COMENTARIOS

El vibrador en pareja

Shere Hite

El vibrador en pareja Ilustración: Ivette Salom

¿Se debe usar vibradores para las relaciones en pareja? Es una buena forma de romper el hielo que puede acompañar a los dos cuando están aprendiendo lo que es para la mujer tener un orgasmo.

Cada vez son más (y son ya muchas) las mujeres que utilizan un vibrador para tener orgasmos cuando se masturban. (Por cierto, la mayoría de ellas no lo utilizan para penetrarse, aunque el vibrador sea del tipo consolador, con forma de pene; muchas veces compran ésos porque son los más fáciles de encontrar a la venta).

A pesar de que el masaje con un aparato eléctrico (que funciona con pilas) es la forma más fácil para muchas mujeres de alcanzar el orgasmo, casi ninguna de las que lo usan durante la masturbación intenta usarlo también cuando practica el sexo con un hombre. Tienen miedo a su reacción; muchas de las que lo han probado dicen que la mayoría de los hombres se resisten a incluir un vibrador en su relación con la mujer, incluso aunque acepten el principio de que la estimulación del clítoris es necesaria para ella.

Escribe una mujer:

“Tengo 33 años y vivo felizmente con Sebastian. Vivo con él desde hace seis años, y sabe que utilizo un vibrador cuando me masturbo (no un consolador de los que se insertan, sino un pequeño aparato redondo, de pilas, con el que me doy masaje), pero no le gusta que intente emplearlo cuando hacemos el amor.

Me encantaría hacerlo porque me parece sexy y me ayuda a venirme con gran facilidad; quiero dejarme ir más cuando estoy con él, tener orgasmos mientras nos besamos y jugamos, y no preocuparme por ello. Pero, si lo saco, parece como si eso lo bloqueara.

Con él consigo tener un orgasmo algunas veces, pero no siempre. Da la impresión de que mis orgasmos son una cosa de la que no hablamos, y eso hace que me sienta tensa a menudo, incluso aunque me vengo. “Me siento culpable al decirlo (¿hay algo que no me funciona bien?), pero, para de verdad demostrarle todo lo que lo quiero (mucho), necesito una buena sesión con mi vibrador. 

A lo mejor él cree que tengo que ‘abandonar mi dependencia del vibrador’, pero el caso es que lo he intentado y no me siento tan segura cuando usa su mano, me preocupa que se pare en el momento justo y no me dé la estimulación suave y continua que me hace falta (quizá él se aburra o se sienta oprimido), y por eso,cuando lo hace, no puedo dejarme ir y fantasear, ni concentrarme en esa sensación gloriosa que va enaumento…”

No hay ningún motivo para que un hombre y una mujer no puedan utilizar un vibrador como parte normal de su relación sexual. Además, un vibrador es una buena forma deromper la timidez que puede acompañar a dos personas cuando están aprendiendo lo que es para la mujer tener un orgasmo, y a menudo muchos orgasmos seguidos. Con él, el hombre puede observar el ritmo y losgustos de la mujer, igual que ella aprende lo que le gusta yle disgusta a su hombre para alcanzar el orgasmo durante el sexo.

Cualquier hombre que tenga miedo porque un vibrador es antinatural, debe preguntarse porqué escucha la radio mientras conduce el carro, antes de criticar a las mujeres por usar juguetes o aparaticos. Al fin y al cabo, hace mucho tiempo que los hombres obtienen la estimulación necesaria durante el coito y por eso no necesitan ayuda mecánica.  Eso no quiere decir que sean biológicamente superiores.

Para algunos hombres, el vibrador es un añadido agradable a todo lo demás. Pueden sujetar los dos a la vez el vibrador, sea del tamaño y la forma que sea, o cogerlo sólo uno de ellos. Lo más importante: elhombre no debe hacer que la mujer se sienta sola cuando loutiliza. 

Por ejemplo, si lo frota sobre la zona de su clítoris, el hombre puede introducirle al mismo tiempo un dedo en la vagina, o acariciarla y besarla, o tocarse y jugar con sus cuerpos. En definitiva:es una actividad para dos personas, no para una sola.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.