COMENTARIOS

Del chat al acoso sexual: cómo cuidar a tus hijos de los acosadores

RevistaFucsia.com

Del chat al acoso sexual: cómo cuidar a tus hijos de los acosadores Evita en la medida de lo posible que naveguen por Internet en la noche. Si ya cuentan con un computador portátil, lo mejor es hablar previamente sobre los riesgos de hablar con extraños y de revelar datos como nombres y barrio donde viven. (Foto: Thinkstock)

Quitarles el computador no es una solución viable, pero sí advertirles sobre las una y mil formas en las que depredadores virtuales pueden hacerles daño. Esta técnica se conoce como grooming y define a aquellas personas que usan la red para acosar a niños, niñas y adolescentes a través de un clic. Ni siquiera los adultos están exentos a sus engaños

El temor de cualquier madre o padre apenas su hijo se sienta por horas frente al computador, es desconocer qué hacen y con quién lo hacen. Las noticias nos alertan todos los días sobre personas enfermas que buscan aprovecharse del anonimato que ofrece la red para poder encontrar víctimas a las que atraen con engaños. De ahí en adelante todo puede pasar.

Cada vez es mayor el número de medios en los que se puede conocer gente, lo peor es que varios de ellos permiten total acceso a fotografías personales, datos como nombre, edad, colegio/universidad, familia y hasta lugar de residencia. No basta con bloquear páginas, quitar el servicio de Internet o vigilarlos constantemente: el acceso a las redes puede hacerse incluso desde el celular mientras descansan en su cama.

Entre piropos, engaños  y códigos secretos
Todos somos susceptibles a caer en la trampa, sobre todo en la etapa de juventud donde es emocionante conocer gente, recibir halagos y entablar conversaciones con extraños que parecen totalmente amables.

Los ciberacosadores tienen varias maneras de camuflarse tras su mejor arma: siempre pueden mentir, nadie sabe qué tan cierto es lo que dice alguien que simplemente teclea desde otro lado de la ciudad. Fotos y nombres son fáciles de manipular para poder engañar a la persona. Un perfil falso de Facebook puede crearse en menos de dos horas, incluso con datos que a simple vista parecen verídicos y muy elaborados como para ser mentira.

Según declaraciones del FBI hace un par de años, entre la comunidad de estos ciberacosadores (en las que se esconden pedófilos, violadores, productores de pornografía infantil y ladrones, entre otros) existe una simbología con la que se comunican por la red, como símbolos y logos.

En los hallazgos se vislumbraron ilustraciones repetitivas,  como un corazón, un triángulo y  una mariposa de acuerdo a los gustos sexuales de cada delincuente. El triángulo indicaba la atracción hacia los hombres menores, el corazón preferencia por las niñas y la mariposa, por quienes gustaban de ambos sexos.

Precauciones familiares
Evitar el ciberacoso o maltrato virtual es una cosa de todos. No pretendas echarle la culpa a un computador, a tu falta de conocimiento sobre el tema o la vagancia de tu hijo. Todos estamos conectadosla mayor parte del tiempo, y el riesgo tarde o temprano tocará tu teclado, lo importante es que de antemano sepas sobre el tema y qué hacer.

    Ubica el computador en un ambiente visible y compartido por varios miembros de la familia.  
    Los guardianes de contenidos no son suficientes, más si se trata de un adolescente que tiene acceso a Internet desde cualquier parte. Sin embargo, es una herramienta excelente para los más pequeños de la casa.
    Evita en la medida de lo posible que naveguen por Internet en la noche. Si ya cuentan con un computador portátil, lo mejor es hablar previamente sobre los riesgos de hablar con extraños y de revelar datos como nombres y barrio donde viven.
•    Realiza planes familiares en los que puedan compartir tiempo juntos: la unión de familia no solo permite que se estrechen lazos, sino que elimina en cierta proporción el riesgo de que tus hijos busquen tapar sus vacíos emocionales conociendo nueva gente o realizando actividades de ocio en la red.
•    Navega y chatea con tu hijos de vez en cuando. Identifica lo que más les gusta hacer en la web  y cuáles son sus actividades favoritas.
    Establece reglas con el menor frente al uso de Internet: horarios, utilizar el PC en el cuarto, celular sin acceso a la web o redes inalámbricas en la casa. También puedes optar por las contraseñas.
•    Explícales que las personas con o sin malas intenciones tienen la facilidad de cambiar de identidad cuantas veces quieran, y que es a través de estos engaños que se ganan su confianza.
•    Alertarlos sobre los riesgos de enviar fotografías muy personales a sus amigos, incluso, de confianza. Una sola foto mal protegida puede recorrer miles de computadores y cientos de sitios. Imágenes con poca ropa, desnudos o poses sugestivas pueden ser utilizadas en su contra: nadie es merecedor de ese tipo de confianza, ya que pueden utilizarlo en su contra después de una pelea o para hacer una broma.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.