COMENTARIOS

Edad vs. Sexo en juego Aproximadamente, solo el 17% de las mujeres cree que el climax de la sexualidad se alcanza a los 20 años. (Foto: Thinkstock)

Buen sexo, más que diversión, significa buena salud, tanto mental como física. A los 20, a los 30 y a los 40 años, las necesidades y respuestas sexuales de la mujer son distintas.

La mitad de la diversión del sexo está en hablar de él. Eso lo saben, por las ganas y las expectativas y la dependencia de buenos dates, las mujeres en sus 20 años; así como las que —con experiencia y más ganas de una pareja sentimental que sexual— han llegado solteras a los 30; y también las de 40, que ya no se privan de la satisfacción, que si van a la cama exigen una buena estimulación cada vez.

De 20 a 30
Es la época para salir y pasarla bien, pero eso no es necesariamente cierto. Puede sorprender que para muchas mujeres de esa edad, ante la expectativa y el poder de la hormonas, sea un tiempo de frustración sexual por una razón: como se supone que es la edad de plenitud sexual, muchas mujeres no se sienten identificadas con tanta especulación. Miriam Fernanda, de 26 años, nos lo confesó: “entre amigas admito como chiste que he fingido todos los orgasmos que tuve, aun hasta los que tuve sola, resalto, para reírnos. Pero debo reconocer que es verdad. Me río de eso, hago que las amigas mías se rían. Pero, a veces no es gracioso. En realidad el sexo no parece ser tan divertido. He descubierto que disfrutar del sexo se me convirtió en hacer feliz a mi pareja, en ese momento, por cómo reacciono yo; pero para mi cuerpo no es mayor cosa.

“Quizás esta sensación tiene que ver con que mi primer novio abusó de mí. Bueno, eso lo digo hoy, diez años después. Pero, mi primera vez me marcó: un día estábamos jugando, besándonos y tocándonos como juego previo. No recuerdo bien qué pasó, creo que estábamos un poco bebidos, el caso es que de un momento a otro se volvió muy enérgico. Y luego se puso muy agresivo. Terminó sucediendo. Y me dolió. Fue muy doloroso. Nos dejamos de ver, y un par de semanas después me echó por teléfono. No tuve relaciones otra vez hasta los 22. Igual, intentaba tocarme y ver si algo sucedía. Y mi cuerpo reaccionaba como si dijera ‘no moleste, déjeme tranquilo’. Intenté con vibradores, y lo sentía exactamente igual a un masajeador de espalda; no era diferente ponerlo en mi clítoris, en mi pierna o en mi mano. Sin embargo, la mayoría de mujeres de mi edad están en su experimentación sexual y adoran la sexualidad, se entusiasman”.

Aunque parezca un caso aislado, casi la mitad de la mujeres no recuerdan con emoción su inicio en la vida sexual. Sus experiencias se marcan por una situación muy rígida o nerviosa, que no permite gozar del momento. Y para muchas, eso es suficiente para que la primera relación estable sea errática, y prefieran vivir sólo el momento.

En tus 30

Las mujeres de 30 años en adelante, en cambio, saben lo que quieren, saben cómo lo quieren y saben cuándo lo tendrán. Lo deciden todo. Es un momento en el que se sacan conclusiones propias sobre el cuerpo que fue explorado en los anteriores años y ya se está lista para ponerlo en acción, sobre todo, para lograr una relación sentimental estable. Están comprometidas con sus carreras, hay mucha tensión laboral, también está el equilibrio familiar con o sin niños, con o sin compromiso, hay muchas tensiones, pero prima el cuidado personal.

Cuenta la adaptación a ser madre y la necesidad de definir si estar completamente enamorada debe llevar a estar completamente comprometida. Son los años del verdadero sexo espontáneo y frecuente, donde el orgasmo es una meta y no una casualidad. Tiempo en el que se busca compatibilidad sexual.

Es la década de las visitas más frecuentes a la ginecóloga y a la revisión de ecografías, de la preocupación por cada molestia, que se traduce en atención a quistes o por un buen desarrollo del embarazo.

El clímax de los 40
Sí, son más experimentadas, definitivamente conocen sus cuerpos muy bien. Pero pueden encontrar que algunas de sus respuestas o pensamientos sobre sexo, o las fantasías pueden no ser las mismas de antes. Y empiezan a sentir con más frecuencia la relación entre trastornos hormonales y cambios en la líbido.

Para los cambios de humor es mejor comenzar con lo más simple: el ejercicio y aumentar el calcio es muy terapéutico. Aprender técnicas de relajación, como yoga, tai chi, es muy valioso y recurrente para esta etapa de la vida, en la que los niños están creciendo.

Cuando se madura es cierto que se está más a gusto con el cuerpo, pero peor con las arrugas y los defectos, lo que permite tomar decisiones rápidas sobre  quirófano, o de cuidados en un spa.
Son los años en los que se toma más en serio la consulta médica para cada dolencia. Es más, si a los 20 ó a los 30 se quería salir rápido de la consulta ginecológica, en esta década la mujeres más bien reclaman porque el ginecólogo no tenga tiempo para atenderlas.

El orgasmo es un propósito en su vida sexual. Son más liberadas e independientes, pero no más orientadas.
Prefieren la estabilidad. Incluso, muchas mujeres toman suplementos herbáceos y vitamina E, productos de soya libremente porque no los consideran medicamento y lo omiten frente del doctor. Omisión que puede costar demasiado, porque esos productos pueden interactuar con otros medicamentos que sean ingeridos.

Por ejemplo, la vitamina E puede alterar la coagulación, y si una mujer está a punto de tener una cirugía, aun en una muela o por un estiramiento facial, o tal vez algo más serio, y si no le dice a su médico que toma vitamina E, es un problema porque puede causar hemorragias. Algunas mujeres no quieren admitir a esa edad que requieren antidepresivos y eso, en verdad, desde el punto de vista sexual, es necesario saberlo porque pueden afectar la respuesta sexual.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.