COMENTARIOS

Creatividad sexual: 'El sadomasoquismo'

RevistaFucsia.com

Creatividad sexual: 'El sadomasoquismo' Pantherstock.

Mucho es el furor que ha causado entre millones de mujeres de todo el mundo el libro “50 sombras de Grey”, tanto por su contenido erótico como por la forma tan encantadora de narrar una historia de amor que atrapa al lector desde su primera página.

Siendo el sadomasoquismo parte fundamental de la historia narrada en este libro, conversamos con Diris Yulieth Galeano, Asesora sexual, acerca de este tema como parte de las herramientas de creatividad sexual que pueden tenerse en cuenta a la hora de experimentar nuevas cosas para mantener y mejorar las relaciones de pareja en este aspecto.

Diris nos explica que la importancia del sexo en las relaciones de pareja es muy alta pero que cada vez que hablamos del tema inmediatamente lo relacionamos con penetración, dejando de lado que el sexo no solo se refiere al pene y la vagina como tal, sino que todos los seres humanos sentimos en cada fibra y en cada centímetro de nuestro cuerpo, y que todos los sentidos, incluyendo la imaginación, deben participar activamente para que pueda haber un verdadero placer.

Así las cosas, ella valora el sexo como una parte muy importante pero resalta que en una relación de pareja estable se manejan otras prioridades más allá, porque se construye sobre unas bases diferentes. Diris menciona también que es muy común que la intensidad de los encuentros sexuales en una pareja estable disminuya con el pasar del tiempo, por lo cual es necesario implementar estrategias de creatividad sexual para mantener la pasión. 

Es importante entender que la funcionalidad de los hombres y las mujeres con respecto al sexo es muy diferente; para los hombres es más fácil concentrarse en el momento en que están teniendo sexo porque dejan de lado sus pensamientos y preocupaciones, mientras las mujeres mantenemos miles de pensamientos al mismo tiempo que muchas veces nos alejan de disfrutar el momento y alcanzar un orgasmo

Adicionalmente, Diris nos aclara que para alcanzar un verdadero placer, las mujeres debemos autoconocernos para saber qué nos gusta y así mismo poder guiar a nuestra pareja en ese encuentro de placer mutuo y darle un giro a la relación para crear y reinventar cosas diferentes. También es muy importante entender que alcanzar un orgasmo no debe ser la meta única de un encuentro sexual.

Diris es propietaria de un establecimiento que ofrece asesoría sexual y talleres para mujeres en Medellín, con el fin de modificar un poco la concepción que se tiene del sexo, la cual aun cuando estamos en un mundo moderno, no deja de ser tabú para muchas personas y de crear sentimientos de rechazo o negación ante prácticas sexuales diferentes y creativas que pueden fomentar y mantener las relaciones de pareja en este aspecto. Bajo el logo “Las mujeres decentes también tienen orgasmos”, Diris y su equipo de trabajo han logrado que muchas mujeres de todas las edades logren cambiar su concepción errónea del tema hacia un reconocimiento de su feminidad y su sexualidad para complacerse a sí mismas y a su pareja.

Nuestra asesora sexual indica que para implementar estrategias de creatividad sexual después de la exploración y el reconocimiento personal, es muy importante establecer niveles de comunicación muy altos con la pareja para manifestarle el deseo de vivir cosas diferentes con ella. Es importante saber qué nos gusta para poder crear un guion que nos permita experimentar sensaciones diferentes en escenarios diversos y crear juegos eróticos novedosos. Se pueden utilizar elementos de uso diario, reciclar cosas de la casa y dejar volar la imaginación para estimular la creatividad sexual. 

En cuanto al sadomasoquismo, ingrediente fundamental en el libro “50 sombras de Gray”, Diris menciona que durante el desarrollo de la historia no se establecen prácticas sexuales muy salidas de lo que la gente comúnmente conoce acerca de este tema, pues el simple hecho de amarrar a nuestra pareja con una corbata y vendarle los ojos es una práctica de sadomasoquismo que se aleja del dolor físico que puede representar para muchas personas esta palabra, permitiendo una sensación de expectativa por parte del otro al sentirse sometido y no poder controlar la situación, dejando que el otro utilice técnicas para generar placer como darle una fruta en la boca, rozar los labios con la piel del otro, decir palabras suaves o salvajes al oído, hacer masajes o cualquier otra cosa que se nos ocurra para generar placer y excitación en nuestra pareja. La idea es alargar lo que más se pueda el juego para disfrutar del placer durante un buen tiempo, antes de llegar a la penetración o al orgasmo.

La palabra “sadomasoquismo” suele tener una connotación dirigida al daño físico y al dolor, sobre todo en una cultura como la nuestra ya que muchas personas lo relacionan con prácticas utilizadas únicamente por prostitutas o gigolós. Así pues, como todo, hay grados de sadomasoquismo y no solamente podemos vislumbrar la ropa de cuero, el látigo y las esposas como parte de esta práctica.

Como lo mencionamos anteriormente, el simple hecho de vendarle los ojos a nuestra pareja y darle una fruta en la boca sin que él sepa de qué se trata, se convierte en una práctica de sadomasoquismo, así para nosotros sea muy común y nunca lo hayamos visto de esta manera. 

Así pues, se trata de cambiar un poco la concepción y la idea de lo que significa y poder implementar sencillas prácticas que sean novedosas y generen expectativa en nuestra pareja. Podemos utilizar materiales que no sean tan bruscos como una seda para atarlo, un látigo inventado que no genere dolor y ropa no necesariamente de cuero para bajar un poco el concepto de agresividad que podemos tener en nuestra mente al respecto. Lo importante es que nos sintamos cómodos con lo que estamos haciendo y que podamos disfrutarlo con nuestra pareja sin que genere malestar en ninguno de los dos.

La idea de rendirse ante un amo es la magia del sadomasoquismo y que se encuentre un placer mutuo en la práctica es el objetivo, pues en el libro es muy evidente que los protagonistas en sus encuentros sexuales mantienen un preámbulo muy interesante con elementos variados para disfrutar del momento antes de llegar a la penetración, de hecho la historia narra una cantidad de situaciones previas en donde el placer es el objetivo y no el orgasmo el único fin.

Durante la historia se genera una relación amorosa que nace a partir del sexo pero que está basada en muchas otras cosas que logran establecer un vínculo adicional entre los dos, pues la chica de la historia es muy diferente a las amantes que anteriormente ha tenido el protagonista, logrando tocar su corazón aun sin ser la mujer más atractiva ni “mejor puesta” como eran de su gusto común. Ella se deja dominar por él pero al mismo tiempo va cambiando su concepción acerca las relaciones que el protagonista ha tenido previamente, mediante acciones que lo desconciertan y lo envuelven en una historia de amor.

Para cerrar, Diris afirma que una relación basada sólo en sexo se acaba cuando la intensidad de los encuentros baja y no encontramos cosas más interesantes qué rescatar con esa persona. Así que como todo en la vida, buscar el equilibrio en las relaciones es la clave para mantenerlas vivas.                                                                                                                                       

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.