COMENTARIOS

Vos sos voz: las narrativas de la sexualidad

Fucsia.co

Vos sos voz: las narrativas de la sexualidad Foto: Carolina Assik / Todos los derechos reservados

La fotógrafa argentina Carolina Assik lleva una década fotografiando desnudos femeninos. Vos sos voz es un proyecto fotográfico en donde además del retrato incluye narrativa y audio.

¿Qué está permitido?, ¿qué se puede escribir o decir?, ¿qué le genera al otro esa imagen? son algunas de las preguntas que llevaron a la fotógrafa argentina, Carolina Assik, a crear el proyecto Vos sos voz, una serie fotográfica acompañada de relatos y sonidos que van más allá del desnudo y se adentran en la exploración de la sexualidad misma. Carolina siempre ha sentido una especial atracción por el desnudo femenino como parte de una "búsqueda para darle vida y voz a mis vivencias personales", dijo a Fucsia.co en una conversación sobre su exposición

"Siempre me quedé con lo femenino, me fluye, nunca le saqué una foto a un chico. Con las mujeres llego a un diálogo, genero todo un ambiente de complicidad o aprovecho las situaciones del momento" agrega. Así lo dicen sus imágenes, que en un 40% fueron tomadas a mujeres a las que no conocía y cuyos retratos incluso dejan ver una delgada línea entre erotismo y pornografía. 

"Está rozando lo pornográfico y lo erótico, eso depende de quién lo mire. Se vuelve pornográfico cuando escuchas los audios", explica Carolina. Los audios son las voces femeninas que leen los relatos enviados por ella a distintas mujeres. De manera que Vos sos voz deja de ser una exposición fotográfica para convertirse en una instalación que invita al espectador a involucrarse con la obra de múltiples formas. La historia empieza con un relato que se vuelve fotografía y sonido. 

"Lo que quiero transmitir es lo que me evoca el cuerpo. En la foto hay una distancia entre la incomodidad y la comodidad, eso es lo interesante, que la sexualidad es infinita e incluso a mí algunos de los relatos me generan incomodidad, me intimidan". 

Carolina nos permitió reproducir una parte de su exposición. Aquí encontrarás una selección de cuatro imágenes acompañadas de un fragmento de relato y el audio de cada uno de ellos. Advertimos que el contenido puede sonrojarte e intimidarte pero al mismo tiempo abre la puerta para la identificación, permitiéndote derrumbar tabúes, supuestos e imaginarios equivocados sobre la sexualidad. 

Foto: Carolina Assik / Copyright. Todos los derechos reservados

¿Te digo todo lo que me pasa?

Me energizás, estimulás, provocás, encendés y desafiás al mismo tiempo. A veces me irritás, y es ahí cuando peleo contra tu cuerpo, presionando para dominarlo por un segundo y así dominar toda tu sexualidad. Y es cierto que tu culo es mi pan, que amaso y pongo al fuego de mi sexo…

Carolina Assik, mail para ella, diciembre 2013, Bogotá.

Foto: Carolina Assik / Copyright. Todos los derechos reservados

Foto: Carolina Assik / Copyright. Todos los derechos reservados

Si rondaras por aquí soplaría tu coño, sentiría la humedad de tu vagina, admiraría la fuerza con la que te masturbas, la ansiedad con la que gritas, el placer de tu culo púnzate, la capacidad de tus ojos abiertos, la perfección de tus músculos tensos, la genialidad de tu cara intacta, la pasión por tu deseo eterno, la agilidad de tus lunares saltando, la rapidez de tus pestañas volando, la urgencia de tus dedos penetrando, la soltura para ponerte en cuatro, la histeria de tus cabellos escandalizados, la abundancia de tu vientre empapado, la ruborización de tus pezones inflamados, la fuerza de tus dientes apretando, la incapacidad de controlar tu saliva derramando, la invasión de tu olor adentrando, la rudeza de tu cintura perforando, el peligro de tus caderas afiladas y de tus huesos clavando, el discurso de tus venas, la canción de tus orgasmos multiplicados, la intensidad con la que quieres seguir… si rondaras por aquí te desgarraría hasta meterme en tu deseo.

 Carolina Assik, Correo para ella, marzo 2011. Buenos Aires.

Foto: Carolina Assik / Copyright. Todos los derechos reservados

“Manifestarme en tus pezones, difundirme en tus piernas, divulgarme en tus labios, tomar de tu saliva, extenderme en tus lunares, propagarme en tu corazón, exhalar en tu respiración, emanar de tu sexo, oler tu transpiración, originarte suspiros, susurrarle a tus estallidos, dilatarte en mis pasiones, dispersarte en mi coño, esparcirme en tu culo, lanzarme sobre tu espalda, notificarla de mi presencia, beber de tu coño, derretirme en tus pezones, sembrar en tu ombligo, vulgarizarnos, propagarnos, esparcirnos, presumirnos, abarcarnos.”

Carolina Assik, Correo para ella, enero de 2013.

Foto: Carolina Assik / Copyright. Todos los derechos reservados

Foto: Carolina Assik / Copyright. Todos los derechos reservados

...comienzo a sentir cataratas de placer, se empaña mi visor de la misma manera que se comienza a empañar mi sexo, su boca trémula agita su saliva, su lengua viva quiere lamer mi lente, entramos en un juego incesante de movimientos cíclicos, a ella le gusta que la mire mi cámara, esa imposibilidad de no poder tocarnos aun tocándonos con la mirada, nada más penetrable que unos ojos abismales, nada más penetrable que la cámara en mis ojos, me sudan las manos, se agita el corazón, el deseo es una necesidad, el deseo es mi libertad, cuando llega el momento de obturar nada más definible que el mismo orgasmo vivo, secuencias interminables de espasmos con solo observar, me estalla el sexo, me estalla ella, me estalla la cámara...

Carolina Assik, mayo 2014, carta para ella, Bogotá.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.