COMENTARIOS

;

4 razones por las que no debes amamantar a tu hijo en público

"No hay motivos sensatos para que necesitemos traumatizar a la gente dando el pecho en público", asegura este vídeo que, con mucho humor, se cuestiona el por qué, en una sociedad tan exhibicionista, resulta tan chocante que las mujeres amamanten a sus bebés en público.



Ironía y humor, mucho humor. Esas son las dos herramientas que emplea una videobloguera para defender el derecho de las madres a amamantar en público.

'Brelfie, el nuevo selfie reivindicativo de las mamás'

Su nombre es Kristina Kuzmic, madre croata de tres hijos pero residente en Estados Unidos, que publicó en junio un video en el que resume las cuatro razones que la sociedad  utiliza para negar a las mamás la opción de darles el pecho en público a sus bebés. El vídeo original (el que te mostramos es uno subido por otra usuaria de Youtube, pero subtitulado) cuenta ya con casi tres millones de visitas.

Con mucho sarcasmo, aporta las incongruencias sociales que existen en torno a este tema. Por ejemplo, alega que uno de las razones que emplean muchas personas para sustentar su postura al respecto es que  es un acto “incongruente e inapropiado”. Y prosigue: “porque no vivimos en una sociedad en la que esté bien visto enseñar las tetas”.

Mientras aporta estos argumentos, se suceden las imágenes en las que se muestra a mujeres paseando por la calle con un escote pronunciado o campañas publicitarias en las que las modelos aparecen semidesnudas y están a la vista de todos.

'La verdad oculta de la lactancia'
 
Otro de los motivos que, de forma humorística referencia Kuzmic es que “las mujeres que dan el pecho en público no lo hacen porque el bebé tenga hambre. No, sino porque quieren seducir a vuestros maridos”.

Al final del video, la mamá croata brinda una última recomendación para sus homólogas: “Escondan sus pechos mujeres”.

Un producto audiovisual que expone la doble moral que caracteriza a la sociedad occidental, abanderada del exhibicionismo, pero que se escandaliza por ver el pecho de una madre lactante cuando alimenta a su hijo.