COMENTARIOS

Los padrastros se divorcian más

Fucsia.co

Los padrastros se divorcian más Foto: Ingimage.

Tener hijos es una gran responsabilidad, más aún si no son los propios. Una encuesta reciente reveló que los padrastros se divorcian más que aquellos que crían a sus propios hijos. ¿Cuál es la razón?

Una encuesta publicada el pasado 4 de agosto en la página www.stepdadding.com mostró que los padrastros tienen el doble de probabilidades de dejar a sus esposas.

Los resultados revelaron quq más del 61 % de los hombres que participaron y cuyos sus matrimonios terminaron en un divorcio fueron los que pidieron la separación. Todos eran padrastros de al menos un niño.

En contraste, entre los hombres que hacían parte de familias tradicionales, el 30 % dejó a sus esposas. Cerca de dos tercios de ellos dijeron que “las discusiones sobre los niños y sentirse menospreciados” contribuyeron a que tomaran esta decisión, mientras uno de cada tres afirmó que no estaba seguro de su rol como padre.

Las familias compuestas por miembros de dos o más familias se les conoce como ensambladas o reconstituidas. Este es el caso, por ejemplo, de una madre soltera con sus hijos que se une con un padre viudo y sus hijos.

Los resultados de la encuesta, según los investigadores, se deben a que estas familias en la actualidad se enfrentan a múltiples retos para los que no están preparadas; la familia tradicional o nuclear se ha ajustado y evolucionado por siglos, mientras que las reconstituidas aún deben adaptarse a ser parte de la norma.

El primer paso es comprender las causas por las cuales se desintegran y de esta manera disminuir la cantidad de divorcios, explica el estudio. En abril de este año, una investigación de la Escuela de trabajo social de Brigham Young indagó en los factores que hacían que una relación con un padrastro funcione.

Los investigadores encontraron que ambos adultos deben estar de acuerdo en la forma en cómo se desempeñan como padres y mantener las discusiones al mínimo, además, las madres deben estimular la comunicación y alentar a los niños a que expresen sus frustraciones.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.