un complemento de un buen jabón. Una vez afuera, vale la pena dejar que la piel se seque sola y aplicarse en la barriga un bálsamo hecho a base de aceites naturales como el de almendras o el de karité, por ejemplo.

Los senos son una de las zonas del cuerpo que se ven más afectadas debido a su crecimiento. Usar una crema reafirmante durante todo el embarazo ayuda a evitar la flacidez en esta zona…
VERDADERO
.
Acostumbrarte a usar diariamente una buena crema reafirmante en los senos es clave porque es una de las áreas que más estiramiento sufre. Igualmente, cubrir el resto del cuerpo con una crema hidratante garantizará que la piel conserve su lozanía y frescura durante toda la jornada.

No es conveniente seguir utilizando los productos habituales para mantener fresca y lozana la piel de la cara…
FALSO.
Justamente lo conveniente es continuar utilizando los productos acostumbrados, salvo que las manchas hayan hecho su aparición y tu obstetra o dermatólogo te hayan recomendado una crema específica para tratarlas. En las noches, la limpieza de la cara sigue siendo esencial para mantener la piel fresca.

¿Se debe usar, para contrarrestar el cansancio en las piernas y dormir bien, algunos productos diferentes a las cremas relajantes para el cuerpo?
VERDADERO.
A medida que avanza el embarazo el descanso nocturno se va haciendo cada vez más difícil debido al peso del bebé. Así, la aplicación de cremas o geles relajantes especialmente indicados para las piernas es aconsejable porque, entre otras cosas, ayuda a relajar los músculos y a descansar las piernas y a mantenerlas frescas. Son hechas a base de sustancias que facilitan que la temperatura de las piernas se enfríe y esto produce una sensación reconfortante que propicia el descanso. Es, ni más ni menos, como “quitarse un peso de encima”.

Pequeñas manchitas como pedazos de piel extra aparecen bajo el brazo, en la parte de las cejas y hasta en los labios…
VERDADERO.
En muchos casos, debido a que la piel roza contra sí misma. Pero no hay que pararles bolas ni molestárselas; éstas desaparecen por sí mismas.

Las hemorroides, una de las molestias más dolorosas, sólo se reducen después del embarazo…
FALSO.
Puedes controlarlas pidiéndole a tu médico la prescripción de un ungüento para hacer que se contraigan, y hacerte baños de agua caliente cada vez que puedas, ya que éstos suavizan la zona y evitan infecciones.

Es posible que el acné aparezca durante el embarazo…
VERDADERO.
Las hormonas son químicos potentes y pueden desordenar la piel al igual que lo hacen con las emociones. Pero hay que dejar que pasen, y pasan.

Los pezones y los labios de la vagina cambian de color durante el embarazo…
VERDADERO.
Ambas áreas pueden oscurecerse y ponerse más sensibles, pero no hay por qué preocuparse, es normal que así ocurra.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.