COMENTARIOS

Cosas que no deberías preguntar durante el sexo

Cosas que no deberías preguntar durante el sexo Cosas que no deberías preguntar durante el sexo, foto: Thinkstock

Algunas veces, la inseguridad durante las primeras experiencias sexuales con una persona te hace preguntar cosas que tal vez sería mejor callar para no arruinar el momento.

Por RevistaFucsia.com
 
Si tienes alguna duda (después de tener relaciones sexuales) puedes resolverla más adelante o puedes convertir tu pregunta en un acto de seducción y erotismo; pero mejor abstente de plantear los siguientes interrogantes:

¿Te puedo hacer un blow job?
Sí. No preguntes si puedes desplegar tu personalidad ardiente en la cama, eso a ellos les encanta. Si vas a hablar de tus movidas sexuales hazlo de manera incitante, no como si te avergonzaras de ti misma o asumiendo que a él no le va a gustar.

¿Cómo me muevo?
De nuevo, cualquier pregunta o comentario que se haga durante el sexo debe tener un tono incitante, para despertar más excitación en la pareja. Por lo general explicar un movimiento puede ser complicado, incluso fuera del acto sexual, piénsalo. Si no estás segura de que tus movimientos le estén dando placer no importa, haz movimientos que te den placer a ti, seguro él se excitará aún más al verte feliz.

¿Esto ya te había pasado?
La falla en el sistema reproductor masculino en el momento de la pasión puede ser muy vergonzoso e intimidante para ellos, puede que les haya pasado antes o no, pero es mejor no hacer ninguna pregunta al instante de una eyaculación precoz o de un caso de disfunción eréctil porque puede ser devastador. Por supuesto que es muy desmoralizante para una mujer pasar por una situación de ese tipo cuando apenas está saliendo con el hombre, pero es mejor no herir susceptibilidades en un momento delicado como ese.

Después de tener sexo ¿tenía mal aliento?
Lo que fue, fue. El ser humano expele olores desagradables por todas partes, pero la higiene y la industria cosmética están ahí para hacer más placentera nuestra existencia, pero si presientes que ninguno de esos dos recursos te acompañó durante el sexo, no te pongas a preguntar, ve al baño, refréscate y vuelve a la cama.

¿Con cuántas mujeres has estado?
Si la relación es muy incipiente, te arriesgas a que te conteste “sólo 3” y ahí quede el tema para siempre. Si realmente quieres saber, espera a que sea el momento indicado, no después de que han tenido sexo la primera o segunda vez.

¿Te lastimé?
Si hubo algún accidente dental o alguna pose se complicó y es evidente que le causaste dolor, no le preguntes, pide disculpas, espera a que pase un poco la dolencia, y reivindícate.

¿Estás pensando en alguien más cuando lo hacemos?
Ni se te ocurra. Él está contigo en ese momento, no lo ayudes a traer a la memoria a alguien más. Si te parece que él está en otro lugar cuando está contigo no dudes en preguntar, pero siempre fuera del contexto sexual.

¿Te gustó?
Otra pregunta de rigor. Es inevitable querer saber si él se sintió bien contigo, pero en vez de hacer la pregunta directa puedes empezar halagando algunos movimientos que te hayan gustado, para así soltarle la lengua y que te cuente cómo le pareció.

¿Tienes novia?
Si se trata de sexo de una noche y el tema de la novia no salió durante la conversación previa, mejor abstente de indagar más a fondo sobre su vida amorosa, eso no le aportará mucho a la pasión. Si después se siguen viendo, ya tendrás tiempo de hacer más preguntas.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.