COMENTARIOS

Usos extraños de la placenta después del parto

Fucsia.co

La placenta
Placenta empacada. Foto: Wikimedia.
2 / 8
La siembran
Varias culturas y tribus entierran las placentas. Aunque es rara, algunos han adoptado esta práctica en occidente. Foto: Sxc.hu.
3 / 8
Cremas
En forma de champús, ungüentos o bálsamos, se dice que la placenta cura desde las hemorroides hasta la pañalitis y revitaliza el pelo. Foto: Sunstoneonline.com.
4 / 8
Un osito
El diseñador Alex Green hizo un osito de placenta porque “estaba muy interesado en por qué las placentas se desechan de forma tan poco ceremonial... Quería provocar un debate sobre las placentas y cómo las tratamos”. Sobre su creación, dijo que “se siente como un osito café de cuero suave”. Foto: ABC News.
5 / 8
Cápsulas de placenta
Algunas personas ingieren la placenta ya sea en cápsulas o, según Sarah Biermeier en 'La placenta: Un órgano subvalorado', la preparan con otros platos como lasaña, espaguetis, estofado y pizza. Foto: Happybellies.net.
6 / 8
Que se caiga sola
En el 'nacimiento de loto’ se espera a que el cordón umbilical caiga naturalmente en vez de cortarlo, lo cual puede tardar varios días. No hay evidencia de que esta práctica tenga beneficios. Según los obstetras, dejar el cordón puede causarle infecciones al bebé ya que este órgano no tiene circulación luego del parto. Foto: Pantherstock.
7 / 8
Rica en hierro
Como la placenta es rica en hierro, quienes abogan por la placentofagia afirman que ingerirla compensa por la pérdida de sangre sufrida durante el parto. Foto: Pantherstock.
8 / 8
¿Cuánto queda realmente?
El neurocientífico Mark Kristal explica que cocinar la placenta destruye sus proteínas y hormonas, al igual que congelarla. Sin embargo, existe un número considerable de personas que afirma que la placentofagia le ayudó a recuperarse luego del parto. Foto: Sxc.hu.
Placenta empacada. Foto: Wikimedia.
Varias culturas y tribus entierran las placentas. Aunque es rara, algunos han adoptado esta práctica en occidente. Foto: Sxc.hu.
En forma de champús, ungüentos o bálsamos, se dice que la placenta cura desde las hemorroides hasta la pañalitis y revitaliza el pelo. Foto: Sunstoneonline.com.
El diseñador Alex Green hizo un osito de placenta porque “estaba muy interesado en por qué las placentas se desechan de forma tan poco ceremonial... Quería provocar un debate sobre las placentas y cómo las tratamos”. Sobre su creación, dijo que “se siente como un osito café de cuero suave”. Foto: ABC News.
Algunas personas ingieren la placenta ya sea en cápsulas o, según Sarah Biermeier en 'La placenta: Un órgano subvalorado', la preparan con otros platos como lasaña, espaguetis, estofado y pizza. Foto: Happybellies.net.
En el 'nacimiento de loto’ se espera a que el cordón umbilical caiga naturalmente en vez de cortarlo, lo cual puede tardar varios días. No hay evidencia de que esta práctica tenga beneficios. Según los obstetras, dejar el cordón puede causarle infecciones al bebé ya que este órgano no tiene circulación luego del parto. Foto: Pantherstock.
Como la placenta es rica en hierro, quienes abogan por la placentofagia afirman que ingerirla compensa por la pérdida de sangre sufrida durante el parto. Foto: Pantherstock.
El neurocientífico Mark Kristal explica que cocinar la placenta destruye sus proteínas y hormonas, al igual que congelarla. Sin embargo, existe un número considerable de personas que afirma que la placentofagia le ayudó a recuperarse luego del parto. Foto: Sxc.hu.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.