COMENTARIOS

Así es un libro porno para colorear

Fucsia.co

Así es un libro porno para colorear Imagen: illustratorcentrum.se

El autor de 'The Fetish Coloring Book', un libro de colorear para adultos, habló con Fucsia sobre la popularidad de estos dibujos. Aquí están las razones por las que deberías tener uno.


Seguramente cuando niña tuviste libros para colorear. Pero es muy probable que no se parecieran mucho a estos:


Imagen: Amazon.


En los últimos meses, los libros de colorear dirigidos a adultos han ganado popularidad. En 2014 en Francia, sus ventas superaron las de los libros de cocina y, de los 10 títulos más vendidos en Amazon (a julio de 2015), cuatro eran para colorear, según un artículo de BBC Mundo.

Mira también: 'Sexo para colorear: una moda antiestrés'.

Los libros para adultos ayudan a combatir el estrés, relajarnos, y desconectarnos del mundo virtual, de acuerdo con este texto.

En Amazon, si buscas “libros de colorear para adultos”, te encontrarás con más de 9.000 títulos diferentes, muchos de los cuales se especializan en sexo. Uno de ellos es ‘The Fetish Coloring Book’ (el libro para colorear de fetiches), del ilustrador sueco Magnus Frederiksen, un compendio ilustrado de fetiches extraños al que podrás dar vida con los colores que quieras. Incluye un pequeño juego llamado 'Encuentra la vagina'.

"Es una gran manera de decir 'te amo' en el cumpleaños de la abuela, de tu amigo, de tu madre, tu colega, etcétera", dice la reseña del libro en Amazon.


Imagen via: illustratorcentrum.se


¿Por qué deberías tener un libro de colorear para adultos? El autor de este texto nos dio la respuesta.

¿Cómo se te ocurrió crear este libro?

Cuando fui a la escuela de diseño, tenía una amiga que no le gustaba ver gente desnuda, algo que era un problema, pues necesitábamos modelos desnudos para dibujar.

Así que fui a casa e hice algunas figuras para que ella las coloreara. Fue un chiste para que se sintiera más cómoda con la desnudez.

Después me pareció un poco tonto simplemente hacer personas desnudas, así que decidí ponerles picante. Hice un prototipo con 20 imágenes y lo vendí en mi escuela. Fue un éxito, y eso me hizo buscar a un editor.

Todo por el problema de mi amiga y su desnudez.

¿Cuál fue el mayor reto para hacer este libro?

Uno de los mayores retos fue la investigación. Estuve buscando en algunos lugares raros de internet. Tenía el propósito de que los desnudos fueran 50 por ciento masculinos y 50 por ciento femeninos y no fue fácil.

Si lo piensas, buena parte del porno está hecho para hombres y soy un hombre. Así que está en mi punto de vista.


¿Qué reacciones has tenido con el libro?

La respuesta casi siempre es risas. Las mujeres son a quienes más curiosidad les genera el libro. A los hombres (no a todos) les asusta un poco el tema del sexo. Si no es el tipo “correcto” de sexo, está mal.

Recuerdo la última feria del libro en Gotemburgo (Suecia). Un hombre y una mujer entran al stand y toman mi libro. La mujer se ríe, señala y dice cosas como “¡Mira! ¡Qué pene tan grande!” o “Deberíamos probar este traje de caucho”.

El hombre me mira y con la mirada parece decir “Idiota, mira lo que me hiciste, ahora debo lidiar con esto”.

¿Por qué crees que los libros para colorear para adultos son tan populares?


Amo esta pregunta. Creo se debe a tres razones:

Primero, ahora puedes escoger cualquier motivo que quieras. Cuando empecé el libro (hace unos 8 años) no había nadie haciendo versiones distintas de los libros de colorear. Pero ahora es difícil pensar en algo que no se haya hecho.

Segundo, creo que ahora a los adultos les gusta hacer cosas que hacían de niños.

Tercero, cuando has terminado un dibujo en un libro de colorear, no necesitas mostrarlo. El momento en el que te sientas con tu libro es un momento para ti. Como escribir un diario. Y no importa qué tan bueno seas dibujando, siempre puedes colorear.


¿Tienes un fetiche favorito de los que ilustras en el libro?

Tengo varios. Me gusta mucho el hombre de la sierra. Es el editor de la edición sueca de mi libro. No le dije que lo había puesto en el libro y no le dije sino hasta que se imprimió.


También me gusta ‘la aplastadora’, la mujer gigante que se acuesta en un hombre diminuto. Y, no me malinterpretes, no es que sea un fetiche que quisiera poner en práctica. Disfruté hacer esta imagen, aun cuando tuve problemas pensando en ser el hombre. No me gusta la sensación de que me hace falta aire.

Igualmente, me gustan el ‘dogging’ (sexo en público) y el shibari (un estilo de amarrar a la pareja), dos fetiches opuestos, pero hermosos. Tendrás que verlos.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.